Portada del sitio > LITERATURA > Cuadernos de Viaje > MEDITERRANEO
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

MEDITERRANEO

Valentín Justel Tejedor

ESPAÑA



Desde un elevado promontorio que albergaba un faro ebúrneo con lentes de Fresnel, se columbraba un fascinante y cautivador diálogo de azules, unido por un suave y difuminado trazo, que esbozaba el lejano y nostálgico horizonte.

La miscelánea presentaba un dilatado mar de espacios infinitos; con sus clareas celestes, amplias y apaisadas, donde la veleidosa brisa de la tramontana, apenas dejaba sobre la ácuea superficie de satén, un nímio rastro de rizo de escamas, el cual, formaba una retícula transparente, que se desplazaba con sigilo al capricho del fresco barlovento.

Este anchuroso mar también mostraba sus endrinas marejadas, moteadas por espumas albares, que exornaban las revueltas y encabrilladas olas, que surgían mar adentro.

La sucesión de recortados acantilados, que embellecían la línea costera exhibían su contraste azabache, frente al claror del aire límpido, diáfano e hialino, que penetraba con ansia y procacidad en cada rincón de aquella bella acuarela, donde el efecto tornasolado, que el sol producía sobre la propincua bahía, formaba unos claroscuros de seda de plata, realmente inimaginables y oníricos.

En la lontananza, allá donde se perdía la frágil línea del Este geográfico, se desdibujaba entre las blanquinosas nubes estratificadas, una débil silueta, parcialmente oculta entre las brumas de la distancia. Su contorno perfilado era el de una isla de albores, nívea y perspícua, que el poeta gaditano Rafael Albertí adjetivó como "La isla más hermosa del mundo". Una ínsula que exhibía sus ténues lienzos de poniente, como si fueran el telón de un sublime escenario donde se balanceaban enhiestados mástiles, al compás del rítmico vaivén del mediterráneo; donde las olas besaban infinitamente, las finas arenas de sus playas; donde las suaves brisas marinas se convertían en bellas nereidas; donde el amanecer se prolongaba más alla del coccíneo y arrebolado atardecer.

Este artículo tiene © del autor.

193

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3420987 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 578 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0