Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > UTILIDAD DE LOS DICCIONARIOS
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

UTILIDAD DE LOS DICCIONARIOS

Tras las huellas de la semántica

César Rubio Aracil

España



A juzgar por cómo se escribe en estos tiempos, los diccionarios cuentan poco en el momento de la redacción. Sobre todo la semántica, imprescindible para ajustar la palabra al significado que el/la autor/a quiera dar al vocablo, parece no tenerse en consideración. Por poner sólo un ejemplo, no son pocos/as los escritores/as que utilizan el participio, “enervado”, con la clara intención de fortalecer al personaje descrito en su relato, cuando en realidad dicha palabra tiene un significado totalmente opuesto. Leo en el M. Molier: Enervar* Pron. Perder alguien las energías físicas, el ánimo o la voluntad. Abandonarse, abatir(se), afeminar(se), apandorgarse, aplatanar(se), apoltronarse, castrar, deprimirse, desanimar(se), desnervar, desnerviar, emperezarse. *Apatía, débil. 2. Tr. y prnl. Poner(se) nervioso. Lo mismo o parecido, en el DRAE.

 Hace unos pocos días redactaba yo una estampa lírica que deseaba dedicar a mi maestro de Metáfora, Ricard Monfort. En uno de los párrafos escribí: “Como le sucede al óvulo, invadido de espermatozoides”. Ricard, a quien rogué que me corrigiese el texto, respondió en la escuela: Detalles en la prosa: como le sucede al óvulo, invadido de espermatozoides. Los espermatozoides no invaden al óvulo, lo asedian; la invasión (fecundación) la realiza sólo uno. (En ocasiones –añado- son varios los espermatozoides que pueden penetrar en el óvulo, casos de mellizos, trillizos, etc., pero lo normal es que sea uno el que fecunde el óvulo.)

 ¿Qué diferencia hay entre “invadir” y “asediar”? Veamos lo que nos dice el diccionario. DRAE. (Existen cinco acepciones, mas nos basta con destacar la primera.) Invadir: Irrumpir, entrar por la fuerza. Asediar: Cercar un punto fortificado, para impedir que salgan quienes están en él o que reciban socorro de fuera.

 Pese al esfuerzo que despliego cada vez que escribo, consultando diccionarios y textos gramaticales, no dejo de cometer errores ortográficos, sintácticos y semánticos que, cuando paso mis escritos a Metáfora para ser corregidos, quedan minuciosamente al descubierto. En ocasiones, como hoy va a suceder, me lanzo a la aventura de valerme por mí mismo, a riesgo de equivocarme. No obstante pasar por la criba del DRAE o del M. Moliner (diccionarios que tengo incorporados en mi ordenador) cada palabra de dudoso significado, no falla: el gazapo, una vez publicado el texto, se burla de mis escasos conocimientos lingüísticos haciéndome una pedorreta. Mas no crea nadie que es sólo a mí a quien le suceden estas cosas; si analizásemos cuidadosamente los trabajos literarios que se publican en Internet, nos sorprendería la cantidad de fallos cometidos por escritores/as, algunos/as de ellos/as catedráticos/as de lengua (eso si que es grave), o de poetas que no admiten rectificaciones de sus lectores/as, arremetiendo despiadadamente contra quienes osan criticar sus obras. ¿Acaso –me pregunto- no es digna de gratitud la persona que se atreve a enmendar lo corregible? ¿Por qué esa falta de humildad, cuando nuestro rico idioma demanda a gritos el respeto que merece? Sencillamente, creo, porque la soberbia no perdona –menos aún tratándose de literatura- a los/as defensores/as del diccionario. Algo parecido ocurre en pintura, música o con cualquiera de las Bellas Artes. De esta manera, quien así se comporta deja de aprender y frena a los/as prudentes.

 En poesía, de modo especial, se cometen numerosos errores al pretender salvar la rima, empleando palabras que semánticamente son incorrectas. ¿No merece la pena en estos casos, cuando la rima es difícil, calentarse la cabeza con la finalidad salvar el verso? ¿Para qué sirven los diccionarios de sinónimos y los inversos? Es más sencillo, desde luego, prescindir de ellos, además de ser muchísimo más cómodo.

 Lo dicho: para escribir correctamente es necesario padecer.

César Rubio (Augustus)

Este artículo tiene © del autor.

7642

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 8

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3644847 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 481 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0