Portada del sitio > ESPIRITUALIDAD Y RELIGIÓN > Domingo de Pentecostés
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Domingo de Pentecostés

Camilo Valverde Mudarra

España



“Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estando los discípulos con las puertas cerradas, por miedo a los judíos, entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros». Y, diciendo esto, les mostró las manos y el costado. Ellos se llenaron de alegría, al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así os envío yo».
Después, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos» (Jn 20,19-23).

Se denominó así el día "quincuagésimo" de Pascua, el de la "Pentekoste", la solemne clausura de la Cincuentena Pascual, en evocación del don del Espíritu, que "lleva a plenitud el misterio pascual"; culmina la glorificación de Jesús, tras conmemorar la Muerte, la Resurrección y la Ascensión.

Desde finales del s. IV, "Pentecostés" marca la fiesta de la venida del Espíritu Santo a los Apóstoles. Se honra de modo especial la tercera Persona de la Stma. Trinidad. Yo os enviaré El Espíritu, cuando suba al Padre. "No había venido el Espíritu, porque Jesús no había sido glorificado" (Jn 7,39). El Espíritu transforma a los Apóstoles en testigos enérgicos, en predicadores decididos del Evangelio. Es en la Iglesia un principio vital que le hace crecer, expansionarse, manifestarse, irradiar al mundo la presencia salvadora de Jesucristo.

El evangelio de hoy se centra en el Espíritu, don pascual de Cristo Resucitado. "Al anochecer de aquel día", "el primero de la semana", como en el Génesis (cf. 2,7), se inicia la nueva creación y alianza. Jesús exhala su aliento y les comunica su Espíritu. El Resucitado actúa en la comunidad con el poder y la actividad del Espíritu, que manifiestan la misión que los apóstoles han recibido de Cristo. Los discípulos revivieron y quedaron transformados, recreados; superando miedos y tristezas, empezaron a ser hombres nuevos.

En Pentecostés, el Espíritu hace que el pequeño núcleo salga al público y emprenda su labor. La misión de los discípulos es anunciar el don de la reconciliación y de la paz. Aquel día sabréis que yo estoy con mi Padre, vosotros conmigo y yo con vosotros (Jn 14,20). Ese día, toda la comunidad creyente recibe el Espíritu y el encargo de Jesús: Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. Han de continuar la tarea emprendida por Jesús con la energía del Espíritu, que hace, a los cristianos, signo visible de gracia y de salvación.

San Juan señala el saludo, «Paz a vosotros». El don de la paz es ahora la paz mesiánica prometida para los tiempos escatológicos. Paz, que aporta el perdón por la infidelidad durante la pasión y la superación de la incredulidad y del miedo. Jesús les muestra las llagas para que comprueben que es él mismo, el que fue crucificado y que vive. El Evangelio es la gozosa proclamación de esa identidad: Jesús, el que padeció y murió bajo Pilato, es el Señor. Con esta alegría han de anunciar a todo el mundo que han visto al Señor y que vive. Dar la paz identifica a Cristo Resucitado, quien da el Espíritu y la misión a los discípulos. Donación y misión están íntimamente unidas; por ellas, son consagrados y enviados, para ofrecer la vida y salvación a los que quieran creer. Jesús ofrece la paz verdadera en medio de los peligros y de las persecuciones; la paz de los testigos, la paz y el coraje del que predica el Evangelio y confiesa que el mundo no la puede dar; la paz que es la síntesis de todos los bienes

La celebración del don del Espíritu exhorta a vivir la fe con fortaleza y entrega, con el amor y la alegría de los hijos de Dios, salvados por la sangre derramada con amor infinito y llenos del aliento del Espíritu fuente de vida. El creyente en Jesús se siente unido a Cristo y al Padre; en Pentecostés, el Espíritu de Jesús y del Padre se posesiona del creyente; y, así, ve que puede entenderse con los otros, y la Babel de la confusión da paso a la comprensión, a la toma de conciencia de que todos formamos un solo cuerpo.

Ante la presencia de Jesús, los discípulos cambian y reconocen al Maestro de siempre, con el que habían convivido y al que se habían entregado. Jesús les devuelve la paz y los convierte en sus enviados, como Él lo había sido antes por el Padre. Surge así la comunidad creyente, la Iglesia, caracterizada por el Espíritu de Jesús y del Padre. El viento fuerte de Dios llega con su ímpetu, arrastra, libera, refuerza y fortalece; ese viento es aliento, ese Aliento es Dios, Dios, que se posa sobre cada uno de nosotros, para que proclamemos su mensaje y propaguemos su amor, el amor que da a quien lo necesita, el perdón, la paz…

Esta perícopa de San Juan es especialmente significativa; el valor de ejemplaridad del inicio de la Iglesia reside en que los problemas le llegan del propio marco de las creencias religiosas, no del mundo civil. La Iglesia es la reveladora de Jesús y, por tanto, de Dios; esta misión la cumple por tener el Espíritu de Jesús y de Dios. La comunidad cristiana, alentada por el Espíritu vive la unidad dentro de la multiplicidad, porque se sitúa en una realidad que transciende a los individuos. Por eso, es referencia de esperanza y vía para ir al Padre. El Espíritu une a los discípulos con su Maestro, con su Señor Resucitado.

Camilo Valverde Mudarra

http://blogs.ideal.es/PoemasySonetos/

http://camilo.blogcindario.com/

http://camilovm.blogcindario.com/

Este artículo tiene © del autor.

542

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 8

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3356089 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 628 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0