Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > EL ABRAZO MÍSTICO A LA CIENCIA
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL ABRAZO MÍSTICO A LA CIENCIA

En busca de la confluencia entre misticismo y ciencia

César Rubio Aracil

España



No logro entender que, como no pocas personas piensan, entre la mística y la ciencia se dé el divorcio. En mi criterio la mística, intuitiva y sintética, se nutre de la percepción espiritual, directa, sin que ello suponga desdeño alguno por la reflexión. Algo similar debe sucederle al científico, aunque con la notable diferencia de que éste no se conforma con someterse a la tiranía del sexto sentido sino que, yendo más allá de la impresión extrasensorial, investiga, llegando a conclusiones después de no pocos experimentos y verificaciones. ¿Qué posibilidades científicas tenía Demócrito para desarrollar su teoría atómica del Universo, de la mano de su mentor, Leucipo? ¿Existían por aquellos tiempos (unos 400 años a.C. ) laboratorios, al menos dotados de los elementos indispensables para comprobar el acierto o el fracaso de sus ideas? Sin embargo, aunque el modelo atómico del sabio de Abdera no se ajuste exactamente a la concepción científica que se tiene del átomo en la actualidad, de su aportación, con el tiempo, ha surgido una verdadera revolución en el campo de las disciplinas académicas. En este aspecto, si establecemos comparaciones entre la objetividad científica (lo que existe independientemente de la percepción individual) y la subjetividad mística u oponente de aquélla, el resultado, a priori, delimita el campo operativo científico, fijándolo exclusivamente en el ámbito de la racionalidad. Digo a priori, porque no en pocos casos la sola observación experimental modifica el comportamiento de la materia creando fenómenos diferenciadores de la “pura” realidad; mas la intención investigadora, por obligación, tiende a fugarse de la vivencia mística y a obviar sus apreciaciones sintéticas, aprehendidas del flash espiritual. No obstante esta apreciación, en general aceptada por el vulgo, los investigadores de elite saben muy bien, tal vez a contracorriente del establishment científico, que, a la luz de la física subatómica, de la teoría relativista y de los nuevos descubrimientos de la física moderna, ya no se puede prescindir de las observaciones místicas, durante varios milenios proclamando ideas, inaceptables para la comunidad científica. Pero el tiempo, siempre cambiante, parece estar modificando el pensamiento del saber humano, llegándose en la actualidad a conclusiones capaces de poner en tela de juicio el paradigma científico del momento. Para avalar este aserto, tomemos como ejemplo las palabras de Werner Heisenberg, expuestas en su famoso “Principio de Indeterminación”: “El concepto de realidad objetiva… se evaporaba… en matemáticas, que ya no representan tanto el comportamiento de las partículas elementales, cuanto nuestro conocimiento de ese comportamiento” (1).

¿Cuál debería ser, pues, el concepto realidad que acostumbramos a mantener, tomando como referencia el valor semántico de las palabras objetivo y subjetivo? Es decir, el que tenemos anclado en nuestra psique, sin admitir ni atender siquiera otras posibilidades. Parece obvio que no ha de ser viable puesto que los avances tecnológicos, amparados por el conocimiento científico, obligarán a los investigadores serios a buscar el abrazo de la mística.

La rabiosa actualidad, ya activado el acelerador de partículas que tanto preocupa a los escudriñadores de la materia, y aguas abajo a quienes nos interesamos por la ciencia, ¿qué novedades nos va a ofrecer? ¿Será posible que, a no mucho tardar, el concepto hindú, maya (léase, ilusión), nos abra poco a poco la puerta de salida hacia una investigación sin trabas, venciendo resistencias políticas y religiosas sin un fundamento aceptable al que nos podamos asir? Porque, pienso, la curiosidad humana no puede ser detenida por imperativos irracionales. Ahí tenemos, pongo por caso, un conjunto de prácticas ascéticas capaces de activar los chakras o ruedas energéticas psíquicas, que desempeñan funciones corporales de no poca importancia. Ahí están, insisto, durante centenares de años ejerciéndose sin que nadie haya tratado de ahondar científicamente en ese fenómeno considerado esotérico. Mas es permisible aceptar que la física moderna todavía no ha alcanzado el nivel necesario para acometer una investigación de tanta altura. Con la mecánica newtoniana, aún presente en buena medida, no creo que haya sido posible colarse por entre los intersticios del alma. Esperemos que la matemática infinitesimal nos depare alguna grata sorpresa.

Estimo que la razón, por sí sola, nunca podrá acceder al enigmático mundo maya, donde la ilusión conserva intactos los secretos que la ciencia necesita para progresar. Mundo éste, como decía Borges, que confirma su carácter alucinatorio. Si, como aseguran los monjes tántricos, no existe escisión alguna entre conciencia y realidad, ¿qué podemos encontrar al margen del conocimiento espiritual? Sólo materia, a la que se le añade un tanto de fantasía para tratar de vivificarla, restándole posteriormente el auténtico valor de su fundamento. Por eso espero con ansiedad el abrazo místico a la ciencia, cuando ésta haya comprendido y aceptado la complementariedad que el espíritu aporta a la materia.

(1) Citado por TALBOT, Michael (2006). Misticismo y física moderna. Barcelona: Kairós, 4ª ed. p. 11.
César Rubio (Augustus)

Este artículo tiene © del autor.

444

   © 2003- 2018 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 9

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3644847 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 481 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0