Portada del sitio > LITERATURA > Relatos > Tango
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Tango

Es un pensamiento triste que se baila

Carlos Reyes Lima

España



Allí esta el tango. Mira como se enreda en las paredes, se mezcla entre las piernas, regresa y se hace compás en las cosas que están por decir, en el ritmo que expresa las manos, el vientre, la mirada y todo un cuerpo se presta para tanguear.

“Las sonrisas de las coristas son claras: éstas no son madres, son minas que se exhiben para la misma farra que el tango goza y culpabiliza” P. 93.
Alicia Borinsky. El cuerpo tanguero. Revista occidente junio 2003 N• 265.
“Yo primero que le miraba al tipo que me sacaba a bailar eran los zapatos. Si estaban bien calzado le decía sí, confiesa una milonguera que no perdió nunca un baila” P. 76
“... todas coinciden en que hay al menos tres grandes estilos o modalidades de baile que delatan situaciones socioculturales diferentes: salón, orillero y fantasía.” P. 83
SERGIO A. PUJOL. El baile en la Argentina de los 40.

“Dicépolo, su creador máximo, da la definición más entrañable y exacta: Es un pensamiento triste que se baila

Y allí esta el tango. Mira como se enreda en las paredes, se mezcla entre las piernas, regresa y se hace compás en las cosas que están por decir, en el ritmo que expresa las manos, el vientre, la mirada y todo un cuerpo se presta para tanguear. Otros miran se dejan seducir por un baile que toma cuerpo en la media luz de la sala. En el detalle seductor, y la letra bailando amores imposibles, amores posibles, las letras declaran, se dejan escuchar en el cuerpo que baila y otra vez trepan por las paredes para encontrar algún amor perdido en la noche tan corta.

El tabaco apenas termina, esa cualidad del tango de hacer pasear el humo por los dedos y regresar con el trago de ron. Al final el humo crea bailarinas de humo que danzan y no se dejan atrapar, se pierden en el peso del humo, que su medida es igual al peso del alma.

Ahora nos robamos miradas que parecen que se encuentran, pero se esquivan como las esquinas de las mesas, y otra vez nos encontramos. No se sabe si por diversión, por eje de miradas, dispuestas por sencillez, espléndida en cortejo.

Nota: Esta es una ayuda memoria cuando sólo observaba una pareja que baila tango.

Este artículo tiene © del autor.

545

Comentar este artículo

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visiteurs connectés : 4

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3815227 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 479 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0