Portada del sitio > LITERATURA > Poesía > El Corazón o la espera del Adamita poema de Oscar Portela
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

El Corazón o la espera del Adamita poema de Oscar Portela

El poeta como guardíán del retorno a lo primordial y a su eterna metamorfosis. Oscar Portela

Oscar Portela

Argentina



Nudo, centro, corazón de su poética estos versos condensan los hilos secretos de su recorrido de vorágines. Tiempo detenido en el éxtasis del cuerpo que es palabra vuelta hacia las explosiones del universo primordial y “exaltación de sombras móviles, espejismos de otras superficies”. María del Carmen Suárez

El Corazón o la espera del Adamita

un poema de Oscar Portela

a Friedrich Nietzsche y Jean Arthur Rimbaud

Escucha el corazón de la piedra. La estalactita

Escucha. Escucha los lamentos del viento.

El corazón de Nada escucha. Escucha: es corazón.

Y vértigo. El pino en las alturas mira el abismo

Sin temer lo oscuro. Escucha. El corazón escucha.

Asimismo se ausculta el corazón y advierte

La intemperie. La incuria. La soledad que espanta.

El incubo que nace. La muerte que despierta.

La soledad que asfixia las cometas de un cuerpo

Que fue consagración de primavera. Y escucha corazón

Las plañideras flechas del deseo.

No es este el corazón que siente.

Es grafía del cuerpo y del espanto. Escucha

Tierra el corazón que nace de tus

Propias entrañas y asciende hacia lo mudo.

Hacia el azur profano. El corazón que mira

El cuerpo de Afrodita y se convierte en llanto.

Es este el corazón llagado. La lengua es su destino.

Los labios, las plegarias, las promesas.

El proemio de una historia de amor y de un

Cuerpo sin penas. Escucha corazón. El corazón

Escucha. ¿Recuerdas las tardes del estío,

El río que no vuelve, las riberas, los árboles,

La soledad sin fin y nosotros apenas desnudos

Y sin nombres para el libro que viene?

Aquí estas corazón. Aquí tú escucha.

Tu final sin historias ni quejas ni llamados.

Escucha corazón y dime las plegarias

De una pregunta apenas. El Adamita espera.

Desnudo corazón tu escucha y pena.

El agua escucha. Pasa y escucha las endechas

el tiempo.

Las flechas con que Apolo hirió a Marcias y el canto

Con que florece el loto en las aguas del lago.

Escucha corazón. Escucha. Y dime todo. Todo.

Dame su joven cuerpo. Desnúdalo de nuevo y entrégalo

A mis cantos. A la oración primera. A las albas que Eros

Vio nacer en mi pecho. El corazón escucha. Escucha

El corazón escucha y tañe la amapola.

El lirio y la azucena. Así torno a vigilar lo pleno.

Construyo sobre escombros como Abel Posse quisiera.

Y allá en la luz astral de otro sangral poniente

Lisa sonríe a solas para siempre.

Escucho corazón. Yo escucho. Soy tuyo aún.

Aun soy primavera. Escucha en la sonata de la luna

Que llama a todos y aún espera. Espera

La vigilia de un hombre que está solo y espera.

P.-S.

Escucho corazón. Yo escucho. Soy tuyo aún.

Aun soy primavera. Escucha en la sonata de la luna

Que llama a todos y aún espera. Espera

La vigilia de un hombre que está solo y espera.

Oscar Portela

Ver en línea : www.corrientesaldia.com.ar

info portfolio

Oscar Portela entonces holderliniano.

Este artículo tiene © del autor.

766

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 9

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3331801 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 626 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0