Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > Bandoleros del poder
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Bandoleros del poder

Carlos Garrido Chalén

Perú



Primero en las autocracias, luego en las democracias, los hombres han buscado el poder a través de todo tipo de procedimientos y artimañas. Y la historia de sus éxitos y fracasos brinda una referencia reveladora para todos aquellos que lo buscan para consolidarse y perpetuarse. 
Mientras unos juegan a mantenerse fieles a sus principios, otros triangulan para reforzarse y recurren a los más repudiables artificios. La mayoría divide para reinar y hay quienes como maestros del engaño, juegan a la distracción y a la creación de falsas apariencias que desconciertan y enredan destrozando las comunicaciones de sus opositores. Hay de todo: peso pesados, medianos, pequeños y hasta enanos. Unos con grandes finanzas para la guerra, aprovisionamiento y reabastecimiento; y otros organizados sin eficiencia, de ordinario liderados con ineptitud, equipados pobremente, muy mal entrenados y con irregulares líneas de aprovisionamiento. La mayoría opta por un recurso fatal: la ayuda de las sombras y van a oráculos no recomendables para amistarse sin luz con el infierno; y hay quienes ven su participación en la política o en el Gobierno, como una aventura para satisfacer un capricho, vengarse de un desaire o insulto, o apoderarse cuatreros de un botín. Montados en cuadrigas, seguidos por escuderos inmediatos, con escudos primitivos y una infantería que se acolcha de adjetivos y redundancias, unos juegan a ser corderos, y otros ni siquiera se preocupan en esconder su naturaleza de tiburón o buitre en la jornada, y se lanzan inquietos a la farra. Hay quienes son propensos al bandolerismo para satisfacer su vieja catadura embaucadora. En sus estándares inmorales vive la coima más corrupta y decadente; y por eso sus empalizadas de bambú, sus flechas y sus estandartes emplumados, sus carromatos, sus tiendas de campaña, las empuñaduras de sus espadas, se rompen y se pudren. Son los bandoleros del poder, los fuqui fuqui Margarita. Gente que lo único que quiere es tener y poder. Y para acceder a ese mundo de puñales y culebras se inventa hasta formas de vida con tal de obtener su cometido. Y como son cuatreros, la moral y la honestidad les llega al poncho. Son campeones en urdir emboscadas y en echarle máchica de muladar a sus ocasionales opositores. Para ellos la política no es el ejercicio de un apostolado, sino la caca molida en varios tomos. Por lo mismo son certeros en la atropellada, en la embarrada, en la defunción de sus enemigos. 
Lo que quieren es sobresalir no importa cómo. Y tener más plata que Atahualpa. El dinero es su sumum glorioso, aunque para obtenerlo tengan que vender su alma a la carroña y ni el diablo los quiere por infames.

(*) Presidente del Frente Regional contra la corrupción de Tumbes

Este artículo tiene © del autor.

239

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 26

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3314815 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 754 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0