Portada del sitio > ENTREVISTAS > DESDE LO MÁS PROFUNDO DEL SER HUMANO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

DESDE LO MÁS PROFUNDO DEL SER HUMANO

Carlos Téllez Espino

Cuba



 

 
En la literatura comencé prácticamente desde niño, como lector, claro. El hábito de la lectura lo heredé de mi madre y me atrapó desde niño. Cuando estudiaba medicina escribí mis primeras décimas, sin ningún valor artístico, pero fueron mis primeros pasos. Luego un suceso grave afianzó esos deseos de escribir, estuve a punto de morir durante mas de veinte días y salí de allí con las intenciones de escribir algo.
 
Impulsado por la muerte, hoy aparece ante los lectores su novela El Padrastro y el pesebre, presentada durante la Feria del Libro de Las Tunas. Se llama José Antonio Guerra Pérez y ya había publicado el libro en décimas Balada del cuerpo, la ingravidez y la navaja.
La décima llegó porque vivimos en una tierra donde es difícil caminar por las calles y no encontrar un libro escrito en décimas, o una pareja de poetas improvisando y hasta a alguien hablando en octosílabos. Siempre sentí especial interés por esta forma estrófica y la disposición de libros que hay, como dije, me ayudó mucho. En la décima saltaron temas como el de la muerte, la conversión en el camino de Dios, el suicidio y en eso influyó irremediablemente los días en que estuve muriendo y en los cuales me dirigí a Dios por primera vez.
 
Entonces, ser poeta es…
 … tener la capacidad de sintetizar bajo códigos estéticos específicos una historia, es descargar en un papel las ideas que surgen desde lo más profundo del ser humano.
 
El cuento llegó más tarde.
Sentí deseos de probarme en otros géneros y el cuento lo tenía a la mano, en eso influyeron amigos cuentistas que me iluminaron un poco el camino, me sugirieron lecturas, revisaron mis primeros textos, como Carlos Esquivel y Ray Faxas. En los cuentos reflejé primero historias de la infancia de mi madre, una infancia desdichada, fuerte, de sufrimiento; después surgieron historias de ficción que me llegaban durante una buena lectura, un sueno o mientras contemplaba alguna escena de la vida cotidiana. Esos cuentos están inéditos, algunos han sido premiados en concursos. Este año envié un libro a la editorial Sanlope, de aquí de Las Tunas y los lectores especializados determinaron que era publicable.
 
Qué es ser narrador…
El narrador tiene más herramientas, usa la palabra bajo otros códigos que le permiten recrearse, reírse, llorar con sus historias y vivir otras vidas propias y ajenas, es desdoblarse y ser bueno, malo, víctima y victimario.
 
La Editorial Oriente recién publica tu novela El padrastro y el pesebre, ¿cómo surge la idea…?
La idea surgió de repente, ante la tarea casi impuesta por uno de los responsables de que escriba novelas, la persona magnífica de Guillermo Vidal, quien me dijo piensa en lo que vas a escribir y dentro de quince días comienzas y así, con apuro, tuve que empezar y luego surgió sola, fluyó sin obligaciones, sin tener que pujar su fin, se conectaron todas las escenas sin premeditarlo. Cuando abrí los ojos, la novela estaba escrita. La historia transcurre en la faltriquera del diablo, un lugar recóndito de la geografía amanciera. Son hechos ficticios enriquecidos con realidad. Es la historia de un hombre que se casa con una mujer ya embarazada, odia a la criatura desde antes de nacer, al padre que lo engendró y más tarde tiene que jugar su papel de padrastro de una niña. La madre desconfía de él, avizora una violación que, si la leen, sabrán los detalles.
 
¿Cuál es la misión del intelectual ante su tiempo?
El intelectual tiene la obligación de dejar constancia del tiempo que se ha vivido. Con los años las costumbres cambian, la ropa, la comida, hasta la manera de caminar. Si no dejamos constancia de lo que vivimos se perderían muchos elementos de nuestro tiempo.
 
Si te dieran la posibilidad de hablar ante la Asamblea general de las Naciones Unidas, ¿qué dirías?
Hiciera un llamado a la paz, ¿por qué tantas muertes? ¿Quién le dio al hombre el poder de decidir sobre la vida de un semejante, sobre una vida que no dio? Condenaría todo acto de violencia contra los niños y la autodestrucción del planeta.

Este artículo tiene © del autor.

1258

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 17

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3385223 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 497 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0