Portada del sitio > BLOGS, DIARIOS Y PÁGINAS OFICIALES DE AUTORES > Ya
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Ya

Nepomuk



He pasado unos días de no gustarme nada a mí mismo, de quererme muy poco y de darme de morros contra el cristal de la pecera, pero ya está. Ya pasó. Ea, ea, Ariel. Puede que sea la falta de desorden, porque sigo increíblemente disciplinado y no me salto un batido de proteínas, ni dejo pasar un autobús, y esas cosas son muy poco habituales en mí. Podría resultar lógico que tanto orden me hubiera aflojado un poco los circuitos, así que para contrarrestarlo, anoche me desvelé y me puse a modelar cabezas de arcilla a las 4:oo de la madrugada. Montones de cabezas de todos los tamaños y todas las expresiones que ahora mismo me miran desde la estantería, mientras se secan. Da un poco de miedito. Parezco el señor de los jíbaros.

Tres semanas para irnos de vacaciones. Increíble. Hoy hemos reservado el descenso del Cares. Una chica muy pizpireta le ha dicho a Jon que María no correrá ningún peligro, así que Jon bajará con ella y con Simón y yo iré en otra canoa con Pedro. Mientras lo contratábamos todo he podido intuir que Pedro no estaba precisamente feliz de que le tocara yo en la lotería de las canoas. La cierto es que no puedo culparle. Yo tampoco bajaría con un tío que se pone a hacer minicabezas a las 4:00 de la mañana.

Igual debería ir recordando cómo se rema en canoa. Creo que no lo hago desde que hicimos el viaje a Patagonia y la verdad es que no recuerdo que se me diera especialmente bien. Tengo una imagen grabada de hacerme pis encima de risa mientras nuestra barca giraba y giraba en círculos sobre sí misma.

Hoy hemos corrido 15 minutos. Para Jon es un aperitivo, pero a mí me ha parecido la leche en bote. Me he venido tan arriba que en a falta de dos para terminar he dicho “¡venga Jon, marica el último que toque el árbol!” y me he lanzado en sprint. Me ha dejado coger como 20 metros de ventaja y cuando yo ya estaba casi saboreando la victoria, convencido de que los batidos mierderos de proteínas me habían convertido en un semidiós, ha enfilado a toda velocidad con sus abductores de Hulk y al pasar a mi lado me ha levantado en volandas. Así que al final he tocado el árbol, sí. Pero sujeto por los sobacos y con los piececitos pataleando en el aire. He llorado de risa solo imaginándome la imagen que estaría dando desde fuera. Lo que me río con él y sus gansadas. Jon es mi auténtica y única terapia. Siempre sabe cómo encenderme la luz.

Ver en línea : https://nepomundos.com/2017/06/05/ya-5/

Este artículo tiene © del autor.

27

Comentar este artículo

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 20

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3642458 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 476 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0