Portada del sitio > LITERATURA > Cuadernos de Viaje > MALMÖ, ESCANIA Y EL ORESUND
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

MALMÖ, ESCANIA Y EL ORESUND

Valentín Justel Tejedor

ESPAÑA



 

Malmö es una de esas ciudades del mundo, que enamoran por la belleza de sus calles y rincones, sus monumentos, sus espacios verdes, así como por su privilegiada situación a orillas del Mar Báltico.Se trata de una ciudad donde converge simultaneamente, la más antigua tradición nórdica, y la más espectacular vanguardia futurista; fruto de la primera son las encantadoras y costumbristas plazas como Lilla Torg, Möllevangstorget, Stortorjget, o Gustav Adolf Torg, diseminadas por el viejo Malmoë engalanadas con encantadoras casas de madera, con sus tejados y aleros a dos aguas, con sus jácenas y listones lineales y diagonales, con sus paramentos ocres, cobrizos y jaldes.También adornan estas ágoras, imponentes edificios del renacentismo sueco, con sus cilindricas y bulbosas cúpulas, que parecen acariciar el cielo con sus puntiagudas espínulas, o suntuosas construcciones que exhiben sus prominentes y elevados chapiteles, sobre un sinfin de sinuosas y elegantes líneas apaisadas, que describen bellos perfiles al propincuo atarceder, como el Ayuntamiento de la ciudad. Fuentes con surtidores, cuyas gotas de agua parecen auténticos naifes; pétreas esculturas con alabeadas curvas, y flores de vivos colores ornamentan los rincones más escondidos de la villa. También destacan en esta involución al pasado, los edificios de corte colonial nórdico, que en ocasiones, recuerdan por su estructura y apariencia externa a construcciones danesas, holandesas, o teutonas, como las del Romembert francfortés.Cercanas a estas plazas maravillosas, se alzan igualmente iglesias como la de San Juan, que sorprende por su esmerado estilo Art Nouveau, con sus bellas simetrías gemelas y su esplendida torre del reloj.Otro de los atractivos de esta ciudad báltica es su imponente fortificación, que en tiempos fue ordenada construir por un rey danés, pues la región de Escania también ha pertenecido a Dinamarca en alguna otra època histórica.En las proximidades de este bastión, se encuentran unas singulares casas de pescadores con fachadas rojizas y celestes y níveos ventanales, conocidas como Fiskehoddorna, en las que aún se comercia con pescado.No muy lejos del Castillo se situa el tradicional molino de Slottsmollan, una bella construcción, que evoca con facilidad las enrasadas tierras holandesas.

Así mismo, recorrer sus románticos parques y jardines, preferentemente a bordo de alguno de los barcos, que hacen una romántica travesía entre canales a la caída de la tarde, entre el verdor clorofila de frondosos árboles, enhiestados sobre grandes extensiones de cespederas; el azul argentado de sus lagos y canales, que parecen verdaderas láminas de plata; y el púrpura de sus cielos vesperales, que se cierne sobre la ciudad como un suave manto de seda, consiguen crear una atmósfera verdaderamente idílica.

Sin embargo, frente a la pretérita tradición báltica, se alza una imaginativa y extraordinaria vanguardia, que exalta la estética urbana con grandes edificaciones en cristal y acero, con grandes atrios y espacios diáfanos verdaderamente sorprendentes, si bien además de estas modernas construcciones existen dos exponentes muy caracteristicos, el primero de ellos lo encontramos en la Turning Torso, que simula un atleta girando el torso, en un ángulo de noventa grados desde su base hasta su máxima altura.Desde sus plantas más elevadas se disfruta de una las panoramicas más asombrosas de la peninsula de Escania, de la pantanosa isla de Saltholm, y de la próxima ciudad de Copenhague.El segundo de los emblemas de la ciudad es el colosal Puente de Oresund, éste último una verdadera joya constructiva, que se inicia en las cercanías de Malmoë elevándose paulatinamente, sobre las aguas del Báltico a más de cincuenta metros, para a media distancia, en la artificial isla de Peberholm, sumergirse misteriosamente en las profundides marinas, desapareciendo en un instante su magnifica estela de hormigon y acero, como si se tratara de una encantadora sirena de mar.

 

MALMÖ, ESCANIA Y EL ORESUND

Este artículo tiene © del autor.

464

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 13

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3334890 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 613 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0