Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > OSCAR PORTELA Y UNA ÉTICA DE LA RESPONSABILIDAD POR ALDO PARFENIUX
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

OSCAR PORTELA Y UNA ÉTICA DE LA RESPONSABILIDAD POR ALDO PARFENIUX

el intelectual y el dialogo con su entorno o lo circunstante. A. P.

Oscar Portela

Argentina



Creo que un grave problema de nuestra época es que el lenguaje ya ha dejado de entenderlo al poeta. Quizás sea por esta razón que no lo habla ni se deja hablar por las voces de muchos de los actuales poetas.

Y hablo del lenguaje situado por la subjetividad y la cultura de un tiempo histórico, y del cual –para que nos entendamos- la expresión mas acabada es la lengua, su lengua; es decir, su lengua madre (en caso de tenerla, que no es nuestro caso) o de crianza.

Oscar Portela y una Ética de la Responsabilidad

Por Aldo Parfeniuk

La totalidad de la Comsión de la Sociedad Argentina de escrtitores dialogando con el Ex Presidente de la nación Fernando de la Rúa
El Presidente de La SADE durante esa década, Dr. Florencio Escardó, su Vocal segundo Oscar Portela y el resto de la Comisión Directiva.

Creo que un grave problema de nuestra época es que el lenguaje ya ha dejado de entenderlo al poeta. Quizás sea por esta razón que no lo habla ni se deja hablar por las voces de muchos de los actuales poetas.

Y hablo del lenguaje situado por la subjetividad y la cultura de un tiempo histórico, y del cual –para que nos entendamos- la expresión mas acabada es la lengua, su lengua; es decir, su lengua madre (en caso de tenerla, que no es nuestro caso) o de crianza.

Pero el poeta se ha quedado sin lengua. Y no porque se la cortaron, si no porque el mismo –el poeta- en muchos casos la fue gastando, la fue agotando gratuitamente; por engaño o por cansancio: dijo mentirosamente tantas veces que el lobo venia a comerse a las ovejas que ahora ya perdió el poco crédito, y cuando saca a las palabras a querer decir cosas, por mas que se ponga a gritar (como muchos lo hacen) ya nadie le hace caso. En otros casos intento llegar tan lejos en su terminología que, agotado, no puedo hacer que sus palabras llegaran a lo mas próximo, al prójimo.

Pero hubo un tiempo en que le hablábamos a la lengua y ella nos respondía (y no quiero decir que nos contestaba, sino que nos escuchaba y nos entendía; y que aun sin hablarnos nos daba respuestas: si, aunque esa respuesta fuese un silencio, un punto y coma, pero cargado de sentido)

Cuando era natural que encontráramos en la palabra no un envase, un transporte para comunicarnos, sino perfumes, colores, sonoridades, temperaturas, densidades, sexualidad, lugar de origen, genealogía, pertenencia astrológica, pertenencia política y ecológica, grupo sanguíneo (y ojo: que no estoy hablando significados, que eso es otra cosa: yo hablo desde la biogenética de la lengua): pero cualquiera hoy te mezcla irresponsablemente una palabra de escorpio con una de tauro; una O+ con una AB-, una de perfume dulce con otra acida, etcétera, etcétera.

Desde que el hombre se jacta de usar descartar a cada rato nuevas palabras, la lengua ha dejado ya de decirlo, y no solamente de hablarle, de interpretarlo, de preguntarle cosas.

Ni que hablar de los informadores públicos, de los políticos o de los publicistas: han quemado cientos de hermosas palabras. O las han corrompido, haciéndoles decir atrocidades.

A propósito: George Steiner (1983) explica bien, en uno de sus tantos ensayos –mas precisamente en el que cometa la renuncia al idioma alemán por parte de Thomas Mann, debido a la corrupción producida en el mismo por el nazismo- sobre los procedimientos mediante los cuales el totalitarismo, y los politos y comunicadores que trabajan para ellos (algo que completamente nuestro país ha vivido en carne copia), corrompen y vacían los idiomas (es decir el lenguaje) sin preocuparse por su salud, renovación y diversidad, es decir por ese carácter autosustentable que, por ejemplo, la poesía tuvo a su cargo, desde siempre, preservar.

Ante los grandes predadores del lenguaje (los politos, los publicista, la tecnología informática de betsellers. Todo lo cual, junto, bien puede ser calificado como “las industrias del lenguaje”...) , la poesía se mantiene como la principal reserva sustentable del lenguaje. Su intransigencia ante las demandas del mercado –por hablar de una de las principales causas actuales de depredación lingüística- y su búsqueda permanente de recursos expresivos, logran como ningún otro genero y/o uso, que el lenguaje se mantenga fresco, vivo y apto para desarrollar en su productividad, posibilidades infinitas.

Excepcionalmente, la poesía de Oscar Portela es un testimonio elocuente de lo dicho.

Además de este ejercicio estético dionisiaco que establece con el lenguaje y que, a la manera nietzscheana le permite sostener, mas que una relación racional, una relación estética con las cosas y con el mundo, Oscar Portela practica, como artista, una ética de la responsabilidad, en el sentido de hacerse responsable de lo próximo que lo rodea. Hablo de aquello que Martín Heidegger se encargo expresamente de aclarar: el hecho de que solo el animal tiene hábitat, ambiente: porque el hombre tiene mundo, es un ser en el mundo.

Y en tal sentido su relación con la naturaleza, con lo que le dio y le sigue dando vida y lo conforma física y metafísicamente, es una relación humanizada, ontológica, y no meramente utilitarista.

El publicitado caso del nativo australiano que hace poco tiempo renuncio a los cinco mil millones de dólares que una empresa francesa procesadora de uranio le ofrecía por 12 kilómetros cuadrados del desierto en donde están enterrados sus antepasados (en la región de Kongarra, en las afueras del parque nacional Kadaku, de Australia) nos habla de esa misma responsabilidad de no contribuir a dañar, a molestar a la tierra, obligándola a que produzca mareas, tifones y terremotos destructivos, según las afirmaciones del nativo en cuestión; pero además, a valorarla con relación a nuestra subjetividad y no a los valores del mercado.

Aprovecho para decir que podríamos establecer la misma relación simétrica entre la poesía y el resto de los géneros y practicas lingüísticas que tan exitosamente funcionan en el mercado, y creo que no nos equivocaríamos demasiado con lo que acontece en la realidad.

Hace unos días leía en una revista cultural de amplia difusión las declaraciones de un porta, Hugo Podeletti, tardíamente rescatado por la critica y el mundo legitimado (y legitimador) de la cultura.

Rescato para la ocasión, y con ánimo de señalar un último ejemplo elocuente de la relación naturaleza-paisaje-poesía, lo enfático de su respuesta ante la pregunta acerca de “como impacto la naturaleza en su poesía”. Dice Padeletti: “En el aspecto propiamente imaginario, mis experiencias de la naturaleza, que fueron al parecer providenciales por su riqueza y variedad, influyeron de manera casi absoluta”

A esas declaraciones seguramente las suscribirán gustosamente grandes poetas argentinos, latinoamericanos y universales.

Muy especialmente, algunos estrechamente ligados a la poesía de Portela: Francisco Madariaga en primer término. Y, a través de el, Juan L. Ortiz (que es decir Virgilio, Horacio, Whitman y la poesía china, entre otros), Enrique Molina, Olga Orozco y nuestro querido Ricardo Molinari, que escribiera memorables poemas en la casa de los Furt, aquí, en Villa del Lago.

En fin: esto es una presentación: no solo del disertante-poeta de esta noche sino del tema en cuestión. Cabe que lo escuchemos a el, que es el protagonista central de la reunión.

 

P.-S.

En su larga carrera este poeta jamás se apartó de sus busquedas, principios e inaccesibilidad a los mercados y premios literarios, que hacen del arte un pasado , (Hegel) incapaz de fundar nuevas realidades, y de el solo mercancia que pronto será enterrada por el tiempo como descuento del pasado. Aldo Parfeniux

( Cordoba: Argentina) .

Ver en línea : www.corrientesaldia.com.ar

Este artículo tiene © del autor.

223

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 11

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3371271 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 534 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0