Portada del sitio > LA BOTA DE SUEÑOS > Narrativa > MALKHUTH (REINO)
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

MALKHUTH (REINO)

Guillermo Badía Hernández

CUBA



FINALISTA DEL CONCURSO "TODOS SOMOS DIFERENTES" DE LA FUNDACION DE DERECHOS CIVILES FUNDI.

PROXIMAMENTE A PUBLICARSE EN LA ANTOLOGIA "PERSONAS CON DIS-CAPACIDAD"

Más si no pueden ser todos de igual parecer
-¿y quién aspirará a tanto?-, será sin duda más
saludable, más prudente, y más cristiano que sean
muchos  tolerados, antes que todos  constreñidos.
Milton: Areopagítica.

Dicen que Demiurgio quiso imitar la naturaleza infinita, eterna, ajena a todo límite y a todo tiempo de la Ogdóada superior, pero no pudo reproducir su estabilidad y perpetuidad, porque él mismo era el fruto de un defecto. Por ello, para aproximarse a la eternidad de la Ogdóada, construyó tiempos, momentos series de años innumerables, imaginándose que imitaba, en virtud de esta acumulación de tiempo, la infinidad de aquella.
Hipólito, Philosopheumona, VI, 5, 55

       Akiba volvió  a acomodarse en su asiento. Los ojos los tenía blancos, nublados para siempre por un velo invisible. La piel estaba desgastada, evidenciando claramente el paso de muchos años. El  cansancio...

       Tomó nuevamente en sus arrugadas manos la fotografía de los amigos de momentos pretéritos. Todos ya lo habían abandonado, asesinados vilmente gracias al régimen proliferante que odiaba a los judíos, a los débiles, en fin a cualquiera que no fuese como ellos. Él sabía que no le quedaba demasiado, dentro de poco lo atraparían y lo enviarían a algún campo de concentración, pues un viejo rabí no sobrevivía en aquel país.

       Próximo hallábase el amanecer en que seguiría el mismo destino de los otros.

       Esperaba, ¿Qué más podía hacer?

       Había vivido el plano de Olam ha' Asiyah - que comprendía la esfera de Malkhut, Reino, el mundo de las materializaciones, el corpóreo -, último del diagrama sephirótico, miserablemente perseguido gracias a su religión, pero no le resultaba posible abandonarla, era la suya...

       Sintió una fatiga terrible, a duras penas lograba respirar.

       Recordó que lo único que había hecho a lo largo de todos aquellos años era esconderse de sus cazadores, ya no más.

       Salió con dificultad a la calle, mostrando sus vestiduras negras para que todos lo observaran.

      Entonces un disparo le perforó el pecho.

      Algunos curiosos se acercaron, sin embargo no le dieron importancia, a fin de cuentas, era tan solo un judío...

Guillermo Badía Hernández.
EDAD: 13

 

Este artículo tiene © del autor.

857

Comentar este artículo

   © 2003- 2017 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 13

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3436472 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 528 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0