Portada del sitio > ESPIRITUALIDAD Y RELIGIÓN > SEMANA SANTA Y SAGRADA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

SEMANA SANTA Y SAGRADA

Camilo Valverde Mudarra

España



Un mensaje de paz y amor

La Semana Santa vuelve a descorrer las hojas del calendario en su riguroso devenir. Es santa porque santa es la celebración y sagrada la causa que trae a la memoria. El pueblo, en su fervor, ha sacralizado desde antiguo la efeméride, en que quiere recordar la Pasión de Jesucristo.

Para algunos viene a ser un periodo vacacional de asueto y festejo. No obstante, también estos saben que, por estas fechas primaverales, se conmemora un hecho terrible que soportó un hombre histórico, llamado Jesús de Nazaret, que anduvo predicando un mensaje de paz y amor, extraño y contrario al estamento, por lo que los poderes políticos y religiosos lo condenaron injustamente al suplicio de la cruz.

Entre los creyentes se observan dos claras actitudes, comprendidas en dos aspectos de la Semana Santa el externo y el interno.

Muchos, en una religiosidad sencilla, de ningún modo despreciable, en cuanto que nadie aquí puede juzgar y calibrar la profundidad de la fe, la celebran con representaciones de carácter dramático de sabor medieval o con desfiles procesionales, de gran vistosidad y colorido, cargados de liturgia significativa; pasean por sus calles pasos y tronos finamente adornados, en que distintas imágenes reproducen varias escenas de la pasión y muerte del Salvador. Ponen en ello su entusiasmo, dedican su tiempo y aman a su cristo y veneran a su virgen con pasión, como si estuvieran vivos y presentes en esas imágenes.

Otros se recogen hacia el interior del alma, para meditar y reflexionar en esa fecha anual, sobre la Pasión-Muerte-Resurrección de Cristo, el acontecimiento más trascendental de la religión cristiana. "Si Jesús no resucitó, vana es nuestra fe" ha dicho el Apóstol de los Gentiles. Es el Verbo Encarnado, que "existía desde el principio y sin el cual nada se hizo", dice San Juan en el cuarto Evangelio. El Maestro Bueno que, en el brocal del pozo da a la Samaritana el "agua viva que salta hasta la vida eterna"; el que enseñó al doctor de la Ley, que el prójimo es el herido caído en la cuneta y olvidado; el que mostró la infinita misericordia del padre que perdona y acoge al hijo pródigo; y el que perdonó al la adultera: ¿Dónde están los que te acusaban? "Yo tampoco te condeno, vete en paz".

El Siervo de los siervos que describe Isaías en los cuatro Cánticos. Despreciado, desecho de la humanidad, hombre de dolores, avezado al sufrimiento; eran nuestros sufrimientos los que llevaba, nuestros dolores que le pesaban, azotado, herido, humillado y desfigurado (Is 53,3-12).

El Mesías, Hijo Unigénito de Dios, que, por amor, se dejó llevar, como oveja al matadero, al sacrificio de la cruz, para salvar a la humanidad.

La Semana Santa, la Semana Sagrada, que todas las primaveras nos trae esta memoria, estos actos, estas reflexiones.

Camilo Valverde Mudarra

Este artículo tiene © del autor.

299

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 15

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3316491 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 772 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0