Portada del sitio > LITERATURA > Ensayos > "La ola de calor"
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

"La ola de calor"

César Rubio Aracil

España



Con el sofoco que estamos pasando en estos momentos no sé ya qué quitarme de encima, puesto que la piel la necesito para, entre otras exigencias biológicas y las demás, placenteras, dejarme acariciar por la brisa matutina y sentir de vez en cuando el mimo de alguna elocuente mano femenina. Porque esto de los calores es un fastidio que sólo conocen bien las menopáusicas y los clérigos cuando están en el confesonario atendiendo las demandas de perdón de alguna ardiente feligresa treintañera.

Ya digo: con este bochorno, y los políticos que no acaban de irse de vacaciones, lo estoy pasando francamente mal. Si al menos el señor Rajoy ( que tiene una dicción extraña, como un tanto siseante) se dignara callar durante el mes de agosto y nos dejase en paz con nuestras calorinas estivales, al menos evitaríamos irritarnos las personas decentes de izquierdas. (Con esto no quiero decir, ¡válgame el Señor!, que los simpatizantes del lado opuesto no sean honestos, no se vayan a interpretar mal mis palabras.) Me refiero a los sufridores de siempre; los demócratas de verdad, nunca satisfechos con las razones de Estado, mande quien mande, capaces de criticar a quienes han elevado al trono gubernamental. Por el contrario, la gente de derechas casi nunca ve mal lo que sus dirigentes dicen o hacen. Razonan, justifican y aplauden al señor Aznar por lo de la medalla y los papeles secretos que dijo tener en su poder y que ahora, como si padeciese de una profunda amnesia, alega que no conserva ningún documento importante. ¿En qué quedamos? Que entre los políticos (mucho más los de la diestra) sucedan estas cosas hasta me hace reír a veces, cuando mi disposición de ánimo no es mala. Pero que me tomen por idiota, eso sí que me subleva. ¿No es ya bastante que uno vea la realidad de las cosas y, por no sembrar más discordia, sonría en vez de catapultar su ira contra los aprovechados? ¿E incluso que, con cierto candor, para evitar inútiles sufrimientos, ceda hasta lo inimaginable? Sin embargo, a la prudencia y la tolerancia se les responde con una coz, que es lo que saben hacer quienes, por egoístas y perversos, zanjan sus malas acciones con patadas al alma.

Rajoy insta al PP a "defender con total energía el prestigio de Aznar". ¿Será posible tanta desfachatez? Perfectamente posible, que nadie se eche las manos a la cabeza. Y voy a explicar mi porqué con las menos palabras posibles.

Cualquier paradigma -o modelo, para entendernos mejor-, sea científico, religioso, político o de cualquier clase se derrumba -o transforma- cuando la mente creativa descubre un nuevo canon. Pero, claro, estos hallazgos sólo son posibles en los artistas y en las mentes lúcidas: escritores, poetas, científicos y pensadores que, a través de la metáfora, y en un acto lúdico de inconmensurable belleza, encuentran el hilo conductor entre la poesía y la lógica. ¿Cómo, pues, pretender que las masas -siempre a expensas de las creaciones ajenas- hagan otra cosa que no sea seguir consignas? Cuando Baudelaire (uno de los padres de la poesía moderna y precursor del simbolismo) escribió "Las flores del mal", se inició la transición entre el romanticismo y la modernidad. Y temblaron los puristas. Lo mismo que les está sucediendo a los dirigentes del PP. Tiemblan, no porque estemos en el umbral de un nuevo paradigma político -qué más quisiéramos las personas de bien-, sino porque, al paso que vamos, puede que se manifieste en España el espíritu de Baudelaire.
Quizá la idea que acabo de exponer se deba a que el calor sofocante de hoy ha trastornado mis debilitadas neuronas, todo es posible. Pero de una cosa estoy convencido, en favor del señor Aznar: Por vergüenza, nunca más lucirá esa medalla sobre su pecho.

Este artículo tiene © del autor.

636

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3419761 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 590 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0