Portada del sitio > LA BOTA DE SUEÑOS > Narrativa > EDEN
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EDEN

Ray Respall Rojas

Ray Respall Rojas

CUBA



EDEN

Edén era un hermoso planeta de cielo color de rosa. Sus habitantes estaban divididos en dos bandos. Unos eran científicos dedicados a explorar el espacio en busca de nuevas formas de vida, que observaban y trataban de ayudar, aunque sin intervenir en su proceso de desarrollo natural. La otra parte, que constituía la mayoría, tenía un enorme instinto belicoso; utilizaban los grandes avances de su tecnología para escoger, al azar, planetas donde probar sus nuevas armas. No les importaba mucho que el planeta fuese destruido, ni mucho menos si en él había vida.

Cierta vez los edenianos se disponían a lanzar un nuevo proyectil al planeta Sardar, pero un terremoto que ocurrió en el momento del lanzamiento desvió la trayectoria del arma. El nuevo destino del portador de la muerte era la Tierra.

Los científicos convocaron con urgencia una reunión para decidir qué hacer. Explicaron el panorama de la Tierra y el desarrollo alcanzado por los seres que en ella vivían. La mayoría optó por dejar que el cohete destruyera el planeta, ya que los humanos tarde o temprano, lo harían con sus armas, la contaminación de su ambiente y su falta de consciencia. Pero los científicos lanzaron esta interrogante: "¿Por qué destruir una raza tan semejante y casi tan inteligente como la nuestra?".

Al final triunfó la mayoría, pero los científicos no se quedaron cruzados de brazos: usando todos sus conocimientos crearon un planeta con las mismas condiciones que la Tierra, al que llamaron Tierra 1; en él dejaron la información genética de los seres que poblaron al antiguo mundo, que no tardó en estallar.

Tierra 1 estaba en el mismo sistema que Edén, los científicos iban y venían a su antojo, caminando por su superficie, observando la evolución de las especies. En los primeros años de vida del hombre, las bacterias y virus que éste incubaba invadieron el cuerpo de los científicos, que sin saberlo regresaron como de costumbre a su planeta. Como estos seres no tenían anticuerpos, las enfermedades se propagaron como una ola y los edenianos murieron sin tener tiempo de descubrir las fórmulas para su curación. Edén se convirtió en un planeta desolado, los vestigios de su civilización fueron desapareciendo, quedando sólo sus anchas carreteras como venas abiertas.

Los habitantes de Tierra 1 continúan su destino. Con el tiempo encontraron absurdas ciertas costumbres de sus progenitores y llamaron a su planeta simplemente Tierra. A Edén le llamaron Marte y, por algún recuerdo inconsciente, asociaron este nombre con la guerra. No recuerdan la catástrofe que los trajo a la vida, pero en la información genética que les grabaron quedan vestigios de la memoria de los hombres de la primera Tierra. Estos surgen cuando van a algún lugar donde nunca antes han estado, o conocen a una persona y de pronto algo les dice que ya estuvieron allí, o ya vieron ese rostro. A veces sueñan con dobles o mundos paralelos.

Los científicos del planeta de cielo rosa no fueron del todo olvidados, quedan en el alma de los pueblos que engendraron y ayudaron a crecer, en la historia de sus primeros días, con sus nombres originales: Zeus, Orula, Yahvé, Osiris o Quetzalcoalt.

Este artículo tiene © del autor.

857

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 11

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3354413 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 632 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0