Portada del sitio > TEATRO > UN ENEMIGO DEL PUEBLO EN HONDÓN DE LAS NIEVES
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

UN ENEMIGO DEL PUEBLO EN HONDÓN DE LAS NIEVES

Jenófanes Lucentum

España



UN ENEMIGO DEL PUEBLO EN HONDÓN DE LAS NIEVES
 
(LA CASA DEL PINO)
 
 Apenas hará unas semanas que Laura me propuso ir a Novelda para ver una representación teatral que ofrecía el Grupo Pajarracos. No todos los días se presenta la ocasión de pasar una tarde en agradable compañía y además presenciar una obra dramática. Debo decir que disfruté viendo un género vanguardista al que no eran ajenos caracteres del mejor teatro clásico griego: uso de máscaras, fuertes caracterizaciones y personajes encarnando vicios y virtudes de hoy y de siempre. Porque es sabido que lo clásico no es lo antiguo, sino aquello que trasciende el tiempo.
 Si admirar tal escenificación fue agradable, lo fue mucho más la visita y cena en La Casa del Pino y la oportunidad de conocer personalmente a Gerard Imbert. Como semblanza sólo aportaré una idea. Resulta, cuando menos, sorprendente que alguien con un currículum intelectual y profesional que muchos envidiarían, con sus propias manos haya reconstruido La Casa del Pino, recuperado y mejorado su entorno natural. Si a esto se añade que, sin conocerte, te acoge en su casa sin hacer que te sientas huésped o extraño, sino alguien como él, comprendes que estás ante un personaje singular, que ha llegado a adquirir lo que dan el espíritu y la naturaleza, las letras y la tierra. Es gente así, la que me hace pensar que no yerro al alejarme de los ismos cada vez más doctrinarios, para creer en las personas. Su mirada y su sonrisa proclaman que no me equivoco. Antes de que puedas darte cuenta te sientes cómodo hablando con él y escuchándole como si fuese un viejo conocido. 
En Hondón de las Nieves, a escasos kilómetros de Novelda, ya casi fuera del pueblo se encuentra la masía conocida como Casa del Pino. Al parecer, perteneció al abuelo de Gerard. El paso de los años, circunstancias que desconozco y no creo que vengan al caso, desmembraron la propiedad de la masía y sus aledaños, la llevaron al abandono y a un estado de avanzada ruina. Con el transcurso del tiempo y no poco esfuerzo, Gerard ha ido adquiriendo y recuperando el edificio y su contorno.
 Quisiera ser más avezado en descripciones para poder dar una idea al lector y que ésta hiciese justicia a La Casa del Pino, donde cada pieza y cada parcela de su entorno tienen un sentido en sí mismas y, al tiempo, encajan a la perfección dentro del todo. Podría extenderme hablando de la bodega, de todo el moblaje y ornamentación, donde cada elemento, cada utensilio de labranza y la gran variedad de enseres propios de cualquier alquería tienen su lugar. No es posible dejar de mencionar, ya que resulta lo más llamativo por insólito, el teatro. Aprovechando el espacio, que desborda el de cualquier vivienda convencional, Gerard ha habilitado una gran sala y la ha dispuesto para este fin, con un aforo de no menos de cien localidades. No puedo recordar exactamente el número. Y es desde este teatro, desde donde el grupo Pajarracos despliega parte de su actividad teatral y cultural de la que vienen siendo beneficiarios el pueblo y toda su comarca, donde la afición a este género es secular.
 Pero como sucede en toda historia humana, cuando encontramos todos los elementos adecuados capaces de transformar varias hectáreas de terreno en un paraíso natural y cultural, surge el problema. La historia siempre es diversa, pero las leyes que la rigen, las que mueven a los hombres, son siempre las mismas. Y es el teatro, la literatura, el arte en general los que mejor nos las muestran. Imposible no evocar a Ibsen y “un enemigo del pueblo”. La ambición y la especulación que se enfrentan a la humanidad y por tanto a la naturaleza. El agiotaje disfrazado de progreso. No sé a qué siglas pertenecen las fuerzas políticas agresoras. Me parece recordar que al Partido Popular, pero la denominación no modifica el verdadero nombre de la codicia y las ansias de poder. Pretenden, por supuesto en “beneficio” del pueblo, forzar la expropiación de parte del conjunto para construir una rotonda que afirman mejorará las vías de comunicación. Supongo que no entenderían que la mejor rotonda nunca superará como vía de comunicación al Teatro. De poco nos servirá esta razón. Por tanto, la lucha será con razones administrativas o tal vez judiciales, es decir, en su terreno con la ventaja que para ellos conlleva.
 
 Toda la prensa local y regional ha publicado la noticia de cuanto aquí expongo. Cualquier interesado puede, a través de la red, ver algunas imágenes e informarse sobre la Casa del Pino y el conflicto que la amenaza. Cabe también la posibilidad de firmar en apoyo, para que no se cometa la barbaridad que pretenden los políticos de turno.
 
 Creo que nunca caerá en el olvido esa tarde que Laura me ofreció. Pero quisiera que este recuerdo no estuviese empañado por la nostalgia de saber que el maravilloso entorno en que tuvo lugar fue devorado por la rapiña de los que esconden su ambición bajo la máscara progreso.
 
 
 
 
Desde mi aldea veo cuanto de la tierra se puede ver en el Universo,
por eso mi aldea es tan grande como otra tierra cualquiera,
porque yo soy del tamaño de lo que veo
y no del tamaño de mi altura...

En las ciudades la vida es más pequeña
que aquí en mi casa en la cima de este otero.
En las ciudades las grandes casas cierran con llave la vista
esconden el horizonte, empujan nuestra mirada lejos de todo cielo,
nos vuelven pequeños porque nos quitan lo que nuestros ojos pueden dar,
y nos vuelven pobres porque nuestra única riqueza es ver.
 
 (Alberto Caeiro, El Guardador de Rebaños- VII)
 
 
 
 
JENÓFANES LUCENTUM

Ver en línea : Teatro

Este artículo tiene © del autor.

895

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 20

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3353035 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 665 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0