Portada del sitio > LA BOTA DE SUEÑOS > Blogs - Publicaciones - Revistas > Boletín "SUEÑOS Y FANTASÍA" > Boletín nº1 - Enero 2004
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Boletín nº1 - Enero 2004

Denis Roland JURADO

Cuba



boletín
.sueños y fantasías-
(escuela primaria Eloy Alfaro Delgado)


no.1. enero-2004.


Coordinadoras:
- Caridad Ramírez Arango, bibliotecaria.
- Niurka Odina Gómez Pérez, maestra de 6to grado.
Escuela Primaria Eloy Alfaro Delgado
Directora: Yolanda Estrada Martínez.
Dirección: calle 22 s/n entre 15 y 17. Vedado. Plaza. Ciudad de La Habana. cp.10440.Cuba.
Teléfono: 8336016



- Me llamo Caridad Ramírez Arango y soy la bibliotecaria de la escuela. Escogí esta profesión, ya que me gusta trabajar con los niños.
- Yo me llamo Niurka Odina Gómez Pérez, vivo en calle 15 no.1407 entre 26 y 28, tengo 40 años y llevo trabajando con niños desde el año 2000 en esta escuela. Me gusta mi trabajo por una frase muy hermosa de nuestro apóstol y tiene razón: los niños son la esperanza del mundo.



Camila Oña Ramos, 6to grado, 11 años.


Buscando la felicidad.


Había una vez una pareja de ancianos que vivían muy tristes y aburridos en su inmensa casa. Un día un sobrino de ellos decidió regalarles un perrito.
Los primeros días el perro y los ancianos estaban muy felices, le hicieron una casita y le daban muy buena comida.
Pero a la semana ya el perrito había sido olvidado, el único que a veces lo sacaba era el chofer de la casa. El perrito se sentía triste, miraba por la cerca como los demás perros jugaban en la calle.
Así que un día decidió escaparse y caminando por la calle vio a un grupo de niños jugando.
Cuando los niños lo vieron, empezaron a jugar con él y tanto se encariñaron que le hicieron una casita con tablas y cartones, le llevaban de comer cosas que podían y el perro era feliz.
Mientras el perrito disfrutaba de su libertad, el chofer lo buscaba desesperadamente, hasta que lo encontró. Cuando llegaron a la casa le pusieron una cadena para que no escapara.
Tanta fue su insistencia que logro escaparse nuevamente y fue a donde estaban los niños que tanto lo querían y que le hacían sentirse feliz. Los dueños comprendieron que con los niños estaría mejor que con ellos, así que lo dejaron con sus nuevos dueños.


Frank Benitez Alvarez, 6to grado, 11 años.


El gran sueño de Tony.


Tony era un niño que le gustaba mucho la pelota, cada vez que tenia un tiempo libre se lo dedicaba a jugar con algunos muchachos del barrio.
Cada noche soñaba con ser un gran pelotero, cuando sea grande y poder integrar un equipo, para representar bien a la escuela o a nuestro país.
Así Tony pasaba los días con su lindo sueño, que quizás algún día se convertirá en realidad.
Un buen día, al ir Tony a jugar con sus amiguitos, se encontró a un hombre que estaba junto a ellos y les dijo-¿ A quien de ustedes les gusta la pelota?
Tony enseguida le respondió- A mí, y el buen hombre le dijo- pues dile a tu mama que te lleve al centro José Antonio Echeverría, que ahí captan niños para la escuela de béisbol.
Cuando Tony llegó a su casa, contento y lleno de entusiasmo, le comentó esto a su mamá y ella le dijo:
- Bueno Tony, te llevaré para ver si te aceptan, ver los días que son las clases y muy importante, el horario. Y así fue como Tony emprendió el camino para hacer realidad su sueño.
Así, Tony, con el apoyo de su mamá, fue integrando los equipos según la edad, hasta llegar a integrar el equipo de los profesionales y hoy es un gran pelotero del equipo Cuba.


Laura Delgado Cabrera, 6to grado, 11 años.


El piano.


El piano, no es nada
Ostentoso,
Pero es algo hermoso,
Algo precioso,
Algo maravilloso.

La Mariposa.


¡ Que linda es la Mariposa ¡
Es nuestra flor nacional,
Si no la hueles no gozas
Del perfume natural.
La usaba Celia en la guerra
Para enviar los mensajes,
Hoy la vemos en paisajes
De nuestra cubana tierra.
Allá en la Sierra Maestra
Habían muchas de estas,
Hoy adornan los paisajes
De mamá naturaleza.
Y si un día vas a mi pueblo,
Encontrarás estas flores,
Detrás del pañuelo negro
Del mago de colores.
Y si te llega a gustar
El perfume natural
De nuestra flor nacional
Di siempre
Que orgullosa estarás
De esta, tu flor principal.


Jorge R., 6to grado, 11 años.


El majá con cascabel.


En un largo camino, caminaba un pequeño majá que andaba buscando fortuna, de bosque en bosque.
El majá no se arrastraba, tenía posibilidad de andar con cuatro patas, no era como los demás majáes que viven arrastrados en el suelo.
Pero este majá era tramposo, le gustaba jugar y quitarles la comida a los demás animales del bosque, a las gallinas le tiraba los huevos contra el piso, le tomaba la leche a los gatos, le rompía el panal a las abejas y otras cosas más.
Y un buen día apareció un hada que le gustaban los animales y al ver al majá, lo que estaba haciendo, lo castigo para toda su vida, quitándole las patas para que se arrastrara para siempre y para que los demás animales lo conocieran, le puso un cascabel en la cola.
Y a partir de ese día, todos los animales lo conocen como: —El majá con cascabel-


Arelis Guzmán, 6to grado, 11 años.


La mariposa y la oruga.


Una bella mañana María la mariposa fue a ver a su amiga la oruga Sofía.
Al llegar a la casa de su amiga, toco la puerta. Rápidamente la oruga le abrió la puerta, la saludo y se pusieron a conversar.
Por el medio día la mariposa decidió volver a su hogar.
Paso un rato y María empezó a sentir un poco de calor y se dio cuenta que se le había quedado el abanico en casa de Sofía.
Cuando la mariposa se estaba arreglando para ir a buscar su abanico, se dio cuenta que estaba lloviendo y no pudo ir a buscarlo.
Al otro día había buen tiempo y decidió ir a buscar su abanico a la casa de la oruga y
finalmente lo pudo recuperar.


Daniel Rojas, 6to grado, 11 años.


El gran río.


Pero las personas, al pasar el tiempo ya no lo cuidaban. Y botaban basura en el río, mientras el pueblo sé hacia más grande.
Los niños al comerse el pescado del río se enfermaron y hasta morían por esta causa.
Entonces, se decidió limpiarlo y sembrar arboles. El pueblo mejoro en sus condiciones, los pescados ya eran comestibles. Y todo volvió a ser.
Este era un río grande y fuerte que estaba cerca de un pueblo pescador. Antes, todo era muy lindo.


Merlin Ferrer, 6to grado, 11 años.


La rosa y el pintor.


Un día un pintor llamado Andrés, estaba sin pintar nada, en lo que se ocurrió pintar una rosa. Inmediatamente cogió una hoja y sus temperas, fue a pintar. Su hermosa rosa roja. Era como si fuera un pimpollo abierto, en lo que le iba a pintar una de sus espinas, le dio de comer algo y fue al refrigerador. En lo que comía, la flor estaba triste, a punto de derramar una lagrima.
Poco rato después, el pintor, cuando iba a morder el pan, sintió un murmullo muy fino que venia de la habitación. Rápidamente fue a su dormitorio porque sentía una gran curiosidad.
Al llegar abrió la puerta y vio a la rosa llorando con sentimiento, con puro sentimiento y fue a ver que le sucedía y al rato, estaba hablando con ella, le decía interrogando: - ¿Qué té pasa, qué tienes, te sientes mal? ¡ Di ¡, yo te curaré, ¡ Por favor, dime ¡.
En lo que seguían conversando, una mariposa llamada María, se asomo en la ventana a escuchar la conversación entre el pintor y la rosa roja. También se asomo el zunzun y el tocororo y entre todos le dijeron al pintor.
¿Señor pintor, a usted le gustaría que por mucho que usted quiera algo, tenga que dajarlo por otras cosas?
¡ Aprendan la lección amiguitos ¡


Claudia Escalona G., 6to grado, 11 años.


Las flores.


Una tarde de verano, un rayo de sol se enamoró de una montaña araucana, pero esta no respondió a su amor y el sol lloró su pena sobre la tierra. Cuentan las leyendas que las lagrimas derramadas se convirtieron en bellas flores.
Ahora les contare lo que un día la flor Rosa quiso hacer. La Rosa se quiso encaramar en un árbol robusto que estaba al frente de su jardín para ver el mundo. Pero de pronto, pobre Rosa, se había caído del árbol y se le habían roto tres de sus verdes hojas. Y en ese mismo instante llegaron sus dos hermanas Clavel y Violeta. Pero pobre Rosa que estaba llorando. Que desagradable fue que sus dos hermanas en vez de ayudarla se echaron a reír. Rosa con sus tres hojas verdes rotas se marchó. Porque sus hermanas no la ayudaron y se fue cabizbaja hacia el pueblo que estaba cerca de allí.
Un día, cuando salía el sol a las horas de la mañana, cuando Violeta y Clavel se despertaron y fueron al cuarto de su hermana y al ver que Rosa no estaba en su cuarto, se pusieron muy tristes.
Pero sucedió una cosa muy inesperada. Las dos hermanas con lagrimas en los ojos fueron hacia el pueblo para ver si habían visto a su hermana Rosa. De pronto Rosa estaba en el parque jugando con una niña. Y le empezaron a decirle, que las perdonara. Y vieron que ya tenia también sus tres hojas verdes arregladas.
Y las tres hermanas vivieron felices con la niña y con sus padres. Esto tiene una enseñanza: porque aunque sean hermanas o amigas, cuando a alguien le pasa algo, el deber es ayudarlo porque si te ríes, después eso te puede pasar.
Y como las hermanas estaban tan felices por haber vuelto a la normalidad, empezaron a cantar esta canción:
El alhelí, el nenúfar y la rosa,
El seibo, la genciana y la violeta,
Son los collares conque el sol adorna
La piel envejecida de la tierra.


Junior Bulnes Riguero, 6to grado, 11 años.


Pirulín y Golodín.


Un hermoso día, caminaba deprisa el lápiz Pirulín rumbo a la escuela.
Tan deprisa iba caminando que de pronto -pum- se le partió la punta al tropezar con una piedra.
Pirulín se puso y comenzó a llorar. Al rato apareció su amigo Golodín, el sacapuntas.
- ¿por qué lloras Pirulín? (...le pregunto el sacapuntas)
- porque se me ha quebrado la punta y no llegare temprano a la escuela (...le respondió el lápiz)
- No llores mas Pirulín, yo te ayudare.
Pirulín siguió muy triste. El sacapuntas comenzó a trabajar, pelando poco a poco el lápiz hasta lograr que saliera una punta grande y afilada.
Cuando Pirulín se dio cuenta, tenia la punta grande y afilada y se puso muy contento, porque podía llegar temprano a la escuela.


Karen Hernandez, 6to grado, 11 años.


La gran decisión.


Era una fresca mañana de enero, el pajarito Mondy fue a ver a su amigo el Zunzun. Cuando llego, le dijo que estaba enamorado de una bella pajarita.
Le pidió que lo ayudara y le diera algún consejo para conquistar a su amor, porque tenia miedo de que lo rechazara.
Por la tarde Mondy fue a ver a Ceci para regalarle una flor y una hermosa carta de amor.
A Ceci le encantaron estas cosas y tuvo una reacción que Mondy no se esperaba, porque pensaba que esta, no le haría caso o lo rechazaría.
Y vivieron muy felices.
Fin.


Ismary D-Armas Santa Cruz, 6to grado, 11 años.


El patico perdido.


Esta era una vez, un patico que volaba y volaba muy alto y se alejó de su casita. Se cansó y aterrizó en un lugar muy extraño, extraño para él, pero para los que vivían allí, no. Camina y camina se encontró a un caballo:
- ¡ Señor caballo ¡ -le dijo el patico.
- ¿Qué desea, hijo mío? -respondió el caballo.
- ¿Usted me puede decir donde estoy?
- ¡ Si ¡ -respondió el caballo- Pero,...tu deberías saber donde estas.
- Pues,... no lo sé - dijo el patico.
- Bueno, estás en la Isla de los animales.
- ¡ Pero, no hay que exagerar, animales hay en todos lados ¡
- Si, muchachito, pero en esta Isla no hay humanos - dijo el caballo.
- ¡ UAOOOO ¡- se asombró el patico.
- Ven, para que te des un buen baño, que se te ve que estás muy agotado.
- ¡ Gracias, señor caballo ¡¿Todos en esta Isla son buenos así como usted?
- ¡ Si muchacho ¡-exclamó el caballo.
El patico comió, se baño y durmió, con el buen caballo.
Al otro día, el patico fue en busca de su casita y de pronto se encontró una osita.
- ¡ Buenas, osita ¡
- ¡ Buenas ¡ ¿Quién eres?- pregunto la osita.
- Soy un patico. ¿Cómo te llamas.
- ¡ Yoooooo... ¡
- ¡ Si ¡ ¿Acaso no tienes nombre? - preguntó el patico.
- Si, me llamo Sandi, ¿Y tú? - dijo la osita.
- Me llamo Mandi, ¿Déjame hacerte una pregunta Sandi? ¿Cómo puedo llegar a la granja de los corazones?
- ¡ UFAA ¡ ¡ Es muy lejos de aquí ¡-dijo Sandi.
- ¡ Sandi ¡-la llamó el papá.
- ¡ Ya voy papá ¡, me tengo que ir Mandi
- ¡ Chao, Sandi ¡ - dijo Mandi.
- ¡ Chao, Mandi ¡ -dijo Sandi - ¡ Buena suerte!
Al poco rato, el patico se acordó de su mamá y lloró. Un lindo mono y un gordo elefante se acercaron a donde estaba el patico.
- ¿Por qué lloras? ¿Por qué estas tan triste? ¿Y tus padres? ¿Cómo te llamas? - preguntó el mono.
- ¡ Hey ¡, - exclamo el elefante - ¡ Suave Ñico ¡, ¡ Eh..! ¿Cómo es que te llamas? - preguntó al patico.
- Yo me llamo Ñico - dijo el mono.
- ¡ Y yo Trompa ¡ - exclamo el elefante - ¿Tú, cómo te llamas?
- Yo,...me llamo Mandi y necesito llegar a mi casita.
- Bueno - dijo el mono.- Busca a Don Pirujo, que él te ayudara, pero no te olvides de lo que te voy a decir. A diez metros de aquí, doblas a la derecha y ya.
- ¡ Gracias, muchas gracias ¡, dijo el patico emocionado.
Él volaba y volaba, que sólo pudo alcanzar cinco metros para llegar a casa de Don Pirujo, aterrizó y se encontró con otros animales más.
- ¡ Buenas ¡ - dijo el patico.
- ¡ Buenas ¡ - respondió el gusano.
- ¿Sabes dónde queda la casa de Don Pirujo?
- ¡ UFFF, a cinco metros de aquí ¡
- ¡ Gracias ¡ - dijo el patico.
- ¡ Hasta luego Patico ¡.
Siguió volando y volando, que llegó hasta donde estaba un conejo que corría detrás de una rica zanahoria.
- ¡ Oiga ¡ ¡ Señor conejo ¡ - dijo el patico.
El conejo se paró y dijo: - ¡ Buenas ¡ ¿Qué desea?
- ¿Dónde esta la casa de Don Pirujo?
- ¡ A la derecha, amigo ¡ - respondió el conejo.
- ¡ Gracias, muchas gracias ¡
Cuando el patico dobló a la derecha, vio a Don Pirujo.
- ¡ Don Pirujo ¡ ¡ Don Pirujito ¡ - dijo el patico y aterrizó.
- ¡ Dime muchacho ¡ ¿Cómo puedes llamarme así?
- ¿Así cómo? -dijo asombrado el patico.
- ¡ Olvídalo ¡ -dijo Don Pirujo- ¿Para qué me quieres?
- Necesito llegar a la granja de los corazones.
- ¡ Está bien ¡ ¡ Yo te llevaré ¡,sube a mi hombro.
Cuando llegaron no vieron a la madre de Mandi.
- ¡ Mi mamá no está ¡ -dijo el patico asustado.
- Entra, mira a ver si no está allí en tu casa - dijo Don Pirujo.
De pronto:
- ¡ Hijo mío ¡
- ¡ Mami ¡
- ¡ Ay, mi hijo ¡, todos te buscamos, ¿dónde estabas?- preguntó la mamá.
- Mami, eso es una historia muy larga, después te digo, lo que importa es que estoy aquí Mami
- ¡ Mandi, adiós ¡
- ¡ Don Pirujo, no se retire todavía ¡! Permítame presentarle ¡ - exclamo Mandi.
- ¡ Lo siento ¡ ¡ Debo hacer muchas cosas ¡
Al otro día la granja se enteró que Mandi había aparecido. Todos salieron a verlo. Mamá Pata estaba muy contenta y Mandi también lo estaba. Todos en la granja fueron felices para el resto de sus vidas.


Este artículo tiene © del autor.

1340

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 16

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3370629 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 543 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0