Portada del sitio > ENTREVISTAS > ME GUSTA CONTAR LO QUE PERCIBO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

ME GUSTA CONTAR LO QUE PERCIBO

Entrevista al periodista Juan Emilio Batista Cruz

Carlos Téllez Espino

Cuba



 
Su amor por el periodismo se inició temprano, debido a que era fanático a las letras, le gustaba mucho la asignatura que entonces se llamaba Lenguaje y también la de Historia; era un lector apasionado de la obra de José Martí y participó en un concurso sobre la vida del Héroe Nacional de Cuba, en el cual no obtuvo ningún premio, pero que le instó a seguir escribiendo sobre diferentes temas, por lo que fue felicitado en más de una ocasión por aquellos famosos relatos que pedían a principios de curso acerca de lo que habían hecho los alumnos durante las vacaciones. En 1962 y cuando trabajaba de oficinista en el Tejar Simpatía, del municipio de Abreus, en Las Villas (hoy provincia de Cienfuegos), le seleccionaron para pasar un curso de Administración Industrial del Ministerio de Obras Públicas (MINOP), en La Habana. Allí tuvo como Profesor de Español al doctor Francisco Alvero Francés, miembro honorario de la Real Academia de la Lengua, autor de varios textos sobre Gramática y Catedrático de la Universidad de La Habana. Como era tan amante de su asignatura, le tomó un gran aprecio. Fue así como al crearse un boletín mensual para recrear el quehacer de la escuela, su profesor lo designó como Jefe de Redacción. En ese boletín publicó su primer trabajo, sobre la participación del colectivo en actividades deportivas. Por tanto, la primera influencia que tuvo hacia el periodismo no fue de ningún profesional que lo ejercitara, sino de su profesor de Español, quien también quiso que incursionara en la literatura, por algunas poesías que escribió estando en esa escuela. Aún hoy ejerce el periodismo en Las Tunas, Cuba y se llama Juan Emilio Batista Cruz.
De esos inicios recuerdo que, al regresar a mi centro de trabajo, comencé a reportar para la emisora Radio Tiempo de Cienfuegos, de la cual fui corresponsal y en 1964, cuando me trasladé para trabajar en el MICONS del norte de Oriente en Holguín, colaboré con el diario AHORA, cuyo director de entonces Pedro Ortiz, ya fallecido, intentó llevarme a su redacción, pero no aceptaron en el MICONS. En 1965 me designaron administrador de Cerámica Roja en Las Tunas; luego me pasaron a oficinista en 1966 y como era el mejor corresponsal voluntario de la entonces Radio Circuito y allí se creó una nueva plaza de periodista, el Partido me llevó para allí en enero de 1967 y comenzó así mi vida como profesional del Periodismo. En la emisora, recibí la influencia de quienes considero mis maestros fundamentales, Florencio Lugones y Eddy López, sobre todo el último que me ayudó a convertirme en narrador-comentarista deportivo. Desde aquel momento, también y de manera muy especial influyó en mi el maestro de periodistas, fundador de la prensa revolucionaria en Las Tunas, Rosano Zamora Padín (Gallo), un hombre excepcional, quien con paciencia y cariño casi paternal, perfeccionó mi quehacer periodístico, antes y durante la carrera que hice en la Universidad de Oriente, luego de un curso de nivelación, otro curso especial preparatorio de Humanidades a cuyo claustro de profesores le debo mucho, principalmente al profesor de Español Malo de Molina. Ingresé en la carrera por Curso Dirigido y después de cinco años de estudio-trabajo, me gradué de Licenciado en Periodismo, en la histórica primera graduación de este tipo de Enseñanza en la Universidad de Oriente y que recibió el nombre Primer Congreso del Partido, por coincidir con aquel extraordinario acontecimiento político de nuestro país.
Otros colegas te sirvieron de guía por tu trabajo: Mario Romaguera, reportero de deportes del diario Sierra Maestra, Heriberto Cardoso, director de ese propio periódico, primero y como profesor en la Universidad, Eddy Martin, Bobby Salamanca, Ernesto Vera, Elio Menéndez, Lázara Rodríguez Alemán y Elio Constantín...
Siempre tuve un concepto muy alto del periodismo cubano de aquellos momentos. Tenía limitaciones que se han ido superando, sin llegar a creer que ahora sea perfecto, ni mucho menos; pero aquel de mis inicios era de trinchera, de defensa a ultranza de nuestras conquistas. Creo que ayudó de manera especial a crear una profunda conciencia de qué era nuestro país y hacia donde había que enfilar la proa, sin importar la fuerza de las tempestades. No ha variado su rumbo, por supuesto, pero en aquellos momentos y con rudimentarios conocimientos en una mayor parte de los que integrábamos sus filas, surgidos del movimiento de corresponsales obreros, el periodismo cubano desempeñó un papel decisivo.
 
 
 
Desde tus inicios hiciste periodismo cultural, ¿qué te llevo a ello, que hiciste, que te interesaba de la cultura?
Siempre me interesó la cultura. De niño y adolescente era cantante aficionado y gané varios premios en un programa de CMKG, Radio Tunas, que se llamaba Buscando Estrellas, que tenía de guitarristas acompañante a Teófilo Parra y Piyiye Alarcón. Esa emisora estaba situada en el edificio de Radio Cine, de la calle Francisco Varona, donde hoy radica la sala Raúl Gómez García, sede del Teatro Guiñol Los Zahoríes. Aquel programa lo animó un inolvidable locutor, devenido extraordinario humorista, el villaclareño Argelio García (Chaflán). Ahora bien, escribí algunas cosas sobre cultura, porque en el periodismo de aquella época (finales de la década del 60 y la del 70, del siglo pasado), los periodistas debíamos escribir de todo. Sí me interesaba la cultura y me gustaba escribir de música sobre todo, pero llegué a publicar artículos sobre teatro y artes plásticas. Y, para ser sincero, siempre me ha interesado el mundo de la cultura, porque es un elemento primario en la vida espiritual del hombre. Hoy, estoy más cerca porque he escrito dos o tres libros que están sin publicar y tengo otros proyectos, todo gracias a la influencia que ejerció en mí ese excelente escritor que fue mi amigo Guillermo Vidal Ortiz, quien me instaba a que escribiera una novela de corte autobiográfico sobre mis experiencias personales. También, la música me atrae sobremanera, por influencia de mi hijo el trovador Norge Batista Albuerne, quien hace poco escribió la música de un poema que escribí en homenaje a mi madre y que lleva por nombre La luz de tus ojos. Precisamente, en estos últimos tiempos he publicado varios artículos sobre las actuaciones de Norge, sobre todo en sus giras de verano por España.
.
 Eres muy conocido como un periodista deportivo, ¿como empezó ese amor por el deporte?
Mi amor por el deporte es de cuna. A veces les digo en broma a mis familiares y amigos que mi madre, Fe Cruz, pasó un trabajo tremendo a la hora de parirme, porque yo venía del vientre con bate, pelota y guante incluidos. El hecho es que mi padre, Juan Batista, fue deportista, pelotero. Fue jardinero en sus años mozos y después un lanzador exitoso del equipo local de Victoria de Las Tunas desde mediados de los años 30 hasta los 40. De ahí me viene lo de amante del deporte en general y de la pelota en particular, disciplina en la que logré resultados sobresalientes de niño en la Liga Infantil de Los Cubanitos, de juvenil y también en los torneos de mayores.
..
Eres muy apasionado para el deporte, hasta el punto de llegar al explote cuando tu equipo hace una mala jugada o comete un error que puede echar a perder un juego, ¿cómo controlas eso en aras de la imparcialidad periodística?
Mi pasión por el deporte y por la pelota en general, ha sido un elemento distintivo en mi carácter; al extremo que, de niño y adolescente todos decían que yo era “muy perrero”. Y era verdad. Con los años, me calmé bastante, mi comportamiento mejoró mucho; aunque sin ser pasivo, ni mucho menos, no pocas veces fui expulsado por los árbitros debido a una inadecuada actitud en el terreno de juego. Esa pasión me ha acompañado toda la vida y he tenido que dominarme, porque en mi condición de narrador deportivo desde hace 40 años, obliga a un comportamiento mesurado en aras de la consabida imparcialidad en la descripción de un partido de cualquier disciplina o del desarrollo de una pelea en los deportes de combate. No obstante no creo, porque lo he comprobado en la práctica, en la imparcialidad absoluta en la narración deportiva. Uno debe hacer el máximo esfuerzo para no exteriorizar sus sentimientos de simpatía por un equipo o un atleta; pero en la práctica, el oyente o el televidente se da cuenta cómo tú pones mayor énfasis en las acciones del tuyo, en mi caso el de Las Tunas, desde el punto de vista colectivo y de los peloteros Osmani Urrutia, Dánel Castro o Joan Carlos Pedroso, en lo individual. El gran Bobby Salamanca decía que los narradores de las distintas provincias, representaban los intereses de la misma y deben defender sus colores, pero con mesura, sin exagerar; y acusaba de parciales a los narradores de emisoras de alcance nacional, incluido él porque mostraban apego a los equipos de la capital, actitud permisible, según sus criterios, para los de la emisora COCO. Y si alguien duda de esa admisible parcialidad mesurada, les recuerdo cómo el propio Salamanca no le decía azúcar a los strikes que lanzaban los lanzadores contrarios, ni caña a los jits; además de que se refería con entusiasmo a las acciones de los defensores de la bandera de la estrella solitaria. Hoy, Roberto Pacheco; también a través de Radio Rebelde, manifiesta abiertamente su posición al lado de Cuba. Y es válido, es lícito, porque su emisora está al servicio del país y de los deportistas cubanos. Esa es la pura verdad.
 
En los últimos tiempos y gracias a la TV muchos han descubierto tu conocimiento sobre tu ciudad, sus gentes, sus lugares, pero ya algunos lo sabíamos de hace años... ¿Cómo es ese amor Juan Emilio-ciudad de Las Tunas?
En primer lugar, formo parte de una familia de patriotas; mi abuelo paterno y mi bisabuelos maternos, combatieron en las filas del Ejército Libertador. Desde pequeño escuché las historias de mi abuelita paterna acerca de las batallas libradas por los mambises en la manigua redentora y, sobre todo, conocí por diferentes vías de la grandeza de la figura del Mayor General Vicente García González. Siempre admiré a aquellos hombres y aprendí a valorar el estoicismo de mi ciudad, quemada y destruida en tres ocasiones, verdadero ejemplo de heroísmo y desprendimiento de sus habitantes, quienes prefirieron verla quemada antes que esclava. Crecí con un profundo sentimiento de amor por mi ciudad. La recorrí de un extremo a otro, de norte a sur y de este a oeste, con un cajón de limpiabotas al hombro, con una caja con flores, una bandeja con bocaditos de lechón asado o jamonada con queso y finalmente con un cubo de tamales calentitos a cinco centavos la unidad… Estuve en todos sus terrenos de béisbol, incluido el estadio municipal (hoy Julio Antonio Mella, con el diamante al revés). Supe de sus terribles condiciones de vida, su miseria y también de sus grandes deportistas, de sus excelsos artistas, de la grandeza de hombres como José Hernández Cruz (Pepillo) el único alcalde honrado de la era republicana; del decano del periodismo en la ciudad, el inolvidable Maestro Rafael Zayas González, y sobre todo de su linda historia, de esa que permite asegurar que Las Tunas nunca se ha quedado atrás. Ese amor entrañable por el terruño, por sus leyendas y tradiciones, creció se hizo inmenso a partir del triunfo de la Revolución, porque he compartido junto a mi gente, junto a los herederos de Vicente García y de El Cucalambé la lucha por construir una nueva sociedad. Por el esfuerzo de todos, aquella aldea de unos 38 mil habitantes, plagada de bohíos urbanos, sin acueducto ni alcantarillado, sin industrias, en la cual primaban los vendedores ambulantes y los mendigos, por no tener fuentes de trabajo; se ha convertido en una ciudad de Primer Orden, con modernas fábricas, una creciente urbanización y encaminada a lograr una imagen digna de la nueva sociedad. Creo que son motivos suficientes para amar y querer a esta Ciudad, balcón del oriente cubano, Ciudad de Puertas Abiertas y capital de la escultura en Cuba.
 
Yo siempre he esperado un libro de crónicas de la ciudad, sus sitios y sus personajes, o de viñetas y siempre he creído que eres quien debe escribirlo, ¿qué ha pasado con eso? ¿Por qué no ha aparecido aún el libro?
Esta es una pregunta sumamente interesante. Sí, creo que merezco publicar un libro de ese corte. Y lo realmente sorprendente es que está escrito hace más de 15 años y luego de alrededor de 30 de investigación en fuentes pasivas y con personajes que vivieron aquella tragedia, que fueron protagonistas, al igual que yo, de lo que era Las Tunas en los primeros 58 años del siglo XX. El Libro existe, repito, primero con el título Tras las huellas de tantos, rechazado por la Editorial Sanlope en sus primeros años de existencia. Después y por sugerencia del poeta y amigo entrañable Antonio Borrego Aguilera, le cambié el título por el de Solo para blancos, el mismo de una de las crónicas en la que se narra que el campeón mundial wélter de boxeo, Kid Gavilán no pudo entrar al centro nocturno El Bambú, ubicado en la calle Lorenzo Ortiz, junto al antiguo hotel Imperial , porque era negro y aquel lugar era solo para el disfrute de los blancos. Lo triste es que la entonces directora del Centro Provincial del Libro, mi gran amiga, Lesbia de la Fe, me solicitó que le llevara el original que tenía intención de publicarlo. El editor iba a ser quien es también un buen amigo, el poeta Antonio Gutiérrez, quien revisó los textos y le dio el visto bueno. Lamentablemente me cansé de esperar y hace un par de años, cuando ya Lesbia no era la directora del Centro del Libro, rescaté el original del fondo de un archivo de esa entidad, con una parte de las hojas comidas por las polillas. Y ahí está en una gaveta de la mesa donde tengo la computadora, en espera de mejor suerte. Esa mala fortuna que al parecer me acompaña, también hizo su aparición hace ya casi cinco años. El caso es que, por orientación del Departamento Ideológico del Partido en la provincia, me pidieron que escribiera la historia del periódico 26 para publicarla en saludo al 25 aniversario del mismo como diario, que se cumpliría el 26 de Julio de 2003. Me propusieron incluso liberarme para realizar la tarea, pero dije que no era necesario, ya que ese trabajo yo lo tenía bastante adelantado. El texto estuvo listo para la fecha prevista y corrió la misma suerte del anterior: Del Hórmigo a 26 (Apuntes para la historia de la prensa tunera), yace también en una gaveta. En colaboración con el historiador deportivo Tomás Mesa, terminé hace poco otro libro, este sobre el deporte y que tiene por título Apuntes sobre el béisbol en el antiguo municipio de Victoria de Las Tunas; habrá que ver si este corre mejor suerte. Nada, Carlos Téllez, que tu deseo y el de otros tuneros tendrá que seguir esperando por un golpe de fortuna. Siempre me ha gustado escribir crónicas, un género que, según el gramático español Martín Vivaldi, constituye el enlace entre el estilo periodístico y la literatura. Y creo que tiene razón. Ya te dije que Guillermo Vidal me instó mucho a escribir una novela autobiográfica y he comenzado una especie de ensayo: “De limpiabotas a periodista”, en el cual aspiro a narrar, o más bien recrear, la historia de mi vida, que no es más que la historia de millones de cubanos de mi época, de aquella Cuba que no podemos permitir que vuelva jamás. Pero mucho antes, en 1962-63, escribí un cuaderno de poesías: décimas, cuartetas y otras métricas dieron vida a obras que recreaban el paso de Martí por la historia, de Maceo, de Camilo, de las grandes fechas patrióticas y el quehacer del colectivo de la Escuela de Administración Industrial Javier Rodríguez Barrero, del MICONS, radicada en La Habana.
 
Trabajas todos los medios: la radio, la TV, la prensa escrita, ¿Cuál es tú preferido, cual el más difícil?
Sí, he tenido la osadía de incursionar en Radio, prensa escrita y Televisión. No creo que sea del todo bueno en ninguno sin que esto sea exceso de modestia; es lo que pienso. Para mí, el más difícil es la prensa escrita. ¿Por qué? Porque exige mucho de uno, obliga mucho a investigar, a tener los argumentos necesarios para que el trabajo, de cualquier género, tenga las menos fisuras posibles. Pienso que te obliga a meditar más, a extremar los cuidados en lo que elaboras; recuerda que lo que tú haces queda impreso para toda la vida, las personas tienen más tiempo para valorar lo que haces. Esto no quiere decir que en los otros medios tú puedas ser superficial, no. Yo comencé en la radio, también un medio difícil, en la que tu prestigio depende de ese nivel de profesionalidad al que hice referencia en la prensa plana; pero no hay dudas de que es más fugaz, pasa rápido y muchas veces las faltas, los posibles errores, se quedan en el éter, nadie los nota. De la televisión puedo decirte que hice mi primera incursión allá por al año 1973, en aquel Tele Rebelde originario que cubría a la antigua provincia de Oriente. Fue en la sección deportiva del noticiero y aunque los temblores recorrieron todo mi cuerpo, salí bien. Ahora, te confieso una cosa, nunca en la vida he dejado de sentir temor ante las cámaras, solo que al pasar del tiempo he aprendido a dominarme y creo que lo hago de manera decorosa. Pero, todos estos medios son difíciles y es preciso prepararse bien, estudiar, actualizarse constantemente, si no lo haces, te quedas atrás, pierdes credibilidad y por tanto te conviertes en un mediocre, porque la cultura de nuestro pueblo es alta y no admite el periodismo vano, superficial, rutinario. Y al pueblo hay que respetarlo.
 
¿Qué es lo que nunca se puede permitir un periodista?
Te voy a dar mi apreciación muy personal y no sobre el periodista en general, sino acerca del periodista cubano que es el que a ti y a mí nos interesa. Estoy convencido que lo que nunca se puede permitir un periodista en nuestra sociedad socialista, en nuestra patria guiada por lo que yo llamo Martiano-fidelismo; es ser superficial, mentiroso o apologista de la obra, sin adoptar una actitud crítica ante nuestra realidad. Un periodista cubano no puede traicionar a su pueblo y a su revolución, pero sin dejar de ser consecuente con las imperfecciones que todavía lastran a nuestro sistema social. Como martianos y fidelistas que somos debemos partir de que no hay obra humana perfecta y recordar que en ese sentido el Apóstol decía que hasta el Sol tiene manchas, pero su luz es la vida.
 
 ¿Qué temas te faltan por escribir y en qué géneros serían?
Creo que tengo muchas cosas por escribir todavía y en diferentes géneros, pero con preferencia en la crónica y el artículo. Sé que me tengo que apurar, porque la diabetes me está afectando la visión y eso me preocupa. Ahora, te digo que para mi lo más importante ahora es actualizar mi libro Del Hórmigo a 26, para ver si tengo suerte y lo publican en el 2008, aniversario 30 de nuestro querido periódico, seguir trabajando en un proyecto conjunto con Tomás Mesa que se llama Estrellas del Deporte Tunero; perfilar la idea de otra obra que tiene de título: Urrutia, estirpe de peloteros y concretar dos grandes sueños: el ensayo autobiográfico De limpiabotas a Periodista y reeditar el libro publicado por Evelio Mustelier (Kid Tunero) en 1958 y que se titula Mis 20 Años en el ring, complementado con una crónica que tiene de protagonistas a ese gran boxeador y a mi padre; además de una entrevista a Teófilo Stévenson que conoció a Tunero en Barcelona, cuando la Olimpíada de 1992 y otra a un árbitro internacional de boxeo, Manuel Valle, quien fuera amigo personal de aquel extraordinario pugilista.
 
 ¿Son los temas los que te determinan escribir desde un género determinado, o decides tú el género, cómo se da eso en ti?
Eso varía. Hay temas que por sí solos, por su característica y la necesidad de tratarlo con amplitud y explotando lo de humano que tiene el hecho, la necesidad de llegar hasta el hombre más simple; necesitan de un reportaje; porque en el mismo puedes integrar diferentes géneros: crónica, entrevista, artículo, información… y explotar, asimismo, los elementos gráficos, las fotos que argumenten lo que quieres conseguir con el trabajo. De la misma manera que hay hechos que te impactan, que te sensibilizan de una manera tal que no hay otra forma de tratarlo que no sea con una crónica. Con sinceridad, yo no soy de los periodistas que desde que saben que van a dar cobertura a algún acontecimiento, ya se proponen cuál es el género que van a utilizar para darlo a conocer. No, yo voy en busca del hecho y en dependencia de lo que veo, de lo que compruebo por mi mismo, así es el género que voy a utilizar para abordarlo. Odio el periodismo telefónico o el que consigue los datos a través de otras personas. No creo que se pueda escribir bien sobre algo que solo se conoce de referencia. Me gusta contar lo que percibo, al pie de la cancha, el estadio, la pista, el ring o el tabloncillo. Eso que se experimenta personalmente es más proclive a una buena reseña periodística. Eso es lo que creo y trato de poner en práctica.
 
A tantos años de hacer periodismo, cómo resumirías lo que has hecho hasta hoy, como te definirías al periodismo?
Es muy fácil esta pregunta. Considero que he cumplido con mi deber de periodista comprometido con mi Patria y mi Revolución, con el pueblo que me sustenta. Pienso que estoy lejos de ser un periodista brillante, me considero en la media y aunque tengo una evaluación de Excelente, no creo que lo sea, me falta mucho para llegar a la cúspide. Soy al periodismo, lo que pensé desde la primera nota, que es una profesión a la que amo entrañablemente, que junto a mi familia (padres y hermanos, esposa, Bertha Albuerne, hijos Norge, el trovador y Noyde el doctor especialista en Oncología; mis nietos Lucía y Alejandro) lo más importante que he tenido en la vida.
Además, tengo el orgullo y la satisfacción de haber contribuido a la superación de jóvenes que hoy, sin inmodestia de ningún tipo, me superan en el artes de escribir, como son los casos de Juan Morales Agüero, Leonardo Mastrapa, Graciela Guerrero, Álbert Blanco, Yelanis Hernández, Maryla García, Yanneris Hernández, Andrés Machado Conte, Menfesí Eversley y tantos otros a los que quiero entrañablemente y les auguro un futuro luminoso en esta difícil tarea. Ellos son los continuadores y por supuesto, los encargados de elevar aún más la calidad de nuestro periodismo. Eso me hace muy feliz.
 
Cuál debe ser la misión del periodista para su tiempo, su época, su gente?
La misión del periodista en cada momento de la historia, debe ser prepararse, estudiar mucho, para poder brindar desde su posición lo que la gente espera de él, que sea capaz de informar, orientar, educar, ayudar al aumento del conocimiento del mundo que le rodea, de su sociedad, enseñarle que cada ciudadano tiene un papel protagónico en el quehacer de su comunidad. Esa es su misión desde mi punto de vista, por supuesto.
 
Si te dieran la posibilidad de dirigirte a la Asamblea General de las Naciones Unidas, ¿qué dirías?
Te voy a contestar en pocas palabras. Si pudiera hablar ante la Asamblea General de la ONU diría: Solo quiero pedir a los hombres de buena voluntad de toda la Tierra que se unan, que emprendan una acción colectiva, pujante, que arremeta contra los gobiernos de los países ricos para obligarlos a adoptar una actitud consecuente con la necesidad de preservar nuestro Planeta Azul. Esa acción debe exigir que cese la carrera armamentista, que haya igualdad verdadera, respeto por el derecho ajeno que es la paz necesaria para que la especie humana continúe el desarrollo multilateral en beneficio colectivo. Basta ya de hegemonismo, de aplicación de la ideología fascista que ya llevó al mundo a dos holocaustos inadmisibles y que amenaza con provocar un tercero que, en las condiciones actuales, con la existencia de terribles instrumentos de matar, terminaría con la vida sobre la faz de la Tierra. Luchemos unidos por un mundo sin odios y sin barreras, en el que el hombre sea hermano del hombre; en el cual no se tengan en cuenta ni la riqueza ni el color de la piel, en el que prime una sola raza, la humana y en el que se cumpla el precepto del Héroe Nacional de Cuba, José Martí: Patria es humanidad. Salvemos al mundo con el esfuerzo conjunto de todos los pueblos. La Tierra es de todos y por tanto no permitamos Imperios inhumanos y egoístas, incapaces de resolver ni los propios problemas de sus naciones. No se puede esperar más, lo único que puede garantizar que un mundo sea mejor, más justo; es la unión de los países explotados y sometidos a los designios de los supuestos dueños absolutos de la Tierra, con el concurso de los pueblos de esas sociedades poderosas, que cada día que pasa, adquieren más conciencia de quienes son sus verdaderos enemigos. Los pueblos deben ser escuchados en esta Tribuna y si eso no es posible, entonces habrá que decir lo mismo que el Presidente de Cuba Fidel Castro en 1979 después de la celebración de la Sexta Cumbre de los No alineados en La Habana, ¿Para qué sirve la ONU?
 
 

P.-S.

C U R R I C U LU M V I T A E

NOMBRES Y APELLIDOS: Juan Emilio Batista Cruz
FECHA DE NACIMIENTO: 9 de octubre de 1942
EDAD: 65 años
MEDIOS EN LOS CUALES HA LABORADO: Emisora Radio Circuito (hoy Radio Victoria) y en los periódicos Forjador, Veintiséis y 26.
AÑOS DE EXPERIENCIA EN EL PERIODISMO: 45
AÑOS DE VIDA PROFESIONAL EN EL SECTOR: 40
MEDIOS EN LOS QUE HA COLABORADO: Radio, televisión, periódicos y revistas nacionales.
CENTRO DE TRABAJO ACTUAL: Periódico 26, Las Tunas
TRABAJO QUE REALIZA: Reportero deportivo y de temas históricos
DIRECCIÓN DEL CENTRO DE TRABAJO: Ave Carlos J. Finlay s/n
TELÉFONOS DEL CENTRO DE TRABAJO: 45312, 42119, 47158
TELÉFONO PARTICULAR: 347495
INTEGRACIÓN REVOLUCIONARIA: CDR, CTC, MTT, UPEC

Se inició en el periodismo en 1962, cuando fue designado Jefe de Redacción del boletín mensual CONSTRUYE, de la Escuela Nacional de Administración Javier Rodríguez Barreto, del entonces Ministerio de Obras Públicas (MINOP).
Entre 1963 y 1964 fue corresponsal voluntario de la emisora Radio Tiempo, de Cienfuegos. A finales de 1964, se trasladó a trabajar al Regional 8 del MICONS en Oriente Norte, con sede en Holguín y allí fue asiduo colaborador del diario AHORA, dirigido en aquellos momentos por el periodista Pedro Ortiz, ya fallecido, quien lo solicitó para que se incorporara a la redacción de aquel rotativo, petición que fue denegada por la Jefatura del Departamento de Divulgación del MICONS donde laboraba.
En 1965 es designado administrador de Cerámica Roja en su ciudad natal de Las Tunas y desde ese momento se convirtió en corresponsal de la emisora Radio Circuito, en la cual se desempeñaba como único periodista el compañero Florencio Lugones Andrés, quien se acogió a sus vacaciones de 15 días en la segunda quincena de diciembre de 1966, apoyándose en la decisión de darle la tarea a Juan Emilio Batista, por su condición de corresponsal más destacado del medio.
En enero de 1967, se creó una segunda plaza de redactor en la emisora y por la experiencia de aquellos 15 días al frente del noticiero de media hora diaria, la dirección del Partido en la región Tunas-Puerto Padre, decidió promoverlo a esas funciones. Además de redactor laboró de manera eficiente en tareas de locución, escritor de guiones para programas informativos y musicales y de narrador-comentarista deportivo.
En 1971 y también por decisión del Partido, pasó a trabajar de redactor del semanario de la región Tunas, El Forjador. Ya en 1970 había aprobado el curso Preparatorio de Humanidades y en 1971 inició la carrera de Licenciatura en Periodismo por curso dirigido en la Universidad de Oriente, hasta alcanzar su título en agosto de 1975 en la llamada Graduación Primer Congreso del Partido.
1975- Designado director del semanario tunero VEINTISÉIS
1977-78: Curso de Postgrado de Ciencias Sociales para periodistas en la Escuela Superior del Partido Ñico López.
1978: Trabajó en el Centro Internacional de Prensa del XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes
1978- Jefe de Redacción del diario 26 en Las Tunas
1980- Jefe del Equipo de Atención a Corresponsales, Colaboradores y Lectores.
1987- Reportero deportivo del diario 26
1990-Período Especial. Además de atender el deporte, se le asignó el sector de salud pública y los temas históricos.
En la actualidad se mantiene de reportero deportivo, escribe temas históricos y aborda de manera cotidiana temas de actualidad en la sección Criterios del periódico.
Durante 20 años fue secretario de organización de las delegaciones regional, territorial y provincial de la Unión de Periodistas de Cuba, con un trabajo reconocido. También fue el secretario de la primera Comisión de Evaluación creada en la provincia en 1980.

SUPERACIÓN

Siempre ha sido uno de los periodistas más preocupados por su constante superación, al tiempo de que siempre ha estado dispuesto a colaborar en la de sus compañeros, razón por la cual es integrante del Movimiento Elio Constantín. Dedica una buena parte de su tiempo libre a la lectura de libros de diferentes temáticas, preferentemente sobre periodismo y muy especialmente deportivo, histórica y novelas de los clásicos universales y de Cuba.
Como parte de sus estudios sobre periodismo y en su afán de colaborar en la superación de los demás, en 1987 escribió su libro Apuntes sobre técnica periodística para corresponsales voluntarios, publicado en un folleto tirado en mimeógrafo y reproducido por capítulos en las páginas del periódico 26.

- Participó en 15 seminarios integrales de Economía, celebrados en La Habana desde finales de la década del 70 hasta la del 80 del siglo XX
- Fue alumno del curso de un año para periodistas en la Ñico López, curso 1977-78
- Postgrado de Materialismo Dialéctico e Histórico. Ejerció de profesor en el curso 1980-81 y seleccionado entre los mejores guías del país, por lo que recibió un estímulo material
- Postgrado de Gramática y Redacción en 1990
- En 1992 sus estudios sobre la sociedad tunera le permitieron escribir el libro Solo para blancos, un compendio de anécdotas personales, relatos y testimonios, que constituye un retrato de la actual capital de la provincia de Las Tunas en la república mediatizada, fundamentalmente en la convulsa década del 50 del pasado siglo. La obra está en poder de la editorial desde hace ocho años, pero lamentablemente no se ha publicado.
- Curso de Superación política Escuela Provincial del PCC, 1997
- Curso Elemental de Computación, Joven Club Las Tunas-1996.
- Curso Elemental de Computación, periódico 26-1999
- Curso de computación y actualización política, escuela Ñico López, octubre-noviembre del 2000
- Seminarios nacionales de la Revista LPV sobre periodismo deportivo en 1973, 1974, 1975, 1976 y 1977
- Curso de Idioma Inglés (dos semestres)
- Participó en los cursos de Universidad para Todos sobre Técnicas Narrativas y sobre Apreciación Literaria.

PARTICIPACIÓN EN CONCURSOS. PREMIOS RECIBIDOS

- Participación en 15 ediciones del Concurso 26 de Julio de la UPEC
- Ocho veces en el Concurso Nacional de Periodismo Deportivo José González Barros
- Mención Especial en concurso de Periodismo Ubiquel Arévalo, de Las Tunas-1992
- Mención Especial en Concurso Nacional de Historia del Deporte del INDER-1994
- Premio de la Comisión de Calidad del Periódico 26 (1987, 1988 Y 1989)
- Premio de la Ciudad de Periodismo, otorgado por la Dirección Provincial de Cultura en Las Tunas (1996)
- Premios en concurso interno periódico 26 (1999 y 2000)
- Premio en Información en el Festival Provincial de la Prensa Escrita-2000
- Premio por la integralidad de la obra en el año 2000 periódico 26
.Premio por la sistematicidad en el trabajo y la calidad del aporte a la edición digital de 26 en el año 2000
- Mejor trabajador del periódico 26 desde 1979 hasta el 2005, con la excepción de los años 1993 y 1994, por estar en prestación de servicios en la emisora Radio Victoria como parte de la estrategia del Período Especial, pero seleccionado como Destacado en ese otro órgano de prensa.
- Vanguardia Nacional de la Cultura en 1990 y 2004. Propuesto para 2005.

PARTICIPACIÓN EN EVENTOS NACIONALES

- Delegado a los Congresos III y IV de la UPEC
- Cobertura a las Series Nacionales de béisbol desde 1967
- Cobertura a los Torneos Nacionales de Boxeo Playa Girón de 1973, 1977, 1978, 1986 y 2001
- Cobertura a eventos de atletismo, esgrima, gimnasia artística, lucha libre y clásica, levantamiento de pesas, boxeo por equipos y torneos de categoría juvenil y de mayores de fútbol, tenis de campo, hockey sobre césped, natación, ciclismo y otras disciplinas, celebrados en Las Tunas

PARTICIPACIÓN EN EVENTOS INTERNACIONALES

- Mundiales de Béisbol Cuba-71 y Cuba-73, como reportero del diario oriental Sierra Maestra.
- XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes Cuba-78, en funciones de coordinador de las entrevistas a las `personalidades extranjeras en el Centro Internacional de Prensa del hotel Habana libre. Trabajó con Pablo Gaínza, en aquellos momentos miembro del Comité Nacional de la UJC
- Juegos Centroamericanos y del Caribe Habana-82. Cobertura de enviado especial del periódico 26 en la capital y de comentarista y narrador deportivo para radio Rebelde, emisora para la cual reportó todas las incidencias del torneo de tiro, cubrió boletines y otros espacios en la programación diaria, durante esa magna cita de la región, además de narrar softbol y hockey sobre césped.
- Cobertura al Torneo Internacional de Boxeo Giraldo Córdova Cardín con sede en Las Tunas en 1988, el más nutrido en cuanto a la presencia de púgiles extranjeros en la historia de estos eventos y marco propicio para la retirada oficial del deporte activo del Gran Campeón Teófilo Stévenson.
- Cobertura a torneos internacionales como el Manuel Suárez de Levantamiento de Pesas, el Latinoamericano de Tenis de Mesa, torneos Centroamericano y del Caribe de Levantamiento de Pesas y de Esgrima, Internacional Moncada de Gimnasia Artística, el Memorial José Antonio Huelga de Béisbol y otros que tuvieron por sede a Las Tunas en los últimos 20 años, incluyendo el segundo Cardín, acogido por Las Tunas en el 2000
- Enviado Especial del periódico 26 a los Juegos Panamericanos organizados en Cuba en 1991
- Cobertura al Torneo Internacional Juvenil de Boxeo en 1999
- En sus años de periodista deportiva ha realizado entrevistas a diversas personalidades de esa actividad, no solo de Cuba, sino del mundo; tanto atletas como dirigentes. Entre ellos destacan los cubanos Teófilo Stévenson, Alberto Juantorena, Daniel Núñez, José Gómez, Omar Santiesteban, Ángel Espinosa, Mario Kindelán Guillermo Rigondeaux, Rolando Garbey, Jorge Hernández, José Francisco Reynoso, Ramón Núñez, Julio Romero, Fernando Sánchez, Jesús Guerra, Yipsi Moreno, Pedro Chávez, Juan Padilla, Antonio Pacheco, Braudilio Vinent, Félix Núñez, Lázaro Bruzón, Leinier Domínguez, Modesto Sánchez; los presidentes del INDER Carlos Galván Vila, Conrado Martínez Corona, Jorge García Bango, Reynaldo González y Humberto Rodríguez; los presidente del Comité Olímpico Cubano Manuel González Guerra y José Ramón Fernández; los comisionados de béisbol Manuel Morales, Domingo Zabala y Carlos Rodríguez; de hockey Jesús Molina y José Manuel Rodríguez; de boxeo José Barrientos y Jorge Guzmán; de fútbol, Héctor Inguanzo, entre otros.
Entre los atletas y personalidades extranjeros entrevistados están los entonces presidentes de sus respectivas Federaciones Nacionales de Béisbol, Darío Canó del Río (República Dominicana), Oswaldo Gil (Puerto Rico) y Carlos García (Nicaragua); los peloteros Antonio Herradora (Nicaragua), Rogelio Negrón y Carlos Lówell (Puerto Rico), Orlando García (Colombia), Ronaldo Montero (Panamá) y Roberto Rodríguez (República Dominicana); la genial gimnasta, Nadia Comanecci (Rumania), etc.

MISIONES INTERNACIONALISTAS

- Misión en Angola de octubre de 1982 a septiembre de 1983, como reportero del semanario Verde Olivo en Misión Internacionalista, en la que tuvo la gran oportunidad de recorrer 14 de las 18 provincias de ese hermano país africano. Fue el más destacado de los reporteros del equipo durante toda la misión y en ese tiempo mantuvo en su periódico 26, de Las Tunas, dos secciones: “Tuneros en Angola”, con entrevistas a coterráneos que realizaban tareas civiles en la reconstrucción de aquel país y “Crónicas desde Angola”, con reseñas de las diferentes provincias angolanas, sus características económicas, geográficas, étnicas; su cultura y su historia.
En ese tiempo no solo realizó con eficiencia su labor de reportero del semanario, sino que asumió tareas de fotógrafo, introdujo la información deportiva que estaba prácticamente ausente del periódico y sobre esa temática creo el espacio especializado en el Programa en Idioma Español de la Radio Nacional de Angola, junto a su participación en tareas de carácter militar, actividades deportivas y culturales.

RESULTADOS DEL TRABAJO EN EL AÑO 2006

En el año 2006, el trabajo de Juan Emilio Batista Cruz ha sido muy destacado, al extremo de que la evaluación de Excelente conseguida en el 2002, le fue ratificada en este año.
Además, se ha reconocido de manera sistemática la efectividad de su trabajo al frente de la Comisión de Calidad del periódico, en la cual ha implantado una labor seria y acuciosa que determina la satisfacción de los reporteros cuando alguno de sus trabajos es seleccionado en cada edición semanal.
- Presidió la Comisión ampliada constituida para la selección de los trabajos para el Festival Nacional de la Prensa escrita.
- Formó parte del Jurado del concurso Crónicas del Carnaval
- Fue objeto de estimulación salarial en siete meses del año por la calidad y repercusión de sus obras periodísticas en los distintos géneros.
- Ejerció de profesor en los seminarios de técnicas periodísticas a los corresponsales e historiadores del deporte en la provincia.
- Obtuvo reconocimiento por su destacado trabajo en apoyo a la edición digital del periódico 26.
- Obtuvo cinco méritos laborales.
- Seleccionado Mejor Trabajador del Año
- Su libro De El Hórmigo a 26, Apuntes para la historia de la prensa tunera, un estudio breve sobre las publicaciones en la ciudad de Las Tunas, actual capital provincial, dedicado a los 25 años del hoy semanario 26, el cual terminó en el 2003, fue revisado y mejorado con nuevos elementos, pero aún no se ha conveniado con la Editorial Sanlope, de Las Tunas, para su publicación. En colaboración con el historiador deportivo Tomás Mesa concluyó el libro Apuntes históricos sobre el béisbol en Las Tunas y ya trabaja en el proyecto de otro titulado Estrellas del deporte en Las Tunas.
- Fue propuesto para recibir la Réplica del Machete de Máximo Gómez
- Fue propuesto por octava vez para recibir el Premio Nacional José Martí por la obra de la vida, de la UPEC.
- Propuesto para recibir la Medalla por el XL Aniversario del INDER y la Orden al Mérito Deportivo Marcelo Salado.
- Seleccionado miembro de la Comisión Provincial de Atención a Atletas del INDER y vicepresidente de la Comisión Provincial de Historia del Deporte; además de historiador del Consejo Provincial del Movimiento de Peñas Deportivas.
- Recibió el certificado de postgrado por su participación en un curso elemental de Lengua inglesa, impartido en el propio periódico 26.
- Mantuvo su colaboración de narrador y comentarista deportivo en la emisora provincial Radio Victoria y su sección Memorias (historia del deporte en Las Tunas) en la revista La Jugada Maestra, de Tunasvisión, además de que asumió la sección de anécdotas sobre la historia de la ciudad en la revista Tiempo Libre del propio canal provincial.
- Cobertura a eventos nacionales celebrados en Las Tunas, tanto de reportero del periódico como en su condición de narrador y comentarista deportivo. También difundió el quehacer de las mejores lanzadoras del martillo de Cuba, quienes realizaron su tradicional base de entrenamiento en esta provincia.
- Cobertura a la actuación de Cuba en el I Clásico Mundial de Béisbol, los Juegos Centroamericanos y del Caribe, de Cartagena de Indias, el torneo preolímpico de Las Américas y la XVI Copa Intercontinental de Béisbol, con la actuación de los atletas de aquí para las páginas del semanario tradicional y con actualización diaria en la sección deportiva de la edición digital.
- Mantiene su condición de miembro del Consejo Asesor de la Delegación Provincial de la UPEC y sigue al frente del Círculo de Periodistas Deportivos en el territorio.
- Recibió el Premio Provincial de la UPEC, entregado en el acto provincial por el Día de la Prensa Cubana, el 14 de Marzo.
Durante el año y a pesar de presentar problemas de salud, concretó con eficiencia otras tareas:
- Cobertura total a la XLV Serie Nacional de Béisbol, para el semanario y la sección deportiva del diario digital.
- Cobertura a los campeonatos provinciales y nacionales de fútbol, boxeo, baloncesto y hockey sobre césped
. Atención a la realidad del deporte tunero, con entrevistas, comentarios y reportajes de carácter crítico acerca de las deficiencias que atentan contra un mejor desarrollo del mismo.
- Atención a las escuelas deportivas, la combinación entre docencia y deporte, superación de la fuerza técnica y, sobre todo, el proceso de la universalización de la Enseñanza Superior.
- Atención informativa a los Movimientos de Corresponsales voluntarios, Historiadores y Peñas Deportivas, actividad esta última en la cual Las Tunas es Vanguardia Nacional.
. Ha cumplido todas las tareas orientadas por la Dirección del semanario 26 en el cual labora y ostenta la evaluación de EXCELENTE, el único con ella en ese órgano de prensa.

- Ha cumplido con las tareas de la UPEC y las sindicales, en la que ostenta la condición de Vanguardia Provincial.
- Recibió la condición de Destacado por su trabajo sistemático en el rescate de la historia local por el 210 aniversario de la ciudad de Las Tunas. Fue condecorado con la Medalla Conmemorativa de la Fundación de la Ciudad.
.Designado miembro de la Comisión Provincial de Béisbol

CONDECORACIONES RECIBIDAS EN SU VIDA

- Distinción Félix Elmuza (UPEC)
- Premio Juan Gualberto Gómez por la obra de la vida (UPEC)
- Distinción Raúl Gómez García (Sindicato de Cultura)
- Medalla Conmemorativa de la Alfabetización
- Distinción 28 de Septiembre (CDR)
- Sello 20 Años de Vigilancia (CDR)
- Medalla conmemorativa Vicente García (Cultura, Las Tunas)
- Distinción aniversario 40 de las FAR
- Distinción Mártires de Barbados (INDER)
- Sello José Martí (cinco años destacado) UPEC
- Sello José Martí (10 años destacado) UPEC
- Premio de la Ciudad de Periodismo en 1996
- Medalla Vanguardia Nacional-1990 (Sindicato de Cultura)
- Certificado de Vanguardia Nacional en 2004
- Premio Provincial de Periodismo por la Obra de la Vida (UPEC)-2006
- Medalla conmemorativa por la Fundación de la Ciudad,
Instituida por la Asamblea Municipal del Poder Popular en Las
Tunas, con motivo del 210 aniversario

Este artículo tiene © del autor.

2559

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 11

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3313470 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 762 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0