Portada del sitio > LITERATURA > Cuentos > NOSTALGIAS DEL FUTURO (1)
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

NOSTALGIAS DEL FUTURO (1)

Adrián N. Escudero

Argentina



A los visionarios y pioneros de todos los tiempos... (2) En especial, y en el Día de los Abuelos (San Joaquín y Santa Ana) a mis amados nietos Nicolás Alejandro, Sofía y Facundo Gabriel, y a los por venir: los dueños del mañana…

1. Pesadillas

- La casa no estaba sola.

El rumor de viento radiactivo penetraba los rincones y esquinas de sus muros. El polvo del descuido la había cubierto sin sorpresas de una blanca ancianidad...

Los muebles estaban quietos y sucios. La cámara del descanso estaba quieta también. Y la cámara de los aromas. Y a cámara de los mensajes y los libros. Y la cámara de los juegos e invenciones...

Todo estaba inmóvil. Más inmóvil que nunca, excepto por aquella silla de crujidos ancestrales.

De ahí que, la casa, no estuviera sola.

- Había tibieza en su interior.

A pesar del viento gélido, rebuznante y mortal que forzaba invisibles aberturas, todo se mostraba invitante, acogedor...

Y si alguien hubiera penetrado de improviso en ella escapando de los copos de nieve y radiación que fantaseaban la atmósfera, los árboles y las piedras, habría deseado toparse con el aroma alegre y dulzón del tabaco quemándose como en un rito haitiano, en una tosca, dura, pero no menos importante pipa de madera. Como en los días verdes, verdes y azules...

Los días de los buenos tiempos. Los del Paraíso terrenal.

Más nadie entraría en la casa de tal modo.

Imposible.

Sin embargo, la casa no estaba sola.

- Los ojos claros y serenos se abrieron.

Casi con tristeza y desesperación giraron hasta dar con el resplandor del amanecer.
Unas manos toscas, duras y torpes descorrieron la lluvia de hilachas amarillas que ocultaba el albor de la mañana. Y los ojos vieron que el mundo despertaba nuevamente gris en aquel día.

Después se cerraron.

Unas lágrimas casi reales empañaron –como antaño- el rostro tosco, duro y torpe como las manos. Afuera, la nieve y el soplo radiactivo que durante cien años azotaran al planeta, habían dejado un cielo plomizo, encapotado...

Las manos toscas, duras y torpes intentaron borrar, con una especie de orgullo, las fisgonas y pensantes líneas que cruzaban sin prisa la grotesca faz de aquel hombre.

Luego, los ojos se abrieron. Miraron el silencio de la casa pequeña y preñada de sombras al posarse con suavidad en los marcos de la ventana.

Allí se quedaron, mirando y esperando. Esperando que un sol aguerrido y estrenado fundiera la piel del mundo, quemando las grises auroras que herían su desierto polvo. Esperando que en los brazos cuarteados y avezados de los árboles, volvieran a desperezarse, junto a las flores, millones de hojas y de pétalos ardientes de luz y color. Esperando que las crías animales irrumpieran de huellas los olvidados bosques de la Tierra. Esperando que los laberintos tejidos de estrellas y luciérnagas campestres, bordaran los sueños de los hombres con mágicos poemas y cuentos aleccionadores. Esperando que los días grises murieran germinando días verdes, verdes y azules. Como en los buenos tiempos… Los del Paraíso terrenal.

Después, morir...

Pero, si aquello era cierto, si en verdad se trataba de El Viviente, del primero y último hombre sobre la tierra, sus ojos se nublarían viendo días verdes, verdes y azules...

Alguien habría de entenderlo. Entonces, no se cansaría de esperar.

Alguien aflojaría la escarcha y las rocas que amurallaban los cielos en nubes grises.

Y lloraría.

Con libertad. Con alegría. Como sólo un fantasma o un robot, llamado Adán, podría hacerlo.-

2. Ensueños

- Hoy como nunca, en este año, los roquedales se erizaban de albatros y gaviotas.

Como reyes en sus tronos los cuellos enhiestos de las garzas presidían aquellos reinos de piedra; estatuas lavadas por el agua cristalina del mar... Hoy como nunca, en este año, más verde y azul, sin algas empalagando las infinitas aristas de sus rocas solitarias, o amuralladas contra la pared costanera que circunvalaba un pedazo de la afamada costa este...

Hoy como nunca, papá regresó feliz de haber convivido unos minutos, en la barra de los pescadores, con aquellos hombres sencillos y rudos que enhebraban redes para sus barquillos ocres y ensalecidos, y desollaban brótolas para ofrecerlas al mejor postor...

Hoy como nunca los veleros y los yates amanecidos en el puerto estival, irguieron sus mástiles de acero para hacerlos brillar, con orgullo de vigía, entre un racimo de velámenes entretejidos en la espesa mansedumbre de la llanura azul...

Hoy como nunca antes, papá olvido ir a Misa y no sintió culpa por ello. Supo que Dios lo había traspasado, eucarísticamente, al sentirse como transportado al futuro viendo, a su izquierda, abajo, a ese conglomerado de piedras trapezoidales desmayadas sobre el perfil curvo de la extensa cintura portuaria donde suspiraba un faro bucanero... Sin tiempo ni medida. Sin calendario. Sólo el rito de la vida bombeando feliz su alegría nueva en las arterias henchidas de un corazón vagabundo...

Hoy como nunca papá se dejó mecer por el mar ondulante y nadó, desde un espigón a otro, sobre la montura de unas olas traviesas, y caminó marcando sus huellas por la arena húmeda brotado de sol; levantando la cabeza primero para cegarse con su luz, y bajándola enseguida para espiar tesoros de ostras y mejillones disputados por el certero apetito de las palomas del mediodía costero...

Si, hoy como nunca, en este año, papá aprendió a armar una caña de pescar y a colocar una carnada, y no fue una peluca de mujer bañista ni una gaviota extraviada en el mortecino atardecer lo que pescó, sino una pequeña y desnuda corvina que liberó pronto devolviéndola al mar y a la existencia, gozoso en su intimidad por aquel breve milagro del encuentro entre dos especies vivientes que se unieron, en un instante, por el flash de una fotografía familiar, y supieron despedirse, a su modo, con una sonrisa en los labios...

Hoy como nunca el océano se aquietó luego, enorme y plano, en un silencio profundo escondido en la noche detrás de una flota de gaviotas nocturnas patrullando en círculos aquella inmensidad acuosa, y de las almenas descoloridas que, en fila, contorneaban los arabescos de la costa oscura y serena, pespunteada a lo lejos por una corola de luciérnagas artificiales que anunciaban, con su rumor de vida humana, la cercanía de la ciudad balnearia...

3. Esperanzas

- Ahora, vamos en busca de un nuevo Nacimiento...

Si, hoy como nunca papá había estado angustiado y triste, y aceptado tomar la píldora de la felicidad que Ellos entregaran a los primeros colonos de este soñado planeta, a fin de ayudarlos a superar la crisis de desarraigo que, en forma inevitable, y, a pesar de la preparación a la que fuéramos sometidos, todos, alguna vez, sufriríamos...

Yo disfruté junto a él la holografía de sus ondas cerebrales activadas por esos recuerdos hermosos, de cuando la Tierra todavía era capaz de asegurar al hombre un destino de trascendencia... Nunca pude saber de qué pesadilla se quejaba, sino hasta muy grande; cuando, ya viejo, conjeturó el principio del final de la especie humana. Fue cuando nos confesó de dónde veníamos. Del último esfuerzo que, Adán, El Viviente, había hecho para rescatar de su completa desaparición, a los últimos ejemplares, como nosotros, de la especie humana que, como autómata o androide pensante, le había dado “vida”... Papá nos dijo ya casi muriendo, que las últimas palabras del Ancestro al dar energía a las máquinas que programaron la huída de un planeta destruido por la desidia del hombre, fueron, “nobleza obliga”. Luego, también él apagó sus ojos eléctricos -para siempre-, esperanzado en que, desde Marte, todo volvería a comenzar, y, un día, no tan lejano, la Tierra volvería a recuperar su capa de ozono y a proteger la crianza de sus hijos y nuevas especies, del escarmiento recibido justamente por el Padre Sol...

Pero ahora, afuera, detrás de la ventana oblonga de nuestra polarizada campana hogareña, el polvo rojizo marciano danzaba sin prisa al compás de su giro gravitatorio. Pronto la noche aturdiría su largo crepúsculo, y, entonces, el resplandor acerado de los cohetes y antenas receptoras se confundiría en un abrazo fraterno con la multitud estelar de ignotas estrellas que parpadeaban sin cesar, como fogatas suspendidas en el abismo negro del cosmos...

Después, sonaría la sirena.

¿Y mamá? Y mamá, también feliz, acariciaría su vientre embarazado, apagaría las luces, y todos, excepto la guardia de turno, nos iríamos a descansar...

ooOOoo

(1) - La actual versión, preparada –prima facie- para formar parte del Libro “DOCTOR DE MUNDOS III – Los Espaciales” (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica). En desarrollo. La Botica del Autor (Santa Fe, Argentinas), 2005/2008, se integra de tres partes. Las dos últimas, “Ensueños” y “Esperanzas”, fueron escritas en Piriápolis (Uruguay), 23-01-04 (Texto ajustado al 24-06-04 y al 26-07-08). Dichas partes dieron lugar así a la versión original de “NOSTALGIAS DEL FUTURO”, que actualmente participa del Libro “DOCTOR DE MUNDOS II – Visiones Extrañas” – Colección de Ficción Conjetural y Metafísica. Inédito. La Botica de Autor. Santa Fe (Argentina), 2003-2008; y cuyo desarrollo resultara seleccionado en el Género Narrativa para la Antología “Poetas y Narradores Contemporáneos 2004”. Editorial “De los Cuatro Vientos”, Buenos Aires, 26-02-04; y publicado en el Suplemento Cultural “La Palabra” - Diario “La Opinión” (Rafaela – Provincia Santa Fe), 20-03-04; así como en el Suplemento La Opinión On Line - Rafaela (Rafaela – Provincia Santa Fe), 25-03-04. Obtuvo además la Mención especial en el Certamen de Cuento Breve “Gastón Gori” 2004 (Santa Fe, 09-05-04).-

(2) - Homenaje al amartizaje del Spirit el 2 de enero de 2004.-

(3) - Como relato individual, la primera parte de la actual versión de “NOSTALGIAS DEL FUTURO”, “El Viviente”, integra la versión ajustada del Libro “LOS ÚLTIMOS DIAS” (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica), cuyo texto original (bajo el título de “El Hombre”) fuera publicado en 1977 por Editorial Colmegna SRL (Santa Fe, Argentina), así como 25-12-2005 por el Magazín virtual MUNDO CULTURAL HISPANO (Círculo literario de Alicante – España – Director: Denis Roland-España).-

P.-S.

ADRIAN N. ESCUDERO – Santa Fe (Argentina). Breviario curricular: Autor de los libros de cuentos editados: “LOS ULTIMOS DIAS” (Colección Ficción Conjetural y Metafísica) (Edic. Colmegna S.A. - Santa Fe-Argentina, 1977); “BREVE SINFONIA Y OTROS CUENTOS” (Colección de Realismo Mágico) (Edic. Colmegna S.A. - Santa Fe, Argentina, 1990) y “DOCTOR DE MUNDOS I – EL SILLON DE LOS SUEÑOS” (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica) (Edic. Vinciguerra S.R.L. - Buenos Aires, Argentina, 2000); así como, entre otros, de los libros de cuentos inéditos concluidos: “NOSTALGIAS DEL FUTURO” – Antología Fantástica (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica (La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina, 2005); “DESDE EL UMBRAL – Terrores Cotidianos y de los otros” (Colección de Horror). La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina 2006/2007; EL REINO DE LOS SUEÑOS (Crónicas de Relatos y Poemas Prestados – Libro Homenaje). Colección de Crónicas Oníricas). La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina 2005/2008 y “DOCTOR DE MUNDOS II – VISIONES EXTRAÑAS” (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica (Inédito. La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina, 2003/2008); “MUNDOS PARALELOS y Otros Cuentos” (Colección de Realismo Mágico). La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina 2004/2008; “EL EMPERADOR HA MUERTO y Otros Relatos” (Colección de Realismo Mágico). La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina 2005/2008); y de los libros de cuentos inéditos en desarrollo: “Doctor de Mundos III” – LOS ESPACIALES (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica. La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina 2005/2008); “APOCALIPSIS BANG y Otros Cuentos para un Semáforo” (Colección de Microrrelatos). La Botica del Autor (Santa Fe, Argentina 2006-2008); y “ATILA y Otros Cuentos de Abecedario” (Colección de Realismo Histórico). La Botica del Autor (Santa Fe, Argentina 2007-2008): todo sobre relatos con copyrigts en magazins locales, nacionales e internacionales y/o inscriptos en la Dirección Nacional del Derecho de Autor (Ministerio de Justicia y Culto de la Nación).

Datos personales: Domicilio particular: Obispo Gelabert 3073 – (3000) Santa Fe (Argentina) – L.E.. Nº 8.467.257 - Te.: (0342) 455-4811 – Contador Público Nacional (1975-FCA/FCE-UNL) y Magíster en Dirección de Empresas (CT-1998 – UCSF/UCC). Miembro de la Asociación Santafesina de Escritores (ASDE – 1978); Sociedad Argentina de Escritores (SADE-Santa Fe, 2004); Asociación Cultural “El Puente” (Santa Fe, 2004); Instituto de Cultura Hispánica de Santa Fe (Argentina) (2006) y RED MUNDIAL DE ESCRITORES EN ESPAÑOL (REMES) (España) (2007).-

Blog Personal: Narr-Arte (en desarrollo)

E.mails:
adrianesc@fibertel.com.ar
adrianesc@hotmail.com
adries.escudero@gmail.com}

JULIO 2008.-

Este artículo tiene © del autor.

351

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 5

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3336325 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 606 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0