Portada del sitio > LITERATURA > Crónicas > Crónica de una poeta Caribe-Newyorquina en París
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Crónica de una poeta Caribe-Newyorquina en París

en el 1er FESTIVAL INTERNACIONAL DE LA POESÍA

Osiris Mosquea

República Dominicana



``Ustedes todas, naciones del continente, sin perder vuestra cualidades distintivas y vuestra gloriosa individualidad os uniréis estrechamente en una unidad superior y constituiréis la fraternidad universal…``
  Víctor Hugo
 
En el mundo de la creación poética, no tienen cabida las diferencias culturales, raciales, de civilizaciones e idiomáticas, porque nosotros los creadores hablamos el más hermoso de los lenguajes: el de la poesía y la paz.
 
 Una mañana de sol brillante, Paris nos abrió sus puertas, para unir en un abrazo a 150
Poetas de todas partes del mundo. Al arribar al hotel, el contacto con las personas que habían llegado un día antes de la inauguración del gran evento que allí nos reunía, me encendió el entusiasmo y la certeza de que el encuentro seria inolvidable.
 
A pesar del cansancio del viaje nos animamos a aceptar la invitación de bienvenida ofrecida por los organizadores, en un espacio diseñado para exposiciones y tertulias. Un encuentro inolvidable, amenizado por un pianista interpretando y cantando canciones al mas fino estilo Parisino; lecturas de poemas seguidos por una suculenta cena de la cocina Árabe sabrosa por su exótico sabor. Allí comenzamos a conocernos todos los poetas del mundo reunidos; intercambiamos saludos, entre música, risa. Uno que otro disparo de cámara y con la efervescencia que produce la poesía crecía el entusiasmo. Mas tarde, entendí que lo común se transforma en Paris.
 
El miércoles 19 de septiembre se inauguró el festival, en el jardín Villemin espacio ecológico de la cuidad, una mañana ligeramente fría, en ese jardín plantamos nuestros poemas y regamos pétalos de flores por sus senderos, como símbolo de sembrar la poesía por la paz del mundo. Por la tarde compartimos en la Biblioteca las Couronnes con nuestros compañeros Árabes en una conferencia y lectura poética, comunicándonos enteramente con el lenguaje de la poesía y los sentimientos.
 
El jueves 20 le toco a la poesía femenina en la Librería Gatines. Hubo una nutrida participación de de las poetas de habla hispana, en la mayoría se sintió reflejada la situación de la mujer frente a los hombre y los problemas de la infancia. Mas tarde en el en el Auditórium St. Germain, se llevo a cabo un evento con la interpretación musical de un joven cantante acompañado al piano, luego disfrutamos de una pieza de teatro con un texto de Víctor Hugo. Una foto gigante de Mahatma Gandhi sirvió de fondo a 150 poetas del mundo para que cada quien en su lengua, leyera un poema por la Paz.
 Luego un intermedio histórico: una visita guiada por el Paris de la Bella Época lugar donde vivieron los mas notables escritores.
 
 En el Café de Flore finalizamos el día. El Café de Flore es famoso por ser frecuentado por los mas grandes poetas de todos los tiempos, se efectuó una conferencia debate sobre si la poesía podía cambiar el mundo, se hicieron lecturas, confraternizamos en un intenso abrazo con el poder de la palabra.
 
 Luego un reducido grupo tuvimos el honor de compartir con la poeta colombiana Graciela Rincón, la presentación de su libro titulado: El Árbol Que Me Habita. En casa del señor Luís Del Rio un mecenas chileno radicado en Francia por mas de 30 anos. Todos los poetas allí reunidos intercambiamos nuestros trabajos, leímos poesía, entre vino y comentarios literarios.
 
El viernes 21 la poesía, lengua de paz brota como laureles en el seno del senado de la Republica Francesa, se contó con la presencia del presidente fundador del Forum Mundial de la Literatura y del Arte por la Paz, el Secretario general de la Academia Mundial de la Cultura y de las Artes, la representante de la comisión nacional para la UNESCO asi como representantes y organizadores del evento. Guy Creque presento su mensaje por la paz y la no violencia, Yván Tetelbom y otros argumentaron su posición en torno al tema.
 
Agradable y reconfortante resulto para mi y mi compañera de viaje la poeta Yvelisse Fanith encontrarnos con la reconocida escritora Dominicana Chiqui Vicioso quien estuvo en la mesa de honor acompañada del cónsul Dominicano en Francia, con ella formamos el equipo para discutir uno de los puntos tratados en el debate: la poesía y los medios de comunicación, luego de resumidas las conclusiones al pleno, compartimos un suculento almuerzo en uno de los vistosos restaurantes de la zona.
 
La tarde del viernes le toco a la poesía de América latina en la Maison de América Latina coordinada por el poeta y antropólogo Argentino José Muchnik : se proyecto un cortometraje sobre la chilena Gabriela Mistral, en conmemoración del 50 aniversario de su muerte; una edificante lectura de poemas alrededor de Cesar Vallejo, Oliverio Girando, Pablo Neruda y Jorge Luís Borges.
 Esa misma tarde las compañeras colombiana presentes en el festival rindieron un solidario homenaje a Ingrid Betancourt y todos los poetas Latino Americanos leímos nuestros poemas.
 
La noche fue intensa, las poetas Chiqui Vicioso, Yvelisse Fanith y yo dimos un largo paseo por la ciudad, por las calles empedradas de Paris, la zona favorita de Cortazar y otros grandes escritores; tomamos vino en un pequeño café, el preferido de los poetas en sus largas tertulias; Entre paradas y paradas bordeamos la catedrales, y edificios, el rió Sena, hasta llegar a la isla San Luís deteniéndonos a leer las placas en algunas puertas para conocer parte de la historia de quienes otrora la habitaron y terminamos agotadas ya entrada la madrugada.
 
Sábado 22 en el Salón Internacional de la Poesía de la alcaldía de la ciudad de Paris los poetas del mundo asistentes expusieron sus libros, se intercambiaron textos literarios y se profundizó en la fraternidad; compartimos con el ministro de cultura de Francia, brindamos con champán y bailamos ritmos y piezas musicales tradicionales francesas.
En la noche se realizo un encuentro en el bar donde Edith Piaf solía cantar y se hicieron lecturas poéticas.
 
El domingo 23 temprano en la mañana nos encontramos en el cementerio Pere Lachaise, para proceder a un recorrido acompañado de un guía, por los panteones de los escritores celebres. En cada uno de ellos conocimos sus historias, estampamos nuestras firmas y se efectuaron lecturas de poemas. Verdaderamente impresionante el observar los panteones, algunos bien humildes y otros majestuosos palacios. De cuando en cuando encontrábamos algunos con flores mustias o fresca, muestra de que no han sido olvidados. En la tumba de Edith Piaf, no pudimos contenernos y cantamos a coro La vie en rose. Un compañero poeta saco una botella de licor de su mochila y brindamos, brindamos por ella frente a su tumba por su voz, sus canciones, por vida extraordinaria.
 Interesante la zona donde se encuentran las víctimas del genocidio sus mausoleo son verdaderas piezas de arte, sus formas humanas, retorcidas y esqueléticas nos produce sensación de dolor inexplicable, allí están levantadas esas imágenes como símbolos en una protesta permanente a la violación de la dignidad humana.
Nuestra visita al cementerio fue como un homenaje de esta generación de poetas a esos grandes que sembraron con sus letras una huella en nosotros.
 
El domingo 23 fue el cierre del festival en el Teatro del Gymnasio, con un espectáculo ofrecido a los asistentes. Una verdadera fiesta de diversidad cultural, música, poesía contemporánea, música del oriente y del occidente todo un espectáculo que relajaron y alimentaron nuestros espíritus.
 
El llevar a cabo este encuentro fue una intensa labor de Yvan Tetelbom quien además de poeta es un abanderado de las causas humanitarias, a veces lucia agotado, pero no paro un solo momento de organizar, ordenar y tratar de que nos sintiéramos a gusto, igual su esposa y su pequeño hijo quien en todo momento estuvo acompañando a su padre con gran entusiasmo en todas la actividades cámara en mano y una sonrisa afable.
 
En Paris, a nosotros hombres y mujeres de tan diferentes continentes la barrera que a veces impone el lenguaje no nos limito cada palabra en el poema, su musicalidad sin importar si era Árabe, Alemán, Ruso, o Francés nos conectaba. Lo vi y sentí en cada unos de nuestros rostros.
 
¡¡ Poetas del mundo la palabra nos pertenece, reguémosla, sembrémosla como semillas de primavera. !! 
 
A pesar de la fuerte agenda del festival siempre encontramos tiempo y energía para pasear por la ciudad; comer con los amigos nuevos; pasear por la Plaza de la Republica y otras visitas, intercambiando impresiones y experiencias.
 
Un encuentro hermoso: nos reunimos un grupo de compañeras debajo de La Tour Eiffel. Mientras esperábamos el show de luces de la torre, agotamos un repertorio de canciones a todas voces, abundante vino, caviar y pan Francés, cantamos alegres canciones del repertorio Latino Americano. Canciones de la nueva trova, `` Gracias a la vida`` de Violeta Parra, ``La vie en rose`` de Edith Piaf, Tangos y valses, hasta que les pedí cantar una canción dominicana`` Por Amor``. Para mi grata sorpresa todas se la sabían y la cantamos a gritos y entonces se ilumino la torre. Debajo de esa cascada de luces que se derramaba sobre nosotras, brindamos por la paz del mundo, por el amor, por la vida, declamamos poemas; decidimos subir a la torre y desde sus alturas llenar nuestros ojos y nuestro espíritu con la luces de la ciudad de Paris. Al retirarnos, la torre seguía derramando sus destellos de luces. Agarradas de las manos volvimos a cantar gracias a la vida y prometimos volver a Paris.
 
Al finalizar el festival mi compañera de viaje y yo teníamos planeado quedarnos unos días más en Paris y asi lo hicimos. Agotamos un intenso recorrido por los lugares mas importantes: La Catedral De Notre-Dame, El Museo Louvre, Sanit Chape, la ribera del Sena, Champ Elysees y una visita a Montmartre, Le Sacre Coeur desde cuya altura se puede disfrutar de una extraordinaria vista de la ciudad de Paris desde diferentes ángulos, disfrutamos de sus calles empedradas, escalinatas y colinas, los típicos cafés y la pintoresca plaza de los pintores callejeros con sus cuadros a la venta. No me pude resistir a la propuesta de un joven pintor, para bocetar mi rostro en su lienzo; me sedujo su sonrisa y el poder conservar ese recuerdo. Allí esperamos la noche, para desde esa altura poder disfrutar de la vista de la ciudad de la luces en la noche.
 
Agotada nuestra agenda y con un inmenso deseo de quedarnos unos día mas, la noche del 26 de Septiembre, mi compañera Yvelisse Fanith y yo nos despedimos de Paris a bordo de un tren rumbo a Madrid.
 
Ahora, evoco a Paris, con estos fragmentos de un poema de Vicente Huidobro:
 
TOUR EIFFEL
(1917)
 
Torre Eiffel
Guitarra del cielo
Tú telegrafía sin hilos
Atrae Las palabras
Como un rosal a las abejas
 
Durante la noche
No corre el Sena
Telescopio o clarín
Torre Eiffel 
 
Eres una colmena de palabras
O un tintero lleno de miel... 
 
Torre Eiffel
Pajarera del mundo
Canta Canta 
 
Campanario de Paris
 
El gigante colgado en medio del vacío
Es el afiche de Francia
 
El día de la Victoria
Se la contaras a las estrellas.
 
 
 
 
 Osiris Mosquea
 
  New York, N.Y.
 Octubre 2007

Este artículo tiene © del autor.

1849

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 19

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3315576 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 761 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0