Portada del sitio > LA BOTA DE SUEÑOS > Narrativa > EL PARAGUAS Y LA SOMBRILLA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL PARAGUAS Y LA SOMBRILLA

Evelyne Machado Valdés

Cuba



Carlos era un inteligente niño de solo siete años, y tenia un armario donde  guardaba sus pertenencias. Una de las pocas veces que él recogía los objetos que no le eran útiles, decidió desechar un viejo e inservible paraguas que había pertenecido a su bisabuelo. Cuando ya estuvo completamente decidido, echó a un lado todos los trastes para luego llevarlos hacia el patio, donde toda la basura iba a ser trasladada. Al abandonar la alcoba se escucho un apagado murmullo; entre tanta oscuridad se encontraban discutiendo el antiguo paraguas y la sombrilla de Amanda, la hermana de Carlos.<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

  _ ¡Qué gracia me ha causado tu desgracia! _ dijo la sombrilla.

  _ Sí, siempre he sabido que este viejo paraguas nunca te ha agradado.

  _ Tú siempre has añorado ocupar mi lugar, pero esta vez has fallado.-         

  _  Bien sabes que hace un tiempo me preferían por ser reliquia de familia, nunca he pensado ocupar tu lugar.

  _ Tienes razón, desde hace muchos años te han preferido y cuidado a ti, pero a cada cosa le llega su fin.

  _ ¿No te conformas con ser práctica, útil, con apropiarte del cariño de Amanda?.  Para ti el mundo es una competencia, cuyo tema  es siempre la avaricia.
  _ Y ¿qué?. No sé a que viene esto, total sólo eres un trasto sin futuro.

  _ Creo que mejor será terminar con esta absurda y tonta riña.-sugirió el paraguas.

       Los dos pusieron de su parte e hicieron un profundo silencio. Luego de un rato se sentían unos pasos apurados que venían subiendo las agotadoras escaleras, era Carlos que cada vez se acercaba más, hasta que de un portazo abrió la ancha puerta de la entrada de su cuarto. Se dirigió a grandes zancadas hasta donde se encontraba el montón de desechos. Al notar que entre ellos estaba el valioso paraguas de la familia, se dirigió ansiosamente hasta la sala.  Allí, le solicitó a la hermana mayor, algunos útiles para arreglarlo. Cuando lo reparó y decoró, tal como su bisabuelo lo usaba,  regresó agitadamente a su habitación y lo colocó justamente delante del espejo.

      La sombrilla al verlo se sintió empequeñecida por su mala acción y desde ese mismo momento se reconcilió con el paraguas.

 

Este artículo tiene © del autor.

719

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 21

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3316932 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 764 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0