Portada del sitio > LITERATURA > Crítica Literaria > TERRITORIOS COMPARTIDOS - CONTINUACION: PARTES III y IV/IX
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

TERRITORIOS COMPARTIDOS - CONTINUACION: PARTES III y IV/IX

(O el Reino de la Intimidad de ZULEMA E. SAUS)

Adrián N. Escudero



III

Ahora el tercer capítulo del Pergamino de la Vida, irrumpe en nuestro viaje por la casa-Libro, mientras ese sol que ha venido acompañando nuestros pasos curiosos y llenos de sorpresas, resulta acechado por unas nubes de desconcierto… No obstante, los primeros metros resultan alcanzados por la plenitud de sus rayos de felicidad, y la imprevista pregunta de alguien hacia Zulema, nos hace girar precisamente hacia el lado donde la habitación amenaza con volverse oscura. Es una voz extraña, cuyo español aparece desmañado aunque no desvirtuado. La voz interroga: “-¿Usted es la Sra. Zulema Saus?”. “–Sí”, responde ella. “-La estamos llamando de Buenos Aires, de la Embajada Rusa”. “-¿De dónde?”, demanda sorprendida. “-De la Embajada Risa”, insisten en aquel castellano enrevesado. “-¿De la Embajada… Rusa?”. “-¡Sí, señora. Para comunicarle que fue seleccionado en segundo lugar a nivel nacional, su “Ensayo sobre la Paz”; por tal motivo…”. No era una broma. Cacho sería el responsable. Lo comprobó. Cacho era el responsable de haber impreso el ensayo filosófico y enviado bajo seudónimo al certamen de Buenos Aires…Saus, casi me soltó de la mano en aquel instante… Sonreía feliz. Y recordó lo que Cacho dijera, sentencioso, al respecto: “Te felicito (…)(y) vos: ¿qué querías?, ¿guardarlo de reliquia?

Ese recuerdo inolvidable, no sólo por lo que el galardón significaba en sí mismo, sino por la temática que había abordado y fuera, como ella, reconocida (la Paz), le permitió ingresar en el temido cono de sombra, que, en un momento determinado, supo volverse tornado sobre la tierra de los recuerdos o tromba sobre el mar de la nostalgia… La agitación de las aguas del torrente Cedrón, pudo escucharse del otro lado del Monte donde esta el Huerto... Porque en la vida del cristiano, siempre hay, como aludiéramos anteriormente, un Huerto de Getsemaní esperando la cruz de la traición...

Y creo que hubo una frase que lo condensa todo; todo ese tiempo de tribulaciones que marcaría para siempre a una generación de argentinos: “-Usted, señora, hace pensar mucho a sus alumnos…”, le dijo el Rector de una Universidad. Al otro día no pertenecía más a su planta de personal docente. Contrato “discontinuado”. Y en el fango de las ideologías extremas y los escritorios invadidos por un ejército de ocupación, pulcramente ordenados por gerentes civiles a hombres uniformados, quedaron sepultadas sus esperanzas de ascenso al cargo de Directora del Centro de Documentación e Información Educativa del Ministerio de Educación. “Dos amigas bibliotecarias me ayudaron mucho explicándome todas las reglas de Bibliotecología. Tuve que estudiar interminables Leyes, Decretos y Reglamentos…”, y que una tardía (2005) reivindicación literaria supo consolar casi 20 años atrás, cuando tomara conocimiento de un relato o “cuento” del Cacho titulara sobre lo sucedido aquella vez: “El Concurso” (16Ç

No pudo haber justicia. Ese Sol había sido cegado por las tinieblas de la intolerancia, con otra simple y contundente frase: (El Juicio a la Provincia jamás podría haber sido iniciado, porque el “proceso militar” no andaba con vueltas para algunas cosas. Amenazaron: “-Pueden perder ambos sus trabajos, tanto docentes como de empleados públicos”. Una historia que muchos argentinos no lograron concluir en vida; pero sí Zulema, quien después “de esa entrevista –con el Ministro, Capitán de Corbeta-, taquicardia de por medio, pero muy bien disimulada, (cruzó) de la vereda del Centro Cívico, a la del Parque del Sur y cuando (llegó) a casa, (se desplomó), resonando aún en su mente el ardor de la injusticia a la que había sido sometida, y para la cual sólo había tenido una sola y sólida posición: “Sabe usted, señor, tiene mucha razón en no aceptarme como integrante de su gabinete y le agradezco el reconocimiento de su parte por mi capacidad. Le explico mis razones: si los roles estuvieran cambiados, yo tampoco lo aceptaría a usted, porque tenemos proyectos total y absolutamente incompatibles. Actuamos movilizados por valores o conductas éticas divergentes”… Y presintió la sonrisa gozosa del Cristo vivo y perseguido, sacerdote Gustavo Vietti, apodado ¡Tercermundista!, titular de la Cátedra Universitaria de Teología. Sí, el Tabito, tan amado “que nos casó, bautizó a nuestros hijos y nos enseñó a darle una segunda lectura al Evangelio”, la visitó en conciencia especialmente cuando, hospitalizada a la semana siguiente del encontronazo ideológico, sufriera su primera somatización intestinal y consecuente intervención quirúrgica…

Y pensar que, por estos días en que, llamado a ser crítico de su obra, me he transformado en cronista de una cronista anecdótica autobiográfica, la cercana y anual Memoria del fatídico “24 de marzo de 1976”, vino a asaltarme y a estremecer otra vez mis huesos prestados... Una etapa ominosa que dio lugar a mi relato “Corte de Uñas” (17) , dedicado a “A los militantes de la Vida. En especial a los que supieron o pudieron sobrevivir…”.

Fue a consecuencia reciente (el 19 de marzo de 2008), cuando a instancia de un amigo del alma y hermano en la fe, di a conocer por correo electrónico el extraordinario y sufrido poema de Marta Goddio (18) , recibido ese mismo día, y que decía: “Aquí estoy... // Aquí estoy, presente, desde hace… treinta y dos años: /un retazo de bandera flameando en las pancartas/ entre estos treinta mil rostros que se agitan incesantes/ al filo del viento que tajea y deshilacha los anhelos/ nublando de dolores los cielos de esta Patria. // Aquí estoy: presente y condenado eternamente/ a gesticular la mueca que reclama a tu memoria/ que no olvide nuestros nombres/ y el de nuestros verdugos. //Aquí estoy, como el resto, contemplando silencioso/ cómo se diluyen los ecos de nuestras voces/ mientras el rocío y la lluvia destiñen los retratos/ llevándose los vestigios de nuestra tinta para escribir/ cada una de las propias historias con los colores/ de los amaneceres que nos robaron/ y con ellos trazar nuestras huellas en las calles/ que no pudimos caminar,/ en las flores que nos privaron de admirar,/ en las alas de las palomas que de plaza en plaza/ van buscando –silenciosas y perseverantes-/ a quienes por siempre serán nuestros niños,/ escoltando en la ingenuidad de sus miradas nuestras palabras. // Aquí estoy –como el resto- desde hace treinta y dos años/ Viendo cómo se multiplican las ausencias.../Viendo cómo el tiempo teje y desteje los sueños envueltos/ en los pañuelos hartos de las lágrimas de todas Nuestras Madres.// Aquí estoy: presente, como el resto, con las llagas intactas./ Soy uno...soy cien... soy mil.../Soy los treinta mil trozos en que quebraron nuestra estrella./Sin embargo, aun desde nuestros despojos, iluminamos.// Soy...Somos, mucho más que simples números naturales/ aniquilados por la soberbia de los irracionales:/Somos los oscuros, los inmortales espectros de los cobardes/ de los traidores, de nuestros torturadores y asesinos./ Y somos el Pan y el Vino gestado en el más cruel e injusto sacrificio/ resucitando en cada uno de quienes cada día, /simple y cotidianamente, nos comulgan y nos nombran”.

Entonces, con motivo del solidario compromiso asumido de memorar la aciaga pérdida de la Democracia en nuestro país durante un largo y cruento período, la necedad de la ignorancia, la blasfemia de la soberbia o la ingenuidad de los que no se interesaron por ver el bosque y creen haber actuado con sensatez desde la visión unilateral infundida (e infundada) por sus intereses personales; y de la mano del astuto usurpador de la verdad Verdadera que todo lo trastoca y enreda, vino a posarse sobre mi escritorio de trabajo una queja tan destemplada como injusta, que decía: “Adríán: no termino de vislumbrar bien el tema del asunto: “24 de marzo de 1976 - Por la Verdad, la Justicia y la Memoria”; ¿en serio que va por la memoria de “todos”? También, por ejemplo, por la memoria de la hijita del mayor Paiva, la que mataron o por la otra que dejaron ciega?, y de lo que ocurre ahora, (porque a no engañarse, que éstos son astilla de un mismo palo) en este mismo momento, y de los que luego no sé si tendremos en la memoria, la secuestrada, violada y torturada Ingrid Bentacourt? Ahora, si es por un solo lado de la memoria, ¡qué lástima!!!!!!!!!!!, los grandes seguimos sin aprender nada (...)”.

Allí sólo atiné a pensar que, por tratarse de una pregunta con respuesta incluida… no ameritaba mi respuesta, so pena de generar un diálogo de sordos o un sofisma, aún entre amigos de cuyo nivel intelectual era dable esperar capacidad para distinguir el trigo de la maleza. O que merecería una respuesta tan larga como la cantidad de páginas escritas por reconocidos periodistas e historiadores locales, nacionales e internacionales, sobre lo sucedido en aquella época, ampliada también por las imágenes y reportajes televisivos que se conservan en los archivos oficiales y privados de los medios de comunicación de la Nación, sin contar con lo actuado por la Justicia Argentina al respecto... Una pregunta con respuesta incluida, que el quejoso concretaba en una agraviante afirmación contra un amplio sector de la comunidad nacional; sentencia que, sin tapujos, sostenía al fin de cuentas, nosotros (los grandes, los adultos) no habíamos sabido ni supimos aprender nada de lo por entonces vivido y sufrido mortalmente... Allí, sin respuesta súbita, sólo me planteé la enorme dificultad que conllevaría ponerse de acuerdo con algunos argentinos, todavía, y a 32 años de aquellos graves acontecimientos comprobados y demostrados en casi todas sus aristas...

Luego, puesto en oración, contestaría intentando no caer en hipocresías, una respuesta que involucrara a “todos”: “(...): (Dijo el Señor: "Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Pero no como el mundo la da... Porque el que quiera ganar su vida, la perderá; pero aquel que la pierda por causa del Reino de Dios y su Justicia, vivirá eternamente"). (Es que) A veces, la verdad (de la realidad) es como la lluvia (y) nos moja por partes. Entonces, depende... Cada cual sabrá medir y analizar en instancias, niveles y sustratos de experiencia y sueños, lo vivido y sufrido en aquella época. Y rezará para que "Nunca más" vuelva a repetirse. Un abrazo fraterno. Dios te bendiga, te proteja, santifique y te conceda la Paz... Adrián”.

Y luego, un segundo intento de respuesta sobre los alcances de aquel inaudito 24 de marzo de 1976, también desde el plano de la fe, mediante el envío al cuestionante del Poema "Jesús y Barrabás": Este ladrón es Jesús,/y este ladrón Barrabás./¿A cuál de los dos queréis / que os entregue en libertad?/Es necesario elegir,/ por toda la eternidad,/ entre un ladrón verdadero/ y este ladrón de Verdad. // ¿Queréis que os suelte a Jesús?/ -¡Suéltanos a Barrabás!/ El uno roba los bienes; el otro la voluntad;/ aquél para su provecho;/ Éste para nuestra paz;/ el primero por malicia;/ el segundo por bondad;/ Jesús, para nuestro bien;/ para su bien, Barrabás. / -¿Queréis que os suelte a Jesús?/ -¡Suéltanos a Barrabás!/ El uno por lo de aquí,/ y el otro por lo de allá;/ cada cual según su amor;/ cada cual según su afán;/ ambos despojan al hombre/ de su vida y su caudal;/ Barrabás, de todo el oro,/ y Jesús de todo el mal. // -¿Queréis que os suelte a Jesús?/ -¡Suéltanos a Barrabás!/ Los dos esperan al hombre/ sin cansarse de esperar:/ Barrabás días y noches,/ Jesús una eternidad;/ cada cual a su manera;/ cada cual en su lugar./ Uno en las encrucijadas,/ y otro, en la cruz de la Verdad”. (19)

Y al cabo, como a las tres negaciones de Pedro, una tercera respuesta que señaló al recurrente y, de mi parte: “No obstante, (...), al darnos el Señor el mandamiento nuevo del amor, nos pidió que amáramos a nuestros adversarios, enemigos y perseguidores. Que amáramos a Barrabás... Pero que, como enseñara el P. Agustino, José Guaglianone, aprendiendo a separar a la persona del pecado. A la persona, aún al más asesino de todos se le ama –con uniforme o sin él, porque los hay de guante blanco en el fariseísmo criollo del que formaban y ¿siguen, calladamente, formando? parte; porque es Cristo sufriente y mutilado quien también mora en él (“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”; rezó por los que “creían” defender a “Dios”, mientras, ciegos, masacraban a su Hijo, el Verbo encarnado)... Pero al pecado que lo arrebata en la sinrazón, se lo combate. En realidad, toda nuestra realidad es el teatro de operaciones entre el bien y el mal. De lobos disfrazados de corderos, y de corderos ido, como Jesús, al matadero. La lucha sobrenatural de los Ángeles del Señor y de los ángeles demoníacos del Innombrable, tiene su carpa en esta tierra. Por eso el Hijo Único de Dios se encarna, libra la lucha en el terreno del espacio-tiempo, y obtiene la victoria desde lo natural a lo sobrenatural... Destruye la muerte, consecuencia del pecado, y redime al pecador (al arrepentido, al contrito, al hombre de buena voluntad)... Amar hasta que duela, nos enseñó también la M. Teresa de Calcuta... Sí, hay cruces puestas por Dios en los hombros del hombre (para su purificación y santificación); pero hay cruces puestas por los malvados en los hombros de la Humanidad (porque está escrito: “No puede servirse a dos señores”: no puede servirse a Dios y a los Imperios dominados por el -poderoso Caballero Don Dinero; porque se atenderá a uno y se abandonará a otro”... Sólo hay que saber distinguir, con la ayuda del Espíritu Santo, quién es quién en esta batalla (el buen combate, al que aludía San Pablo), hasta el Fin de los Tiempos... ¡Ayúdanos Señor, a resucitar contigo en el Amor y la Paz! (pero como Tú la das, no como el mundo la promete: "Pues, no he venido a traer la paz -de los hipócritas- sobre la tierra, sino la espada -de la justicia y la Verdad-; y, por causa de Mi, los hombres se dividirán... Pero no será sino al fin que se separará la paja del trigo. Entretanto, ustedes sean buenos con todos. Así como su Padre que está en el Cielo es bueno con todos, y hace salir el sol sobre buenos y malos"... Te dejo otro abrazo fraterno (...), sabiendo que Dios es Unidad en la Diversidad. Adrián”.

Habiéndome escuchado, Zulema asintió en silencio, acarició mi cabeza como una madre, y fui entre sus dedos de mujer guerrera un niño más de los suyos, mientras perdía su mirada de ocaso y joven militante docente, en aquella oscuridad que, ese sol cuya luz ansiaba, volvería ni bien abriera el próximo capítulo de su vida-Libro o Pergamino del Alma...

IV

Ahora, Zule se viste de alumna y de docente, y hace pública sus experiencias educativas más enriquecedoras, desplegando el cuarto capítulo de su Pergamino del Alma. (20)

Porque Zulema Estela Saus fue no sólo, por su innata vitalidad, una mujer enamorada de una Casa sin Murallas, en cuanto a realidad familiar refiere, y según podemos constatarlo en el cronograma (21) que ha dispuesto en sus amplias paredes de afecto y generosidad, sino una Habitante de “Extramuros”. Alguien que supo comprender a la Pequeña Iglesia Doméstica como una inmejorable escuela de formación y expansión hacia la Gran Familia Humana, a la que había que socializar –ergo, en un sentido no ideológico, sino sociológico de la palabra, enseñando “a favor de la comunicación y del diálogo, de la solidaridad y de la comprensión, de la paz y de la libertad” - desde una actividad tan indicada como notable para ello: la educación.

Y me señala con el dedo índice de su mano derecha –porque con la izquierda, la del corazón, tiene sujeto mi boleto de tráfico por los carriles de su intimidad-, uno por uno, a varios establecimientos escolares:

- Ahí, ¿ves, Adrián?: la “Escuela Belgrano”, y la señora Isabel de Passet y la señora Lidia Alcántara de Bong-Schmidt... Ellas nos enseñaron a trabajar en grupos, a investigar, a transferir conocimientos y a expresarnos con mayor precisión. “¡Qué importante! ¿Estudiar de memoria? Jamás”...

- Por otro lado, allí, a un costado del horizonte sin nubes ni ocaso, Zule me muestra el magnífico edificio de “La Escuela Normal”, y los entretelones de sus ciclos básico y superior; y a la señora de Rubio (“para que Zulema aprendiera un poquito, sólo un poquito de inglés”), y a la paciente señora de Álbaro (“... para que yo pueda resolver los problemas más difíciles de Matemáticas”), y al cariñoso profesor de Anatomía, mi Pediatra, el Dr. Bonacci... Hasta introducirme a las magistrales clases de Ema Guastavino, Dra. en Derecho, y de Chiche Morresi, Profesora en Ciencias de la Educación, y a una disyuntiva clave para mi futuro: “Entre las dos, se presentó mi encrucijada: Abogada como quería papá... o Psicóloga, como lo deseaba yo...”; conclusión: “Ni lo uno, ni lo otro: Profesora en Ciencias de la Educación”...

- Luego vino su “paso por el Conservatorio de Música”, y el homenaje a su maestra de piano, la señora Electra Ibañez de Cabrera: “El primer día de clase, cuando apenas cinco años tenía, me tomó cariñosamente las manos y muy suavemente me acarició, uno por uno, los dedos de las mismas. ¡Qué subliminal su forma de comunicarse! ¿No? (...) Sé que lamentó mucho mi partida del Conservatorio, a los catorce años. Pero ella supo transferirme el gusto por la buena música, por los clásicos y me educó el oído”...

- “Bueno, Adri (¿puedo llamarte así?)”... “Por supuesto”, respondo (en el fondo sólo soy un niño con pantalones largos y el pelo canoso por esas bromas que el tiempo suele jugarnos, de tanto en tanto). “... Ahora tienes que levantar un poco más la cabeza. Se trata de la Universidad Católica de Santa Fe y de la Universidad Nacional del Litoral, así como del Bachillerato acelerado para Adultos” (como Docente y Alumna)...

Y se explaya: en la Católica, fui “Ayudante de Cátedra de Rosita Andrilli, junto con Julia Gagneten, en Filosofía de la Educación cuando apenas nos recibimos... (Adjunta en Teoría de la Educación... y, por último, adjunta y titular en algunas Facultades de: Introducción a la Filosofía en el Ciclo Cultural Básico, recientemente creado por la Reforma Universitaria”...

De hecho, hay muchos detalles en este campo de acción batallado por la Zule. Rescato entre ellos el inicio de su Licenciatura en Filosofía de la Educación en la Escuela del Profesorado; su Tesis, “La influencia del Positivismo en la Argentina”: a la mencionada Rosita Andrilli, quien “nos enseñó a PENSAR” hasta en su propio departamento de un primer piso de calles San Jerónimo y Vera... ”¡Gracias, Rosa Andrilli!”...

En ese contexto, no olvida relatarme sobre las “brillantes clases de Ernesto Leyendeker”, dictadas para los alumnos de Derecho en la sede de la UCSF, sita en aquel entonces en calle San Martín y Juan de Garay. Eufórica, acota: “Los jóvenes más entusiastas, se amontonaban en el pasillo o en las ventanas abiertas. Le pedían que siguiera hablando. Había empezado a las 8 y concluía a las 12. Ninguno de nosotros terminaba cansado pero sí, enriquecidos. Eran los tiempos en que la mayoría de los alumnos no esperaban que tocara el timbre para tomarse un recreo.

Después, hace referencia a la realización “durante dos años, junto con María Rosa Margessi, el Post Grado de Filosofía, en el Departamento de Filosofía de la Universidad Nacional del Litoral (1975-76); a su incursión, como docente, en la Escuela de Arte de nivel Medio y Superior, en el Profesorado para Maestras de la Escuela Normal; vocación por la enseñanza que maduró, después de su paso por “la Escuela Media de Barrio Yapeyú. Fue allí donde recibí el mayor respeto de los alumnos y de las personas que vivían en él. Al terminar las clases me acompañaban hasta la ruta para que tomara el colectivo, de regreso a casa, cuando no coincidían los horarios con Cacho y tenía que regresar sola”.

En el ínterin del recorrido por la experiencia humana de Zulema, podemos ir confirmando su estilo sobrio aunque altamente sensible, ameno, con pinceladas de humor y destreza para manejar los momentos dramáticos de su existencia; un estilo claro y pujante, que sabe trasladar el pensamiento y el sentimiento a la palabra escrita, elevando con cada capítulo de sus Pergaminos del Alma, el interés del lector; pues nada más difícil que la simpleza y la naturalidad con que desarrolla su autobiografía, para expresar con precisión la complejidad de la vida y del acto de vivir y de saberse vivo…

“Mirá que nos hacés pensar y pensar, Zule o Profe. Realmente era exigente”. Y recordaba a sus alumnos: “El que no relaciona Psicología con Filosofía, no aprende. El que estudia de memoria, menos y no aprueba. El que no establece vínculos entre estas dos materias del ciclo superior con el de las otras asignaturas, tampoco (…). Tienen que comprender que, aquel alumno que no logra transferir lo conceptual a lo vivencial, no aprende y se convierte en lo que quieren los de arriba: en unos mediocres”…

Y tratando de demostrar lo que afirma, Zule transita las luces de aquellos hombres sabios que como Tuviavii (jefe de los aborígenes contemporáneos de la aldea de Tiavea), o como el profeta Seattle, “el último cacique piel roja de la tribu Swamish del estado de Washington”, crítico del autoritarismo del hombre blanco y de su destructivo accionar sobre el planeta (“La Tierra es su Madre y el Hombre su Hijo. El aire, comparte su espíritu, con toda la vida que sustenta. Todas las cosas están relacionadas entre sí –fundamento de la Teoría Sistémica, Holística- . Todos pertenecemos a una sola familia. El hombre no ha Tejido la Red de la Vida, sino que es sólo una Hebra de ella”); o como Gandhi y su testimonio sobre la paz y la no violencia; o Merton (el gran monje trapense que “compara al hombre occidental con el rinoceronte: ciego, acelerado, que ataca por temor cualquier movimiento diferente al suyo…”); o Freud y el campo de lo emocional, lo traumático y lo engramático (“… experiencias tan dolorosas que las vivimos permanentemente negando… Lo emocional y lo somático, fruto de nuestra Civilización, están conectados y así de simple, aparece el cuco actual: el stress”)..., sin olvidar a Blegger y sus círculos concéntricos que posibilitaban aprehender con eficacia el concepto de “hombre”… (“Sin conocernos a nosotros, no podemos comprender a nuestros semejantes –enseñaba Zule con serena autoridad- y si esto ocurre, aparecen los conflictos... (y) la fusión y el amor, se convierten en fricción… Se esfuman: la empatía, la comunicación, la misericordia. ¡La Esperanza!”)…

¡Esperanza!; una palabra con toda la connotación de cambio redentor que implica, fui el código elegido para cerrar este intenso capítulo en el territorio de evocaciones que veníamos transitando, junto a ese Sol que, en una eterna mañana de primavera, nos soplaba María R. (alumna que tras afrontar la peor pérdida y dolor de una madre) cuando decía: "… aquí uno sobrevive trémulo de esperanza, juntando sus semillas por la tarde y sembrándolas al amanecer. Algunas se pierden y otras, sin explicación, crecen floridas, arrullándonos en sus raíces…”.

CONTINUARÁ (CON PARTES V-VI/IX)...

ADRIAN N. ESCUDERO - Otoño (Marzo) 2008 (T.a.: Invierno (Julio) 2008) - Del Libro Homenaje "EL REINO DE LOS SUEÑOS" (Colección de Crónicas Oníricas) - CRÓNICA IV (LA TORRE SIN MURALLAS) - La Botica del Autor, Santa Fe (Argentina), Primavera 2003 - Invierno 2008.-

Su parte INTRODUCCION fue publicada en el presente Magazin Virtual MUNDO CULTURAL HISPANO (Alicante-España), con fecha 21-07-08.

Sus partes I y II/IX fueron publicadas en el referido Magazin Virtual, con fecha 24-07-08.-

P.-S.

P:D:

NOTAS AL PIE:

(16) - Capítulo "Mi primera publicación. Mi primer concurso", ob. cit., pág. 38/42.-

(17) - Adrián N. Escudero - Corte de Uñas - Santa Fe (Argentina), 04-09/06-10-2006. Del Libro “DOCTOR DE MUNDOS II (Visiones Extrañas)” – Colección de Ficción Conjetural y Metafísica. La Botica del Autor (Santa Fe-Argentina), 2003/2008). Integra además la selección de cuentos denominada “DESDE EL UMBRAL (Terrores Cotidianos y de los otros). La Botica del Autor. (Santa Fe, Argentina), 2006/2007. Publicado el 11-12-06 en el Magazín virtual ISLA NEGRA.ZOOMBLOG.COM – Italia – Director: Gabriel Impaglione. Seleccionado para la Antología 30º Aniversario de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE)-Filial Santa Fe (2006). Santa Fe (Argentina), 2007. Publicado el 11-03-07 en el Magazin virtual AZUL@RTE – E-Mail: Director: Jaime Serey. Publicado el 02-03-2008 en el Magazín virtual MUNDO CULTURAL HISPANO (Círculo literario de Alicante – España – Director: Denis Roland-España).-

(18) - Marta Goddio – Nació en 1962 en el valesiano pueblo de San Jerónimo Norte (Provincia de Santa Fe-Argentina), donde vivió hasta los quince años. Actualmente reside en Llambi Campbell. Madre de seis hijos, abrazó la Docencia con pasión y la ejerce formalmente en la Escuela Nª 46 de Candioti, “pero me siento "educadora", seguidora de los pasos de Paulo Freire, en cuanta oportunidad la vida me ofrece”. Una de ellas es la radio. En los últimos dos años, se ocupó de la producción, conducción y selección musical de un programa radial nocturno, en la FM-Llambi Campbell, llamado "Nuestras Voces". Actualmente, realiza un micro radial semanal "Estación de Arena". Opina “que la Vida es Poesía, y no puedo asumirla de otro modo que no sea desde una perspectiva poéticamente comprometida”. Así, en los años 1999-2000 abrió "La Valija", un Taller Literario en el Centro Cultural de Llambi Campbell. Tuvo menciones y reconocimientos en Certámenes Literarios organizados por la Municipalidad de Venado Tuerto (1999 y 2000), intervino como Jurado en el rubro Literatura en la etapa Municipal del Encuentro de Cultura – 1999, organizado por la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Santa Fe, y resultó finalista y antologada en el 2do. Certamen Internacional "Cartas de Amor" organizado por Ediciones "Mis Escritos". Su producción fue recogida por "Luzazul", “esa maravillosa hoja que largan al vuelo Horacio Rossi y Oscar Agù (y que) llevó, alguna vez, alguno de mis poemas”. No posee libros editados, pero sus trabajos se dan a conocer “gracias a Inventiva Edición o al grupo de Alephianos, o salen desde la fantástica Terraza de Horacio Rossi”.-

(19) - Francisco Luis Hernández - Cristo Hoy – Publicación eclesial de la Orden “San Felipe Negri”, 16-03-2008.-

(20) - Capítulo “Mis experiencias educativas y docentes más enriquecedoras”, ob. cit., pág. 43/63.-

(21) - “Indice”, ob. cit., pág. 107.-

ADRIAN N. ESCUDERO – Santa Fe (Argentina). Breviario curricular: Autor de los libros de cuentos editados: “LOS ULTIMOS DIAS” (Colección Ficción Conjetural y Metafísica) (Edic. Colmegna S.A. - Santa Fe-Argentina, 1977); “BREVE SINFONIA Y OTROS CUENTOS” (Colección de Realismo Mágico) (Edic. Colmegna S.A. - Santa Fe, Argentina, 1990) y “DOCTOR DE MUNDOS I – EL SILLON DE LOS SUEÑOS” (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica) (Edic. Vinciguerra S.R.L. - Buenos Aires, Argentina, 2000); así como, entre otros, de los libros de cuentos inéditos concluidos: “NOSTALGIAS DEL FUTURO” – Antología Fantástica (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica (La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina, 2005); “DESDE EL UMBRAL – Terrores Cotidianos y de los otros” (Colección de Horror). La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina 2006/2007; EL REINO DE LOS SUEÑOS (Crónicas de Relatos y Poemas Prestados – Libro Homenaje). Colección de Crónicas Oníricas). La Botica del Autor – Santa Fe (Argentina), 2005/2008 y “DOCTOR DE MUNDOS II – VISIONES EXTRAÑAS” (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica (Inédito. La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina, 2003/2008); “MUNDOS PARALELOS y Otros Cuentos” (Colección de Realismo Mágico). La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina 2004/2008; “EL EMPERADOR HA MUERTO y Otros Relatos” (Colección de Realismo Mágico). La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina 2005/2008); y de los libros de cuentos inéditos en desarrollo: “Doctor de Mundos III” – LOS ESPACIALES (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica. La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina 2005/2008); “APOCALIPSIS BANG y Otros Cuentos para un Semáforo” (Colección de Microrrelatos). La Botica del Autor (Santa Fe, Argentina 2006-2008); y “ATILA y Otros Cuentos de Abecedario” (Colección de Realismo Histórico). La Botica del Autor (Santa Fe, Argentina 2007-2008): todo sobre relatos con copyrigts en magazins locales, nacionales e internacionales y/o inscriptos en la Dirección Nacional del Derecho de Autor (Ministerio de Justicia y Culto de la Nación).

Datos personales: Domicilio particular: Obispo Gelabert 3073 – (3000) Santa Fe (Argentina) – L.E.. Nº 8.467.257 - Te.: (0342) 455-4811 – Contador Público Nacional (1975-FCA/FCE-UNL) y Magíster en Dirección de Empresas (CT-1998 – UCSF/UCC). Miembro de la Asociación Santafesina de Escritores (ASDE – 1978); Sociedad Argentina de Escritores (SADE-Santa Fe, 2004); Asociación Cultural “El Puente” (Santa Fe, 2004); Instituto de Cultura Hispánica de Santa Fe (Argentina) (2006) y RED MUNDIAL DE ESCRITORES EN ESPAÑOL (REMES) (España) (2007).-

Blog Personal: Narr-Arte (en desarrollo)

E.mails:
adrianesc@fibertel.com.ar
adrianesc@hotmail.com
adries.escudero@gmail.com

JULIO 2008.-

Este artículo tiene © del autor.

621

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 11

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3331801 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 626 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0