Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > INDECENTE MERCADEO
{id_article} Imprimir este artculo Enviar este artculo a un amigo

INDECENTE MERCADEO

César Rubio Aracil

España



Nos afecta, nos duele el bolsillo y no podemos, o tal vez ignoramos, la manera de organizar una soberbia protesta en legítima defensa de la economía doméstica: la de nuestras modestas familias, condenadas a la obediencia gubernamental y al ninguneo político. Aguas arriba, los de siempre: el poder mediático, las multinacionales de la alimentación, grandes superficies y los mandatarios corruptos. En tan simple esquema queda configurado el sistema infalible de los ganadores. Sin solución de continuidad. Ejemplos, los hay.

Ahora mismo se está especulando sobre el incremento del precio del aceite de oliva. Se trata del primer aviso al consumidor. Sequía, guerra en Ucrania, cosechas mermadas, alto precio del transporte, jornales… ¡La intemerata! El ama de casa, alarmada y previsora, trata de inventar soluciones. Ha comenzado el proceso y, por tanto, la machacona información de la prensa, radio y televisión, más los bien organizados bulos a través de internet y del teléfono móvil, cuando no de llamadas telefónicas ofreciendo precios ventajosos. Es decir, la culminación de la engañifa y a tragar se ha dicho.

Es evidente que la economía mundial nos tiene maniatados, pero ¿por qué también con la boca cerrada? Sin embargo, esto es harina de otro costal. Además de los imponderables económicos habremos de tener en cuenta la mala fe del comercio al por mayor, el permitido desajuste entre el campesinado y el intermediario que, basándose en el temor y conformismo del consumidor, ayudan a incrementar los precios. Con el indecente mercadeo tolerado por la Administración, aplaudido por los mass media e incluso sobrellevado por la propia clientela, habrá vía libre para seguir esquilmando la economía hogareña.

La cadena de injusticias no quedará frenada. Cuando el forzado ahorrador o ahorradora se sienta obligado u obligada a dejar de consumir aceite de oliva, ¿qué sucederá con absoluta seguridad? Se incrementarán los precios de grasas saturadas como el aceite de palma, y más todavía el poli insaturado aceite de maíz, elementos básicos del obligado cambio gastronómico.

Sean aceites, cereales, legumbres u hortalizas, todo cuanto dependa de los fenómenos atmosféricos será considerado susceptible de modificación; pero ¡ojo!, siempre en favor de quienes acaricien con costosos anuncios publicitarios el impagable servicio de los medios de comunicación; porque la televisión, la prensa y la radio no son gratuitos servicios al consumidor, sino canales permitidos por el Poder con fines espurios. Sin embargo, aunque también encarecido, el pan servirá de paliativo alimentario. Como decíamos antaño, en la posguerra: para merendar, pan con chorreras.

No acaba el asunto con lo ya mentado. Nos quedan, entre otros múltiples problemas, el complicado asunto de los combustibles y la energía que, unidos al excesivo calor estival y a la precaria alimentación, ayudan a mermar el índice demográfico.

En definitiva, para no hacer excesiva la queja, tenemos por un lado lo que nos merecemos, y en el extremo opuesto la desdichada idea de los triunfadores y fracasados.

Este artculo tiene del autor.

29

   © 2003- 2023 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrtico y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artculos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0