Portada del sitio > LITERATURA > Poesía > EL AFILADOR
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL AFILADOR

Gary Justel

España



Por el camino seco y polvoriento
Aplastado de sol y de distancia,
Largas las horas,
 rezungona avanza
La vieja rueda del afilador.
Una pinta de vino y un mendrugo
 Duro y sobado,
 descansando, el hombre
A la sombra estirada de un carbayo
mezcla a saladas gotas de sudor.
Bendita siesta de soñar cansino.
Sobre la manta
y arrastrando migas
 acarician su sueño las hormigas
Indiferentes a su descansar.
Y en su vaivén de locos remolinos
terminan por hacerle despertar.
Sigue la tarde
destilando plomo
Brota en las nubes algodón de mar
Vuelve el afilador
 a andar camino
Vuelve la vieja rueda a rezungar
El sol ardiente
sigue su bajada
Hasta el confín del negro sardonal.
Lentamente
la tarde va muriendo,
Y los pasos empiezan a cansar.
El viejo campanario de la aldea
 empieza 
larga sombra a dibujar.
Tejados espurridos y alargados
parecen en el suelo descansar.
el viejo afilador
 y el viejo perro
Buscan sosiego y noche que pasar
Y van andando
 por las calles muertas
En busca de una meda o de un pajar
En que poder
entre mendrugo y pinta
Contar estrellas y poder soñar.
Cuerpo cansado
muere entre la paja
Alma cansada
sueña su pesar
Hasta la rueda descansar parece
Para volver mañana a rezungar
Rayos de sol
 de tímida mañana
Con sus caricias riman despertar
Y con el polvo
Suspendido al aire,
dibujan las esquinas del pajar.
Se estira el perro
con su boca abierta
Bosteza el hombre,
 mientras echa a andar,
Y comenzando a recorrer las calles
La vieja rueda vuelve a rezungar.
« Afilador y paragüero »,
 canta su silbato
con aires de llorar
y sacan las mujeres sus tijeras,
y sus cuchillos
 y su soledad,
y le confían tristes sus secretos
de amores, de esperanza, de humildad.
Murmura lento, mientras pedalea,
coplas de amores,
 música juglar,
 envuelta con las chispas de su rueda
que visten los cuchillos de brillar.
Cambia de barrio
 con su vieja rueda
Que continúa triste a rezungar
Y el viejo « afilador y paraguero »
Se escucha
desde lejos resonar.
Mirándote,
 paraguas remendando
Y oyendo tu silbato y su llorar
Yo pienso,
 afilador, en los caminos
Que sigues recorriendo sin parar.
Y pienso
en las magníficas historias
Que nunca te has cansado de contar
Y pienso
en las mujeres que te esperan
Sedientas de consuelo y novedad
Contándote sus penas
y sus duelos,
Y dándote abandono a consolar.
Y marchas de este pueblo
 hacia otros pueblos
Con tu perro y tu rueda de afilar
Soportando quemar
 de nuevos soles
Y caminos de polvo y soledad,
porque sabes
que todas las mañanas
Las mujeres te vuelven a esperar
Con cuchillos,
 tijeras, abandonos,
Esperanzas que tú sabrás colmar.
Afilador,
juglar eterno, dime
Porqué persistes en tu eterno andar
Solo contigo y con tu viejo perro
Por los caminos de tu soledad.
Acaso sigues afanoso,
 Ciego, buscando amores,
 sueños, libertad?
La música llorona del silbato
Y de tu rueda el triste rezungar
Son lágrimas de tu alma
 vagabunda
Que llora
 persiguiendo la verdad
que nunca has encontrado en tus caminos
y que en tus sueños sólo encontrarás.


Gary Justel Cambados octubre 2002

Este artículo tiene © del autor.

979

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 7

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3383341 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 509 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0