Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > PALABRAS DE UN HOMBRE FRIO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

PALABRAS DE UN HOMBRE FRIO

Daniel Adrián Madeiro

Argentina



Que el mundo es horrible, es una verdad que no necesita demostración. Bastaría
un hecho para probarlo, en todo caso: En un campo de concentración un ex pianista
se quejó de hambre y entonces lo obligaron a comerse una rata, pero viva.
No es de eso, sin embargo, de lo que quiero hablar ahora; ya diré más
adelante, si hay ocasión, algo más sobre este asunto de la rata.

El Túnel - Ernesto Sábato

Estoy acostumbrado a la manifiesta extrañeza de muchos de aquellos que me escuchan hablar como hablo y actuar como actúo.

Se trata, en todo caso, de personas hipócritas, cargadas de una sensibilidad inútil, de una hueca inclinación a los afectos innecesarios.

Por eso, que mejor que exponerlo serenamente, cavilando cada palabra; confiado porque alcanzaré la más sublime exposición de mis pensamientos por intermedio del lenguaje escrito.

Además, mis palabras impresas terminarán por ser un aporte a favor de la humanidad que interesa: la que piensa como yo aunque no se anime a decirlo. La que sabe del estiércol que habita en las almas, de esa miseria que anda por allí pavoneándose de su honestidad y buenas costumbres, de sus inmundas debilidades a las que llama amor, nobles sentimientos, moral.

El motivo de la controversia es este: Me alegra intensamente haber logrado, gracias a mi marcado esfuerzo, no amar a nadie y conseguido así que nadie me ame.

Pero la gente se asusta de esto y comienzan a rasgarse las vestiduras, se bañan en cenizas y me catalogan de insensible, frío.

No saben nada y su insolente ignorancia de todo los invita a creerse sabios.

¿Acaso desconocen que el amor es fruto de todo dolor?, ¿Que no hay error más grave que cultivar sentimientos nobles?, ¿Que la moral es el peor de los enemigos?.

Si, conocen perfectamente la verdad.

Pero se resisten a entender que no cambiará nada, que volverán a sufrir, que todo es una inmensa deyección, pura falsedad, solo constantes idas y vueltas a la desgracia de estar vivo en medio de tanta inmundicia, siendo nosotros mismos una inmundicia también.

Y entonces ¿A qué mentir?. Si no somos buenos. Si no nos importan los otros.

¿No ves acaso a las visitas del velorio?. Frente a los deudos del fallecido se presentan condolidos por la funesta ausencia; luego, en la pieza contigua, beben café mientras se cuentan chistes que festejan con disimulo o hablan de su propia vida y sus planes con un dejo de nostalgia. Y el muerto y los que sufren por él no son más su problema; y digo problema porque para ellos son de algún modo una molestia, jamás formaron parte de su dolor. 

Entonces, alguien o algo te evoca las palabras del rey Salomón: "El corazón de los sabios está en la casa del duelo, pero el corazón de los necios está en la casa del placer". ¡No, mentira!. El corazón de los necios está en todas partes. No conozco uno que haya salido sabio de un velorio. Y si lo hizo, el mundo enseguida se las arregla para persuadirlo de la conveniencia de su anterior ignorancia.

¡Qué asco que somos!.

¿Amistad?, ¿Compañerismo?. Echa a rodar entre los trabajadores, que hace años se conocen y comparten penurias lo siguiente: -Señores, dentro de un mes reduciremos la dotación a la mitad. Quedarán los que consideremos mejores. Ustedes sabrán lo que hacer-.

Y verás que si saben. Te sacarán los ojos si hace falta. Verás arrastrarse por el piso a muchos, bajarse los pantalones a otro, dormir en el lugar si eso sirve, y sobre todo atacarse mutuamente sin piedad, con un odio y una perversión que siempre negaron cuando la cosas marchaban bien.

Ya lo dijo Maquiavelo, quizá el hombre más sincero que pisó este mundo de farsantes: "...los hombres son ingratos, mudables, codiciosos, hipócritas y cobardes; mientras se les hace el bien te ofrecen su sangre, sus bienes, su vida, e incluso sus hijos cuando la ocasión de ponerlos a prueba queda lejos, pero cuando llega el momento de demostrar sus promesas se rebelan contra ti".

Así es, todo es basura. Tú, yo, todo es basura.

"Llegué a odiar la vida... Realmente, todo es vana ilusión, ¡Es querer atrapar el viento!".

No te asustes por lo que digo. Sólo digo la verdad.

No hay amor. Hay instinto de supervivencia.

No amas a los otros, te amas a ti y sólo a ti.

Vives para tus hijos y les dedicas todo. Pero es el interés lo que te mueve; no soportarías que te desprecien; hasta te da miedo que otros te juzguen como mal padre. Es un trueque disfrazado de naturalidad.

Puro instinto de supervivencia porque en tus hijos te ves a ti, tu prolongación; y en tus padres te ves a ti, el lugar de tu origen, los que te dieron tu vida que tanto admiras; y en tu linda y dulce pareja te ves a ti, pero lo adornas de amor diciendo: "Ahora, ésta es hueso de mis huesos y carne de mi carne... Por tanto, el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne".

¡Cuánta hipocresía, damas y caballeros!. ¡Cuánto solapado egoísmo, sanguinarios congéneres!.

Siempre piensas en ti; adonde mires te ves. Y donde no te ves no te importa mirar. Sólo tú te importas, y lo que es por ti y para ti.

Somos el colmo del egocentrismo.

Y hasta te matarías en aras de eso que llamas amor por algún ser querido; pero querido por ti, esa es tu medida, siempre. No te matarías por amor a mí. Porque es tu egoísmo el que decide.

No nos valoras igual.

Para ti, tus "amados" -que palabra enfermiza- valen todo y yo nada.

Porque en el fondo más real de las cosas ellos eres tú y yo te soy ajeno, soy el otro, una cosa.

Por más ilustrado y sabio que seas, es conforme tu voluntad que fijas quien vale y quien no.

Después, claro, si yo muriera y tu te enteraras dirías: ¡Pobre muchacho, tan joven!. Igual que cuando miras la tele y observas los cadáveres de niños y grandes destrozados por una bomba.

¡Oh!, ¡Qué dolor agudo te invade las venas al verlos!, tanto que se hace difícil seguir probando el bocado y bebiendo el vino... pero sigues y dices: ¡Así es la vida!.

¡Hipócrita!. Abrazas a tu pequeño o a tu mujer para consolarte y adiós a las víctimas hasta la próxima bomba.

Nadie ama a otros. El amor es un invento que nos permite disimular nuestra pasión por nosotros mismos.

No hablaré de los padres, del macho en las parejas, sobre el cual la gran mayoría de la humanidad no tiene dudas de que le interesa un bledo su familia y que su afán más sobresaliente es ser un semental, una bestia nacida para copular. Admitamos que lo que es dado en llamar "un mal padre", no sorprende a nadie.

En cambio con la mujer, con las madres, es distinto.

Sin embargo, la sublimación de la maternidad no es más que una falacia desvergonzada.

El trabajo de las hembras consiste en conquistar al macho que consideran más apto para lograr buenas crías. Luego copulan con él hasta quedar preñadas. Una vez nacidas las crías, el macho pasa a un segundo plano. Se aferran a sus hijos y estos se transforman en el centro de su mundo, su razón de ser: que ese es el destino de toda mujer, ser madre.

Y se cree que nada hay tan elevado, tan incomparablemente santo y bello como una madre. Se la transforma en el origen de la humanidad, se la iguala con la fertilidad de la tierra, se la diviniza.

Se olvidan de las muchas madres que abandonan a sus hijos o que los explotan o los desprecian o los sacrifican. ¡Son excepciones!, se apuran en exclamar con ligereza los defensores incondicionales de la mentira.

Pues entonces, inmaduros niños que habitan cuerpo de adulto, no les quepa la menor duda que estamos rodeado de excepciones.

"Las manos de las mujeres compasivas cocinaron a sus propios hijos. Ellos les sirvieron de comida en medio del quebranto de la hija de mi pueblo".

¡Mujeres compasivas, de buen corazón!, ¡Madres!.

¿Qué dirías si mamita tiene hambre y decide cocinarte a ti?. ¿En que altar la pondrías?.

¡Abre los ojos!. La acción más inhumana que una persona es capaz de realizar en una situación extrema, la muestra como es en realidad, fuera de todo discurso de humanidad.

No es extraño que el mundo esté a punto de desaparecer.

¡Estamos todos tan ocupados cada cual en su propio yo!.

¡Ven!, ¡Ven a llorar conmigo!. Ahora somos dos los abrumados por la verdad. Ya ambos sabemos lo que somos nosotros y lo que son ellos: basura, deshecho del peor, menos que el más inmundo de los parásitos.

Éramos maravillosos cuando no nos conocíamos, cuando mirábamos el  falso espejo con imágenes prediseñadas.

Te haré un lugar en mi rincón.
Ya habrás entendido que no lo hago por ti. Lo hago por mí.
Lo tenemos claro.
Yo nunca te amaré, tú nunca me amarás.
Será bueno que los hombres estemos solos.

Daniel  Adrián  Madeiro<?xml:namespace prefix = o />

Copyright © Daniel  Adrián  Madeiro.
Todos los derechos reservados para el autor.

Madeiro@Tutopia.Com
Demos_Amor_al_Mundo@Yahoo.Com.Ar

Este artículo tiene © del autor.

6188

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 6

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3383341 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 509 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0