Portada del sitio > BLOGS, DIARIOS Y PÁGINAS OFICIALES DE AUTORES > Si eso ya mañana
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Si eso ya mañana

Nepomuk



Jon me sube la silla del ordenador porque le sobran rodillas cuando se sienta y yo la bajo porque me faltan pies. Así llevamos seis años. Subiendo y bajando la silla. Él protesta porque la bajo y yo protesto porque la sube. Me sienta fatal lo de ir a sentarme y que me cuelguen los piececitos. Me siento como el muñeco Monchito. Para mi próxima vida será mucho mejor que me enamore de alguien de mi tamaño.

Nah, es broma. Mil vidas que viviera, las viviría contigo.

Empiezo a entrar en mi fase de pánico absurdo. Dentro de un mes nos vamos de vacaciones. Siempre tengo mi fase de pánico absurdo antes de las vacaciones. Es un clásico de mi vida. Esta vez es por la suma que se viene en septiembre. Esto es: jornada laboral + trabajo de fin de máster (del universo) + clases a mis chicos de plié-plié-élève + prácticas de máster (del universo) + cuidar de niños + cuidar de casa + ver una teleserie de vez en cuando. Debería pedir una reducción de jornada en mi trabajo para poder afrontar las prácticas, pero estoy luchando por una revisión de sueldo y no es el momento. Y una excedencia no me la puedo permitir económicamente, salvo que me ponga a empeñar camisetas (que tendría para unos añitos de sustento, la verdad), así que… ¿ha sido el máster la peor idea de mi vida o de mi vida la idea peor? ¿qué hago ahora?

Pues nada. Seguir comiéndome esta ensalada de pepino cronchi-ronchi, mientras retiro la cabeza del gatovaca de la alfombrilla del ratón. Al final termináre creando una nueva corriente filosófica. La de los “si eso ya mañana.”

No te lo vas a creer pero sigo comiendo bien y haciendo ejercicio diario. Una mierda de ejercicio. No llega a treinta minutos. Pero con una constancia muy sorprendente en mí, así que creo que estoy tramando algo. Jon me sopesa todas las mañanas, cuando salgo de la ducha. Dice “a ver…” y me levanta tres palmos del suelo cogiéndome de la cintura, como si fuera su osito de dormir. Y luego dice “parece que pesas más”. Le divierte mucho hacerme ese tipo de chistes. Yo, a la que bajo, suelo lamerle la nariz o pintársela con pasta de dientes. Nos pasamos la vida así. Putadita va, putadita viene. Es el fundamento de nuestro amor.

Se me ha ido el dolor de la rodilla con el ejercicio diario (es odioso que los gurús de lo sano tengan razón) y sigo con mis ataquitos de déficit de donuts, aunque cada vez son más esporádicos y menos importantes. Luego vendrán las vacaciones y me comeré medio Asturias, pero bueno… si eso ya mañana.

Ver en línea : https://nepomundos.com/2017/06/01/s...

Este artículo tiene © del autor.

25

Comentar este artículo

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 16

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3642537 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 465 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0