Portada del sitio > ESCRITORES CASTELLANO-MANCHEGOS Y DE LA MEDITERRANÍA > LA VENTANA DEL DOMINGO > LA PALABRA (15)
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LA PALABRA (15)

Pedro Fuentes-Guío

España



Quizá, y tal vez sin quizá, sino con toda certeza, debí iniciar esta serie de artículos, y como prólogo fundamental, hablando de la procedencia y etimología de la palabra. Y después, apoyándome en asa definición, o como queramos llamarlo, utilizar tal base de sustentación para ir colocando las aplicaciones, dimes y diretes, así como todas las lucubraciones que he venido movilizando sobre la palabra. Pero nunca es tarde si la palabra es buena, y ésta siempre lo es, lo que no siempre es buena es la intención, voluntad o propósitos de quien la utiliza.
 
Si esta incuria, u olvido por mi parte, ha servido para crear en alguno la duda, la incertidumbre o el afán de hacerse preguntas, bien venido sea mi error, porque "sembrar la duda también es enseñar a pensar", que nos decía en reciente artículo Carmen Posadas. Comparto con ella su aserto, así como el que añade a continuación: "El mundo siempre ha tenido que luchar con esta doble condición del ser humano, la duda y la certeza, pero hasta el momento afortunadamente había ganado la duda, porque la duda es inteligente, y la certeza más bien estulta". Y termina diciendo: "Ha sido la duda, y no la certeza, la que ha conseguido que la humanidad progrese".
 
Para no dar le más ventajas a la duda sobre la certeza, digamos que palabra es voz que procede del griego "parabolé", que significa comparación o alegoría; también proviene del verbo "paraballein", que podemos traducir por cotejar, poner una cosa al lado de otra; igualmente tiene su ascendente en la voz latina "parabola", que pasó al castellano primitivo como "parabla", término que, por metátesis, nos condujo a la palabra actual. El mismo poeta riojano Gonzalo de Berceo, a finales del siglo XII, daba a este vocablo el valor semántico arcaico de frase, o incluso refrán o sentencia, lo que nos da idea del valor de la palabra a lo largo y ancho de toda su historia. Hay un refrán por ahí que también la valora en su justa medida, al decirnos: “pa1abra y piedra sueltas, no tienen vuelta”.
 
Ya hemos dicho –en algún otro artículo anterior, a modo de valoración, que la palabra es la misma vida, o que ésta se nutre fundamentalmente de palabras, lo que corrobora William Shakespeare con esta frase: "La vida es como un cuento lleno de palabrería y frenesí, sin sentido alguno". Y añade: "Realmente, la vida no se nos ha dado para gozarla, sino para sufrirla". Y hasta el amor, que es la mayor palanca que mueve nuestras vidas, tiene en la palabra su arma más poderosa, porque "todo amor en el mundo está deseando hablar, pero no se atreve porque es tímido", que afirma Bernard Show. Seguiremos analizando la palabra como arma o instrumento del amor.
 
 (Continuará)

Este artículo tiene © del autor.

290

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 23

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3314815 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 754 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0