Portada del sitio > ESPIRITUALIDAD Y RELIGIÓN > LAS CINCO HORAS (O Parábola de la Profecía)(1)
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LAS CINCO HORAS (O Parábola de la Profecía)(1)

Adrián N. Escudero

Argentina



Al Cristo del madero, con adoración. A los Santos Apóstoles y Mártires, con veneración...

En especial, a los Poetas y Narradores del Misterio

UNO

Ahora le veo en su Hora.

Ahora le ha llegado La Hora en Horas...

(¿Y quién soy yo? Soy el “tal hombre” a quien Él ha dado una lengua de discípulo.

Soy el “tal hombre” que prestó su asno para abrir la Puertas de la Eternidad a todo hombre, un día, allende la milenaria Jerusalén de un pueblo hebreo de dura cerviz...

Soy el “tal hombre” que prestó su Casa para que Él comiera la Pascua junto a Doce sencillos obispos en juventud, durante la festividad de Pesaj, a mediados del mes de Nisan, hacia el año 3.760 del calendario judío...

Soy el “tal hombre” que no tiene nombre, y a quien El predestinó para contarles a todos ustedes, Normales, Útiles o Productivistas, y Entes, Inútiles o Soñadores, esta parábola sobre las Cinco Horas en que la Humanidad enteramente muerta, cumplido el Tiempo de las Profecías y, con dolores de parto, renació finalmente por la fuerza de Su Amor...)-

DOS

-El Principio del Fin-

Es que había (hay, habrá) una vez una ciudad llamada Mundo.

Y la ciudad llamada Mundo tenía (tiene, tendrá) cuatro ignotas esquinas (la esquina Norte, la esquina Sur, la esquina Este y la Esquina Oeste) y, en su Centro, una afilada Pirámide de base ancha.

Una ciudad llamada Mundo donde su aguda y enhiesta pirámide, era el Centro; un Centro Imán donde todo lo que ocurría en las ignotas esquinas confluía y se consumaba hasta el Fin...

En la esquina Norte moraba el Dominio y, en la esquina Oeste, la Autoridad del Poder.

En la esquina Sur habitaba el Servicio y, en la esquina Este, donde salía (sale, saldrá) el Sol, su esencia, es decir, el Amor... Mientras que, en la base de la Pirámide (que se llamó Babel, y ahora Bagdad) latía el corazón del Mundo, y, en su vértice, tambaleando como una clarea de luz, aquello que, algunos, llamaban Dios...

Porque sucedió que, en un día de su Historia, el Hombre modeló la Pirámide y plantó, en su lugar, como un árbol en Cruz (“Ave cruz, spes unica”). Lo hizo, precisamente, para castigar a uno que se creía Dios, siendo sólo hombre, y que en su delirio se llamaba Padre de cada uno y de todos. Señor de todo...

Aquel día, al que los hombres llamaron “Cero”, hubo como un tiempo dentro del Tiempo, y Cinco Horas para cuatro Esquinas y una Pirámide en Cruz brotando del seno de la soberbia Humanidad: la Hora del Odio y de la Traición; la Hora de la Amargura y de la Desolación; la Hora del Calvario y de la Conmiseración; la Hora del Dolor y de la Crucifixión; la Hora de la Sed y de las Tinieblas; y la Hora del Abandono, de la Muerte (y del Perdón).

Cada Hora marcó para siempre al que se creía Dios, y fue trazada en el Gran Reloj del Centro donde se lo coronó y colgó de dos ancianos maderos, como Rey del Mundo; aunque, de hecho, no lo era, conforme señalaba sobre su enjuta Cabeza, transida de espinas, una irónica inscripción (2)...

I

Así, en la esquina Norte, cuando un Milagro Eucarístico escandalizaba y nacía al Mundo para Vida del Mundo, a sacerdotal impulso del Amor como Misterio de Servicio y Donación, (“Les he lavado los pies, hagan lo mismo entre ustedes” (3) , “Tomad, este es mi Cuerpo...” ) (4), un falso amigo discipular –de nombre Judas-, por ignorancia quizá, por ambiciones políticas quizá, por deseos de dominio y reconocimiento quizá, vendió a su Maestro por 30 monedas de plata que el Mundo ofreció como precio de sangre, y aquél aceptó, malversando a la vez su condición de hombre, en el íntimo abismo de una irrecuperable dignidad...

Su traición, clavó la mano derecha del Inocente que se durmió en la Cruz. Y una Llaga brotó (de las malas obras y el desagradecimiento, brotó).

II

Al mismo instante, en la esquina Oeste, un Hombre que era hombre y que decía ser Dios, durante la Pasión inaudita que madurara en un Huerto de olivos llamado Getsemaní (5) , lloró lágrimas de sangre y agua, y agonizó. Y todos los males del Mundo (6) vinieron desde todos los tiempos, habitándole, y su atropello, tras extraño letargo, lo estremeció. Fue ahí cuando al clavarle su mano izquierda empezó a dormirse en la Cruz. Y otra Llaga brotó (de los pensamientos oscuros e impuros deseos, brotó).

III

Entretanto, en la esquina Sur, otro hombre que venía del campo como sembrador, fue obligado por los demás a llevar la Cruz de ese Hombre que se decía Dios.... Y fue cuando aquel Cirineo le servía, que un tercer clavo atravesó feroz el pie derecho del burlado Redentor, hasta dormirlo en la Cruz. Y otra Llaga brotó (de los equívocos pasos dados por sus amigos, brotó).

IV

Después, en la esquina Este, y como a media mañana de aquel Día supremo para la Historia de los hombres, un recio soldado espetó, sin tapujos, que, si verdaderamente era Hijo de Dios o Dios, se salvara y bajara de la Cruz (“Ha salvado a otros y no puede...” (7).

Sucedió antes de que las Tinieblas ocultaran al Sol tras la bucólica ofrenda de vinagre ofrecida por el Mundo como respuesta a su demanda final de comprensión: (“Tengo sed...” (8); fue así como, a golpes de martillo, su pie izquierdo –destrozado-, también se durmió en la Cruz. Y otra llaga brotó (de los crímenes y placeres mundanos, brotó).

V

Y fue también que, en el mismo espacio-tiempo de las cuatro esquinas, la Hora de la Pirámide del Centro llegó. La Hora Cero, llegó...

Ocurrió un viernes a las tres de la tarde, a las afueras de la Jerusalén antigua, cuando el “tal hombre” cananeo que cuenta esta historia, oraba en un sitio apodado Gólgota y que, por eso, ahora puede -con verdad- atestiguar:

“Que la Hora Cero llegó cuando una intrépida lanza flanqueó el desierto pecho del Nazareno aquél, cual símbolo del romano aguijón con que una turbulenta metralla de pasiones terrenales lo atravesó, e hizo brotar sangre y agua (toda una Iglesia) de su sagrado Corazón, para dormirse luego en el suspiro sereno y dulce con que perdonó al Mundo desde aquel árbol en Cruz....”.

“Que la Hora Cero llegó cuando ese Jesús, al modo de un Job-Sartre testamentario, clavado y proyectado como estrella de cuatro puntas hacia las cuatro esquinas del Mundo que habría de inmolarlo, suplicó: ‘Eloí, Eloí, lammá sabactani’ (9) ; en airada impostura y humano desaliento ante Quien, por un micro eón inexistente, le abandonó a poco de dormirlo por tres Días en la vasta pirámide que era como un árbol en Cruz. Y fue por entonces cuando la última Llaga, como un enorme capullo amoratado, brotó: de soledad y martirio, y de agua y sangre, como en Getsemaní, brotó...”.

“Que la Hora Cero llegó cuando el Cordero de Dios clamara dulce: ‘Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen’, e inclinando su cabeza, expiró... Perdonando a todos, expiró. Y bajo la Nueva Alianza del Nuevo Arco Iris de sus brazos extendidos en apertura a todos, se durmió. Con un suave murmullo de misericordia que reconcilió al Mundo, se durmió...

-El fin del Principio-

Por lo demás, se sabe que la ciudad llamada Mundo, turbada como las vestiduras del Templo que contenía a la Pirámide en Cruz, se desgarró...

Pero sólo durante la invisible brevedad de un suspiro...

Porque al cabo, volvió a renacer reconstruida por el omnisciente, omnipresente y omnipotente (“... y en tres días lo reedificaré”) (10) . Restaurada por el creador, providente, misericordioso, redentor y santificador, dador de cinco Gracias por cada una de sus Llagas pasionarias brotadas y llamadas a florecer... Resucitada por el Hijo del Universo conocido y por conocer que, al ser levantado en Alto, atrajo a todos hacia Él, e hizo justicia por la eternidad... “Et sic transit gloria mundi”. 11

TRES

Ahora “el tal hombre”, se va. Con su asno y su Casa y su fábula, se va. Sin embargo, por el rabillo de un ojo le veo y escucho, finalmente, decir:

(... Que fue una fortuna la que pagó el Creador por cada hombre y por todos: la vida de su propio Hijo... Que quizá ahora levanten la vista hacia lo Alto y enternezcan sus vidas muriendo al palpitar de sus ciegos corazones... Que quizá ahora se abran al Misterio y graben en sus conciencias los acordes de esta antigua y mística fábula cristiana... La fábula sobre cinco Horas aciagas y sus pasionarias Llagas, cuyos estigmas sublimes sanaron, de una vez y para siempre, en un Día supremo para la Historia de los hombres, a una ciudad llamada Mundo... Que sino, será demasiado tarde - tal vez- cuando lo comprendan... Que, quizá cuando sus cuerpos se deshagan en el polvo ceniciento de una ciudad llamada Mundo, y sus almas elegidas sean congregadas por los ángeles “desde los cuatro puntos cardinales, de un extremo al otro del horizonte” , asciendan entre nubes hacia otra ciudad llamada Cielo, donde habrá alegría para algunos, y llantos y rechinar de dientes para otros... Será la Hora de las Horas en las que, el Tiempo de la Misericordia, deje lugar al de la Justicia honrada en el Amor).-

ooOOoo

(1) - ADRIÁN N. ESCUDERO - Santa Fe (Argentina), 18-04-03 (T.a. al 02-04-09).

Integra los Libros “EL EMPERADOR HA MUERTO (Y Otros Cuentos y Relatos) (Colección de Realismo Mágico). La Botica del Autor. Santa Fe (Argentina), 2005-2009; y el Libro “MYSTAGOGIA NARRATIVA” (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica). La Botica del Autor. Santa Fe (Argentina), Abril de 2009.-

(2) - “Este es Jesús, el rey de los judíos” (Mateo 27, 37); “El rey de los judíos” (Marcos 15, 26; “Este es el rey de los judíos” (Lucas 23, 38; y “Jesús, el Nazareno, rey de los judíos” (Juan 19, 19).-

(3) - Juan 13, 14.-

(4) - Mateo 26, 26-29; Marcos 14, 22-25, Lucas 22, 19-20; 1 Corintios 11, 23-25.-

(5) - Mateo 26, 36-46; Marcos 14, 26. 32-42; Lucas 22, 40-46 y Juan 18, 1.-

(6) - Mateo 8, 17.-

(7) - Mateo 27, 39-44; Marcos 15, 29-32 y Lucas 23, 35-37, 39.-

(8) - Juan 19, 28.-

(9) - (“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”)

(10) - Juan 2, 19-22.-

(11) - (“... Y así pasa la gloria del mundo”). Parafrasea el final de un cuento del Autor: “Anno Dei”, integrante del libro “Doctor de Mundos” (Editorial Vinciguerra S.R.L. – Buenos Aires, 2000).-

P.-S.

ADRIAN N. ESCUDERO – Santa Fe (Argentina). Breviario curricular: Autor de los libros de cuentos editados: “LOS ULTIMOS DIAS” (Colección Ficción Conjetural y Metafísica) (Edic. Colmegna S.A. - Santa Fe-Argentina, 1977); “BREVE SINFONIA Y OTROS CUENTOS” (Colección de Realismo Mágico) (Edic. Colmegna S.A. - Santa Fe, Argentina, 1990) y “DOCTOR DE MUNDOS I – EL SILLON DE LOS SUEÑOS” (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica) (Edic. Vinciguerra S.R.L. - Buenos Aires, Argentina, 2000); así como, entre otros, de los libros de cuentos inéditos concluidos: “NOSTALGIAS DEL FUTURO” – Antología Fantástica (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica (La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina, 2005); “DESDE EL UMBRAL – Terrores Cotidianos y de los otros” (Colección de Horror). La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina, 2006/2007; EL REINO DE LOS SUEÑOS (Crónicas de Relatos y Poemas Prestados – Libro Homenaje). Colección de Crónicas Oníricas). La Botica del Autor – Santa Fe (Argentina), 2005/2008; “MYSTAGOGIA NARRATIVA - Colección de Ficción Conjetural y Metafísica. La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina, 2009; “DOCTOR DE MUNDOS II – VISIONES EXTRAÑAS” (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica (Inédito. La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina, 2003/2009); “EL EMPERADOR HA MUERTO y Otros Relatos” (Colección de Realismo Mágico). La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina, 2005/2009; y “MUNDOS PARALELOS y Otros Cuentos” (Colección de Realismo Mágico). La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina 2004/2009; y de los libros de cuentos inéditos en desarrollo: “Doctor de Mundos III” – LOS ESPACIALES (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica. La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina, D. 2005/2009); “APOCALIPSIS BANG y Otras historias para un Semáforo” (Colección de Microrrelatos). La Botica del Autor (Santa Fe, Argentina D. 2006); “ATILA y Otros Cuentos de Abecedario” (Colección de Realismo Histórico). La Botica del Autor (Santa Fe, Argentina, D. 2007/2009); “PUNCIONES MENTALES – Terrores Cotidianos y de los otros” (Colección de Horror – Nº 2). La Botica del Autor – Santa Fe, Argentina, D. 2008/2009: todo sobre relatos con copyrigts en magazins locales, nacionales e internacionales y/o inscriptos en la Dirección Nacional del Derecho de Autor (Ministerio de Justicia y Culto de la Nación).

Datos personales: Domicilio particular: Obispo Gelabert 3073 – (3000) Santa Fe (Argentina) – L.E.. Nº 8.467.257 - Te.: (0342) 455-4811 – Contador Público Nacional (1975-FCA/FCE-UNL) y Magíster en Dirección de Empresas (CT-1998 – UCSF/UCC). Miembro de la Asociación Santafesina de Escritores (ASDE – 1978); Sociedad Argentina de Escritores (SADE-Santa Fe, 2004); Asociación Cultural “El Puente” (Santa Fe, 2004); Instituto de Cultura Hispánica de Santa Fe (Argentina) (2006) y RED MUNDIAL DE ESCRITORES EN ESPAÑOL (REMES) (España) (2007).-

E.mails:
adrianesc@fibertel.com.ar
adrianesc@hotmail.com

ABRIL 2009.-

Este artículo tiene © del autor.

651

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 13

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3331801 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 626 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0