Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > LA PESADA Y LARGA ESCLAVITUD
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LA PESADA Y LARGA ESCLAVITUD

Camilo Valverde Mudarra

España



Hay en el mundo doscientos millones de esclavos

Han sido necesarios diecinueve siglos de trágica historia, diecinueve siglos de cristianismo se han ido sucediendo, hasta que los pueblos democráticos y civilizados llegaron a condenar la esclavitud. Abraham Lincoln, en el año 1863, proclamó la emancipación: "Ordeno y declaro que todas las personas mantenidas como esclavos, deberán en adelante ser libres". Unos años antes, Simón Bolívar, en un discurso de 1826, decía: "La esclavitud es la infracción de todas las leyes. La ley, que la conservara, sería la más sacrílega. ¡Un hombre poseído por otro! ¡Un hombre propiedad! ¡Una imagen de Dios puesta al yugo como el bruto!".

El primer derecho moral del hombre, promulgado y reconocido a nivel universal, es el de la libertad, como consta en la Convención contra la esclavitud del año 1926. El art. 4 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (ONU,1948) reza así: "Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre; la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas".

Privar al hombre de libertad es privarlo de la dignidad humana. Si tollis libertatem, tollis dignitatem. El primer derecho moral del hombre es el derecho a ser hombre y sin libertad el hombre deja de serlo. Sólo es libre, cuando se posee a sí mismo, cuando rige su propio destino y ejerce la autodeterminación, sin que nadie lo gobierne, cuando es dueño de su vida y no poseído por otros, a merced de la voluntad ajena.

Tuvo que pasar mucho tiempo para que en el mundo cristiano la esclavitud quedara ya eliminada, al menos jurídicamente y más aún para que lo fuera en todos los países. Hoy, en todos los pueblos civilizados, se recuerda la esclavitud, como algo humillante, que, sólo, su recuerdo llena de sonrojo; algo que no debiera haber existido nunca, por denigrar la dignidad y manifestar la degradación del hombre por el hombre. La esclavitud está hoy considerada por los pueblos civilizados, como un crimen contra la humanidad.

A pesar de todo, la esclavitud sigue viva y es hoy un hecho de enormes dimensiones. No se trata ya de individuos, sino de pueblos enteros sometidos a esclavitud. Pueblos subdesarrollados de Iberoamérica, de África, de Asia, de Europa del Este, a los que los pueblos avanzados y pudientes mantienen oprimidos bajo su poder. Pueblos cada vez más endeudados, hundidos en el pozo de la miseria que paulatinamente los consume. En la actualidad, hay en el mundo doscientos millones de esclavos, en su mayoría niños y mujeres jóvenes, de los que prácticamente sólo se preocupan las Obras Misionales y algunas Organizaciones Privadas. Solidaridad Cristiana Internacional, con sede en Ginebra, está comprometida en la compra de esclavos, para devolverles la libertad. Cada esclavo viene a costar cien euros, las dieciséis mil pts.

Esclavos son cuantos, tras un camino o una travesía llena de peligros y de dificultades, logran pisar la tierra del primer mundo, "el paraíso de la abundancia y del bienestar", para, después, llegar a ser despiadadamente explotados, obligados a ocuparse de un trabajo que nadie quiere y a vivir en condiciones infrahumanas. Y eso, en el mejor de los casos, cuando no han sido devueltos a su país de origen o abandonados lejos, en tierra de nadie. Esclavos son esos millones y millones de personas hambrientas, una inmensa multitud, que, si no es debidamente atendida por los pueblos cristianos de la vieja Europa y del Occidente Acomodado, proporcionando el arado, las redes y los pozos para subsistir, terminará, con todo derecho, por venir en riadas imparables para hacerse los señores de todos nuestros bienes y, volviendo el panorama, convertirnos en esclavos. Lo que no somos capaces de hacer con la fuerza sobrenatural del Evangelio, que nos obliga a practicar un reparto justo de la riqueza y hacer un mundo sin fronteras, donde sólo exista una comunidad universal de seres humanos en igualdad de derechos y deberes, lo conseguirá la fuerza imparable del hambre, de la razón, de la justicia, de la fuerza de los hechos. Hace falta estar ciegos, para no ver este futuro que avanza y llega inexorable. Y hace falta ser insolidarios, para no distribuir los bienes de la tierra, que es de todos y no prevenir esa invasión, no ya de los bárbaros del norte, sino de los famélicos del sur.

Camilo Valverde Mudarra

Este artículo tiene © del autor.

952

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 31

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3315576 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 761 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0