Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > EL GALLEGO UNIVERSAL VALLE-INCLÁN
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL GALLEGO UNIVERSAL VALLE-INCLÁN

Miguel de Aguilar Merlo

España



En 1897, sale a la luz el primer libro que Ramón del Valle-Inclán publica en Madrid. Un tomo llamado Epitalamio , que edita por su propia cuenta, con ese amor de las cosas primeras, con las pocas pesetillas que puede ahorrar en unos tiempos de penuria y se dedica a la heroica tarea de hablar con los libreros de esa cuesta de Moyano, tan conocida por los madrileños, para venderlo directamente al público, sin intermedio de las editoriales que no se lo quieren publicar. En ese calvario uno le coge un libro, otro dos, otros se lo retienen prestado por si no se vende, y la mayoría ni le escuchan. Años después, en una de sus últimas obras, “Luces de Bohemia” , casi autobiográfica, Max Estrella, el escritor, pasa por las mismas circunstancias, y pregunta a su mujer, “donde gano yo veinte duros, Collet” y a su amigo Don Latino, “¿qué sacaste por los libros, Latino?” y por respuesta: “¡Tres pesetas, Max! ¡Tres cochinas pesetas! ¡Una indignidad! ¡Un robo!”.


No podemos olvidar, al hablar de Valle-Inclán, esta circunstancia de su destino y su oficio, el dedicarse desde la primera vez con fruición a escribir, sin otra obsesión que romper pliegos o modificar constantemente los anteriores, pero única y exclusivamente para mejorar y reeditar prosa y verso. Y precisamente en aquella España suya, que en cuanto a eso sigue siempre la misma, como afirmaba Larra, que escribir en España es llorar, sea con guerras digitálicas y sin ellas. 

Este preámbulo, para un escritor famoso y universal, para un escritor gallego y madrileño, siempre vigente, que revolucionó el escribir, e incluso el propio idioma de su país, parece inconcebible, pero es una total verdad, como les pasa a muchos pintores, que cuando vivieron nadie les compraba los cuadros, y tienen que esperar a morirse para que en las famosas pujas de Londres ofrezcan miles de millones los japoneses, para llevarse sus obras a museos o casas particulares.
 
Ramón del Valle-Inclán vivió en un momento histórico que podríamos afirmar dominado por clásicos como Campoamor en la poesía y Pereda y Emilia Pardo Bazán en novelística, los melodramas de José Echegaray y la comedia costumbrista de Benavente, y no digamos en la pintura con esos cuadros históricos clásicos de Moreno Carbonero y Pradilla. Y él rompe con toda esa seriedad y exactitud clásica, como si fuera un precursor Picasso que rasgara el papel con un pincel iconoclasta, con el colorismo y la fuerza del lenguaje del inicial “modernismo”, dándole acento propio, recreando un idioma, dando unos valores distintos a los adjetivos, restaurando formas perdidas en el uso, y, sobre todo, incorporando al acervo común del idioma castellano, palabras asturianas, gallegas y de todas las regiones de España, y, sobre todo, modismos hispanoamericanos, para inventar un idioma nuevo, el idioma español universal, que ya no se podía llamar, desde Valle-Inclán, únicamente castellano.
 
¿Por qué este afán de Valle-Inclán, siendo gallego, por lanzar y difundir un castellano transformado en español universal? No debemos olvidar las influencias, que aunque nadie escribe de ellas, para mí son notorias, no sólo en el estilo “modernista”, si no en los temas y las intenciones, de dos ilustres poetas: el nicaragüense Rubén Darío y Walt Whitman. Del último, del norteamericano, copia hasta su figura, su luenga barba y su estrafalaria y bohemia manera de vivir. Si contemplamos su estatua en el paseo de Recoletos, frente a la Biblioteca Nacional, no concebimos que sus “Sonatas” hayan salido de su pluma, pero no olvida el afán proselitista del mejor de los mundos de Walt Whitman, que quizá ha creado la visión norteamericana del gendarme mundial y del patrón idealista libertario de su gran país como módulo y ejemplo para el universo.
 
Del hispanoamericano Rubén Darío , un asustado hombre del poderoso yanqui Whitman, heredó su miedo al predominio norteño, ese pavor a que el mundo fuera regido por la joven e inexperta Norteamérica y sobre todo porque su idioma dominara el mundo y todos habláramos inglés. En Cantos de vida y esperanza, publicado en Madrid en 1905, Rubén Darío increpa A Rooselvelt:
 
“Es con voz de la Biblia, o verso de Walt Whitman,
que habría de llegar hasta ti, Cazador...
Eres los Estados Unidos,
eres el futuro invasor
de la América ingenua que tiene sangre indígena,
que aún reza a Jesucristo y aún habla en español” 
 


Rubén Darío es el primero que delata con todo el poder de su verbo poético el miedo a la invasión del idioma inglés en todos los ámbitos, sin encontrar la solución. Pero Valle-Inclán, sin decirlo, sin dar la razón a Rubén , lo que busca son soluciones, y las encuentra en el idioma hablado por más naciones del mundo, arroja su gallego, castizo y ancestral, arremete contra Rosalía de Castro y Curros Enríquez, y se lanza a crear un idioma poderoso que pueda emular y desplazar al inglés tan odiado, literariamente decimos, por él, por Rubén Darío , y no digamos por el García Lorca de Poeta en Nueva York. No sé si Rubén Darío comprendió alguna vez este inconsciente deseo de Valle-Inclán, pero, por de pronto, le dedicó un poema, entre cuyos versos escribe:
 
“Sus aprobaciones diera el gran Whit...
y sus alabanzas el gran Miguel...
por el otro manco que hay en Madrid”
 
 


Y no es nada, en tan pocas palabras, asociar juntos a Valle-Inclán, Walt Whitman, Miguel de Unamuno y el otro manco Miguel de Cervantes.
 
Miguel de Aguilar Merlo

Este artículo tiene © del autor.

2244

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 24

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3334074 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 615 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0