Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > PERLAS PARLAMENTARIAS
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

PERLAS PARLAMENTARIAS

César Rubio Aracil

España



Por tonto. ¿A santo de qué trató Iglesias de adjetivar el sustantivo marquesa? Claro, la ilustrísima –que lo llevaba preparado– hizo patente, papel en mano, que el papá del vicepresidente había sido un terrorista. Nada menos que del FRAP. Sin haber pensado doña Cayetana que su gran ídolo, Caudillo de España por la gracia de Dios, después de la contienda que se llevó por delante a más de un millón de españoles, ordenó el fusilamiento, cuando no garrote, de miles de patriotas indefensos. Todo esto, con independencia de si el FRAP fue esto o lo de más allá, conlleva una carga de odio de consecuencias inevitables.


Al hilo de esta periférica reflexión, me da por pensar en la saturación psicológica de los muros parlamentarios. De la misma manera que en las iglesias y catedrales la piedra está impregnada de positivismo religioso, en el Congreso lo es de malignidad. Sin tener en cuenta los “servidores” de la patria que con su actitud están mancillando el nombre de España y la dignidad del votante y de quienes han perdido la confianza en sus representantes, que no deben ser pocos. Supongo, creo que acertadamente, que esta anómala situación tiene su porqué en el proceder indolente, servil y egoísta del parlamentario de número que –sí, no, lo que usted mande– sabe a ciencia cierta que los días transcurren rápidos, la mensualidad la tiene asegurada y, si es bueno y obediente, en la próxima legislatura tendrá asegurado un cómodo sillón. ¿Y el pueblo? ¡Ah, ahí está! ¿Acaso ellos lo mueven de su sitio?


Para ser buen escritor hace falta tener vocación, servir al lector a través de la correcta redacción y amor al idioma, leer y haber leído cuanto más mejor, y ser honesto para quién se escribe. Para ser amante, ¡pero de verdad!, del país que se desea servir, se precisa sacrificio, educación, buenas formas, honestidad e inteligencia. Sin estas características no se puede prestar apoyo a ninguna nación.


Si España, después de su larga historia, se halla en la situación deplorable en que se encuentra, ¿a qué puede deberse su situación? Alemania, totalmente destruida y endeudada después de la II Guerra Mundial, después de casi ochenta años de la tragedia, hoy es el país más floreciente de Europa y capaz de coaligarse con el mismísimo demonio si es para bien de la nación. Pero hacer coalición con el diablo no es tan pernicioso como odiar, calumniar, aprovecharse de la ignorancia del votante y valerse del servilismo de los intelectuales de chicha y nabo que invaden las redes sociales de bulos, mentiras y auténticas canalladas. Políticos y gentecilla de corbata retorcida son hoy los culpables, junto con los buitres que juegan al escondite, de la ruina de España. Miseria que atribuyen a los comunistas bolivarianos, siendo conscientes de que ellos, los míseros adláteres del egoísmo mundial, están contribuyendo a que nuestro país sea la risa de Europa y del mundo. A veces pienso si unos y otros (me refiero a siervos y amos) no sentirán algo de pudor al actuar de manera tan ruin. Pero retomemos el tema parlamentario.


Nuestro Congreso de Diputados, reconozcámoslo, está corrompido desde los sillares hasta donde ondea la bandera de la que se sirven para sus fines espurios algunos diputados y diputadas. Si con odio, mentiras y desgarros sentimentales a la nación creen que sirven a España es porque han invertido su oscura anatomía y ahora tienen los pies donde antaño se tenía la cabeza y viceversa. Pero no. Porque quien sabe engañar a los votantes posee la necesaria clarividencia para justificar sus tropelías. Lavándose la ignominia con estropajo y después secándose con la bandera, se creen amantes de España en cantidades industriales. Veremos hasta cuándo.


Últimamente, el Parlamente se ha convertido en un espectáculo obsceno. No existe el mínimo pudor. La oposición no cesa en su acoso al Gobierno sin ofrecer alternativas. La extrema derecha, satisfecha con sus logros y orgullosa de sus panderetas de cocina, crea estruendos callejeros en unos momentos que requieren paciencia y reflexión, unidad y confianza de una ciudadanía harta de paladear el amargo sabor del politiqueo. Insultos, calumnias y comicidad son los componentes que conforman la Casa donde se desmenuza la Constitución para, con ella en la mano porque un buen número de diputados ni la ha ojeado, esgrimir argumentos pretendidamente serios y de eficacia rastrera. ¿Así se pretende salvar España? ¿Con un escaso número de congresistas eficientes y el resto comadreando en los pasillos o asistidos por el cafelito a costa del erario público? ¿Para que en los respectivos partidos se fragüen consignas contrarias al interés de la nación y se expandan por todos los rincones? En ocasión me siento inclinado a pensar que tanto el Congreso como el Senado son auténticas casas de lenocinio; pero retrocedo ante una idea tan atrevida como dolorosa.


En cualquier momento salen a relucir mutuas acusaciones sobre políticos encarcelados, cuando tal vez el Parlamento sea una cárcel donde se sanciona con la libertad a los corruptos representantes que aún quedan sueltos. Porque muchos son merecedores de ser enviados a los presidios hispanoamericanos, hacinados como orugas tontas, para que aprendan que tomar el pelo a una nación debe castigarse con el mayor de los oprobios. Naturalmente, si son ellos los que legislan, ¿cómo van a ser castigados? La condena es para nosotros, quienes a la sombra de verdades condenables nos basta con las lamentaciones como recursos de cura anímica. Los de abajo solo podemos sacar pecho para honrar la bandera que otros hideputas (perdóneseme, por favor) la ensucian con humores de babosa.


César Rubio Aracil

Este artículo tiene © del autor.

26

Comentar este artículo

   © 2003- 2020 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3881991 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 161 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0