Portada del sitio > BLOGS Y DIARIOS > La meditación del macho Alfa
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

La meditación del macho Alfa

Nepomuk



Nuestros vecinos nos han invitado a un concierto de cuencos tibetanos que van a dar este fin de semana en su casa. Es la segunda vez que se asoman a nuestro jardín para invitarnos a algo. La primera vez fue a una cena buffet que dieron en su salón (que es como ocho veces el nuestro). Queda muy cursi lo de decir "cena buffet" ya lo sé. Muy cursi y muy ridículo, pero es que es lo que era. Una mesa grande con un montón de comidas diferentes y un montón de gente desconocida, sujetando plato y servilleta, comiendo y charlando sentados o de pie, por las esquinas. Yo no quería ir. Nunca quiero conocer a gente nueva. Siempre me siento descompensado y fuera de círculos. Soy el eterno conjunto unitario. Pero aquella noche me divertí mucho y escuché conversaciones interesantes de gente aún más interesante, que encima sabían lo que decían. Así que... tuve que darle las gracias a Jon por haberme semiobligado a ir, de una oreja. Y eso. Que hoy nos han invitado otra vez. Solo que en vez de conversaciones literarias con vino y croquetas de cangrejo, habrá cuencos tibetanos. No sé muy bien porque nuestros vecinos nos invitan a sus reuniones. Al principio pensé que era porque somos los únicos dos tipos gays confirmados en una colonia de 80 casas, pero ahora pienso que es porque Jon ejerce sobre ellos algún tipo de fascinación. He visto al más alto quedarse asomado unos minutos en la puerta siempre que se pone a boxear con el saco en el garaje. Y el otro soltó cerca de 345 "es increíble" cuando les estuvo contando en la cena sus teorías sobre mecánica cuántica y universos paralelos (que me encantaría poder dejar aquí escritas, si no fuera porque todas las veces que me lo ha explicado no he entendido ni una mierda). Todo eso añadido a que cada vez que hablan conmigo, siempre buscan la forma de sacarme información sobre sus aficiones, opiniones, gustos, vida y costumbres. Ya ves tú. De Jon. El tipo más llano, sencillo y limpio del mundo mundial. "¿Y tu marido por qué boxea?" "Pues no se..." "Jon, ¿tú por qué boxeas?" "Porque sí." Pues eso. Pues así todo. Punto. Pelota. Se acabó. Eso es Jon. Mecánica cuántica y boxeo, "porque sí."

No creo que sea una fascinación de tipo sexual. Ni son de esos, ni sus miradas llevan esa carga. Es más bien una especie de curiosidad por llegar hasta el fondo y ver qué hay debajo. Creo que si pudieran trocearle, ponerle en un microscopio y convertirle en una tesis, los dos serían bastante más felices.

A todo esto, nisiquiera sé que puñetas es un cuenco tibetano.

Ver en línea : http://nepomundos.blogspot.com/2015...

Este artículo tiene © del autor.

12

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 7

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3372494 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 531 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0