Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > EL CLUB DE LOS "HAY QUE..." y de los "PARA QUE.."
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL CLUB DE LOS "HAY QUE..." y de los "PARA QUE.."

Meria Albari (Antonio Tortosa Sánchez)

España



Que el hombre es un ser social, está fuera de toda duda. Esta característica, común con otras especies- dicho sea de paso- , hace que tenga tendencia a agruparse;nacen de esta manera los clanes, tribus, ciudades, estados y/o naciones. Cada una de estas asociaciones tendrán un desarrollo y unas características distintas dependiendo del lugar geográfico donde se encuentren. Su grado de desarrollo, su nivel cultural, su tecnología será igualmente diferente, lo que no quiere decir que un grupo social sea superior a otro, sino que estarán en diferente grado de evolución.

Me explico: cualquier nación europea, V.g.,intelectual, económica y técnicamente estará a mil años luz de cualquier tribu y/o nación amazónica pero este hecho no quiere decir que sea superior, una respecto a la otra, sino que son dos civilizacioness en diferente grado de desarrollo. Los valores innatos a la especie humana en mabas serán idénticos.

Ambas sociedades habrán desarrollado leyes, normas, religiones, economías y tecnologías que en cada una de ellas estarán en continua evolución; que harán que se vayan transformando y alcanzondo niveles de desarrollo cada vez más elaborados.Obviamente llegar al grado en que nos movemos "los más civilizados" no es fruto de unas horas o unos años sino de un largo devenir en el que se han ido alternando épocas de esplendor con otras que más vale no recordar.

En cualquier sociedad, por primitiva que ésta sea,siempre hay un guia- me gusta mas esta palabra que lider-; cómo se llega a serlo, cómo es elegido y por quién, es muy variable- tampoco es obejeto de este artículo-. Nacen de esta manera las distintas formas de gobierno: Monarquía (uno sobre todos), Aristrocracia (unos pocos sobre los demás), Democracia (pariticipación del pueblo en el gobierno)cada una con sus consejeros, sean una sola persona o un organo colegiado. Sus formas perversas serán: la Tiranía,la Oligarquía y la Demagogia.

Salvo en las dos primeras -que no voy a entrar a analizar- en la tercera nos encontramos con un principio básico- hay otros con idéntica importancia- pero en estos moementos me interesa destacar éste: la Delegación.

Delegar, según el dicionario de la R.A.E., es: "dicho de una persona:dar a otra la juridisción que tiene por su dignidad u oficio, para que haga sus veces o para conferirle su representación".

Si nos fijamos en la definición, en ningún momento se dice que demos un cheue en blanco, ni tampoco nos exime de la responsabilidad de velar por esta delegación.Será labor nuestra el vigilar por el fiel cumplimiento de la confianza que hemos depositado en los delegados y pedir cuentas de como es ejercida esta delegación.

Pero en este punto, amigos míos, nos encontramos con un Club cuya labor principal es , ayudado por la condición humana, minar, socavar y torpedear a mi querida Democracia. Es el Club de los "Hay que..." y los "Para que..."

A poco que prestemos atención, en cualquier reunión, del tipo que sea, siempre nos encontraremos un grupo que gritando, como si el gritar fuese sinónimo de tener razón, se dirigirá al presidente o moderador de la reunón en los siguientes términos: "Hay que...hacer esto o aquello, pero nunca concretarán una propuesta y, si se les obliga a ello ésta será irrealizable. No obstante, este grupo es el menos peligroso pues tienen un rasgo de valentía al atreverse a hacer la "propuesta" públicamente; el otro gruopo, el "Para que... esperará a que termine la reunión y en el pasillo, en pequeños corros, empezará su labor de carcoma: para que vamos a molestarnos..., a significarnos..., no los hemos elegido, pues que sean ellos los que se molesten...

Bien, amigos míos, estos, junto con la Demagogia, son los enemigos de la Democracia y, sin eluddir la parte de culpa que me pueda corresponder, pienso que puede ser la causa de nuestra desilusión, de nuestro desengaño.

Que la democarcia es imperfecta, de acuerdo; que no es la panacea, también;pero, ayudemoslé, no la dejemos sola y ganémosla día a día. Aprendamos a respetar a los que no piensan como nosotros, a dialogar, a escuchar, a ser solidarios.

Este artículo tiene © del autor.

638

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 8

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3331801 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 626 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0