Portada del sitio > BIBLIOTECA VIRTUAL M.C.H. > La Jauría del 76
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

La Jauría del 76

Terrorismo de Estado en Argentina 1976-1983 - Se cumpliràn 40 años el 24 marzo del 2016

Gustavo A. Vaca Narvaja

Argentina



LESA HUMANIDAD

Diciembre de 1948-La Asamblea Gral. De la ONU aprobó la Convención para la prevención vía sanción del delito de Genocidio que luego sería ratificada por estados miembros. De la Comisión contra el Genocidio, nació el “Tribunal Internacional de Justicia“, de acuerdo a la idea que el ataque contra un grupo humano, es un “crimen contra la humanidad o de lesa humanidad” recogida en el Estatuto de Roma de la Corte Internacional, tipificando las conductas en:
Asesinatos-Exterminio-Deportación-Tortura-Violación-Prostitución-forzada-Esclavitud-sexual-esterilización-forzada-Persecución-Política-Religioso-Ideológico-RacialesÉtnicasDesapariciónforzada-Secuestro, o cualquier acto inhumano que cause graves sufrimientos, o atente contra la salud mental o física de quien la sufre, siempre que dichas conductas se cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático, contra la población civil, y con conocimiento de dicho ataque.

A Título de introducción

Habrá que redirigir las miradas a la historia real del Terrorismo de Estado instaurado en 1976 en Argentina. Más de 560 de sobrevivientes de los campos de concentración La Ribera y La Perla en Córdoba (agosto2015) han cambiado definitivamente muchos de los aspectos que se daban sobreentendidos; es que ahora, todas la víctimas transmitieron con sus propias voces, el peregrinar por largas grietas y fisuras del dolor, en aquellas murallas del silencio auto impuesto por falta de garantías, y tal vez por qué no decirlo, por complicidad de nuestras estructuras judiciales hasta ahora vigentes Afloraron sus voces crudamente, y se manifestaron durante tres años -¿hacía falta tanto tiempo?- Las Fuerzas Armadas de ocupación, actuaron en ilegalidad absoluta, sumado la brutalidad de los mal llamados “excesos” superarando el horror de cualquier naturaleza humana. La òrden de aniquilamiento, fue su escudo a lo largo de casi cuatro décadas, pero se fueron derrumbando lentamente por una metodología de asesinato y desaparición premeditada largamente elaborada desde los años sesenta. Nada de lo ocurrido fue producto de un decreto, hubo un “antes”, que se origina en las enseñanzas de guerras sucias de Indochina, Vietnam, Camboya, Laos etc. que desarrolló magistralmente Monique Robin como testigo de contexto y de innumerables violaciones de cualquier derecho humano imaginable. Se autodenominaron héroes de guerra de contrainsurgencia, pero no se dieron cuenta que eran en realidad, un ejército de ocupación nacional, en su propia tierra. Fueron estas fuerzas armadas violadoras de la Constitución y de todos los derechos habidos y por haber. Utilizaron el pánico, miedo, sospecha, delación, elaboraron atentados, crímenes, robos, donde luego de ejecutarlos, dejaban panfletos elaborados por ellos mismos -en el campo de la Perla- y con aerosoles, pintaban paredes, muros, haciendo cargo a la subversión, como si fuesen esas organizaciones armadas de la resistencia sus responsables Utilizaron toda la capacidad de funcionamiento del Estado para sus fines; no hubo límites y liberaron todas las áreas operativas a sus propias autonomías de funcionamiento, hostigamiento permanente, secuestros, torturas, robos, violaciones, extorciones constituyendo un formidable poder mafioso protegido y solventado económicamente por el Estado cómplice. Y fueron más allá de los cuerpos, se apropiaron de escuelas, universidades, colegios profesionales, estructuras sindicales, organizaciones sociales, clubes, empresas, y asumieron el poder político integral en todo el territorio nacional, destruyeron el tejido social, las relaciones humanas, crearon un estado de sospecha y duda, impusieron la delación, como arma silenciosa y la venganza, como instrumento. Se convirtieron en una formidable maquinaria de matar, dividir la sociedad, y arrebatar su capacidad de raciocinio, control y pensamiento. Degradaron la sociedad, la aislaron con cercos del terror, desgaste, persecución y autoritarismo. Establecieron una metodología de extinción asimétrica, en una sociedad golpeada en todos sus flancos. Tomaron sus víctimas por secuestros clandestinos, cobardes y violentos; crearon campos de exterminio, y estaciones preparadas para una selección cuidadosa de quién vivía o a quién se asesinaba. Enterraron miles de cuerpos en tumbas clandestinas que luego removieron antes de visitas de organizaciones internacionales de Derechos Humanos y con máquinas viales, removieron cuerpos, juntaron sus restos, los quemaron, los molieron, los trituraron y los repartieron en miles de hectáreas y fondos de lagos. Sospechando el final de su macabra obra, destruyeron cuanto documento pudieron por òrden expresa de sus autoridades, para dejar un camino minado y absolutamente imposible de investigar, sin embargo, no pudieron en algunos lugares dar cumplimentarlo en el 100% de la òrden, porque se encontraron archivos, listados, ordenes, y en documentos desclasificados a nivel internacional en los 90 comenzaron a aparecer documentación que no solo los compromete sino que los desmiente y expone con todas sus culpas. Este trabajo es solo un aporte para quienes no vivieron los años sesenta y setenta, y el objetivo, es fundamentalmente que en este aparente desorden cronológico de lo expuesto, esté casualmente, una forma nueva de no “agotar” al lector con los centenares de testimonios que han dado prueba de lo afirmado antes. No hubo testimonios mejores o peores, hubo testimonios que tuvieron la misma validez con su dolor y con su duelo, que aún permanece en todos los parientes y víctimas, que no dejarán seguramente de luchar por encontrar los restos de sus padres, hijos, amigos. Este legado cobarde de estos genocidas, permanecerá en el silencio, pero en pocos meses más se cumplirán los 40 años del proceso genocida del 76 y fíjense…la Jauría sigue siendo juzgada y condenada. Los 30.000 desaparecidos siguen dando vueltas sobre las vidas de esos verdugos que no tendrán paz… nunca. Si quieres viajar al infierno, este es uno de los caminos que estuvieron ocultos y blindados.
GAVN

Este artículo tiene © del autor.

301

Comentar este artículo

   © 2003- 2017 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 27

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3421853 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 566 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0