Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > AVALANCHA POÉTICA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

AVALANCHA POÉTICA

El dios de la poesía llora en un rincón oscuro

César Rubio Aracil

España



Como las plantas rupícolas, gran parte de la poesía actual (si es que se puede llamar poesía a la prosa fragmentada en versos malos) tiene como principal sustento la marga y por fertilizante la indiferencia. Ningún componente, de los indispensables principios poéticos, se tiene en cuenta. Basta con echar mano del bolígrafo y garabatear palabras en el marco de una sintaxis incomprensible, amén de los innumerables errores semánticos prodigados a lo largo del poema, quizá inspirado sobre el inodoro.

Admito con un fervoroso aplauso el que muchas personas, jóvenes y maduras, quieran dedicar su tiempo libre a la poesía, lo mismo que yo hago cuando me siento acuciado por el irreprimible deseo de versificar. Sin embargo, no por ello dejo en suspenso mis obligaciones literarias, motivadas en gran medida por la sana ambición de defender mi lengua vernácula. Quien no se percata de que la poesía, junto a la música, desata las virtudes artísticas humanas, pudiéndose alcanzar cotas sentimentales de inconcebible hermosura, desconoce lo que significan las bellas artes. No me estoy refiriendo a las personas de escasa instrucción que aspiran, por necesidad de vaciar su alma, a escribir versos a la Virgen o a expresar, para desahogarse, sus íntimas emociones. Apunto en dirección a quienes, incluso yendo a la Universidad, se permiten el despropósito de atentar contra uno de los más bellos idiomas de la tierra y, sin miramiento alguno, desvirtuar la poesía hasta convertirla en displicente cenagal. Semejante necedad no tiene perdón.

El buen artesano conoce las herramientas que usa para su trabajo y sabe utilizarlas de manera conveniente. ¿Por qué no, quienes se consideran poetas e incluso se intitulan de este modo en las tarjetas de visita, hacen lo mismo con la gramática y la preceptiva, instrumentos indispensables para dignificar las Letras? ¿Qué nos está sucediendo? ¿A santo de qué tanto vate, tanta poetisa, tantísimo coplón impreso en papel mate, nimbado de tracerías y roleos? ¿Pretenden esos poetas lavar la cara de sus versos con los más variados arabescos? La poesía auténtica no necesita otras imágenes ni geometría que no sean las propias del sentimiento bien expresado. Lo demás, dibujos hadados y floripondios, desvía la atención del lector/ra, que es lo que, en definitiva, pretenden algunos/as, ya convertidos en masa.

Si la poesía es arte -¿quién puede dudarlo?-, a mí que me dejen con mis antiguallas: Quevedo, Góngora, Calderón, Lope de Vega… y, si se me aprieta, claro que no desdeño a Lorca, A. Machado, Espriu y Mallarmé, pongo por caso.

César Rubio (Augustus)

Este artículo tiene © del autor.

225

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 11

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3333127 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 609 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0