Portada del sitio > LITERATURA > Relatos > LAGRIMAS DE ATARDECER
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LAGRIMAS DE ATARDECER

FRAGMENTO

Valentín Justel Tejedor

ESPAÑA



Al ver sus ojos enseguida comprendí, que su alma estaba completamente vacía. Sus retinas estaban fijas en el difuminado horizonte, en el cual, aparecían desdibujados entre la escasa niebla, unas marmóreas cruces, y unos apaisados lienzos de muerte. Unas aguanosas lágrimas comenzaron a brotar de sus inundadas pupilas, que al rebosar, deslizaron sobre sus pálidas mejillas unas lientas estelas de amargura.Se trataba de un inequívoco rastro de sufrimiento, que imparablemente, avanzaba entre los marcados aguanales de la ajada dermis, hasta llegar a las inmediaciones de la comisura bucal, para desde allí, sin más refugio, precipitarse con celeridad al vacío.

Simultáneamente, irrumpió en aquel proscenio de consternación, un plañidero llanto, bronco e incontrolado, que añadió sobrecogimiento al instante. Su negral vestimenta, era un símbolo más del dolor, la aflicción y el desconsuelo, que sumía a aquella mujer en la más profunda de las tristezas y pesadumbres. Nada conseguía aplacar aquellos interminables y dolientes sollozos. Cada uno de ellos penetraba en el corazón y en el ánimo de los allí presentes, como si lo hiciera el frío acero de la espada. El silencio se resquebrajaba con cada lamento, como el fragor del potente trueno en la tormenta. La tarde solemnemente vestida de tragedia, tan sólo podía cubrir con su vesperal manto, el pesar y la angustia de aquellos terribles momentos. La tenue luz del arrebolado atardecer, lentamente se desvanecía, dando paso a la lóbrega anochecida crepúscular. El racheado susurro del viento, lleno de misterio, parecía querer expresar un dramático quejido, con su acompasado cántico.

La única nota de alacridad, procedía de los jaldes crisantemos, que destilaban su inconfundible aroma, embriagando con su fragancia la desabrida noche.

Junto a los envejecidos paramentos, entre los crecidos hierbajos, interminables ringleras de enhiestados cipreses, custodiaban como marciales centinelas, el sueño eterno de las almas (…)

Este artículo tiene © del autor.

224

Comentar este artículo

   © 2003- 2020 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visiteurs connectés : 4

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3870464 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 227 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0